Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Aventura BLOGS Por ISIDORO MERINO

Refugios sin multitudes

Oasis urbanos en Londres, Chicago, Venecia, Leipzig, Praga y Roma

Panorámica de Praga desde el monte Petrín.
Panorámica de Praga desde el monte Petrín. Getty Images

 

Fuente en el Giardino degli Aranci (el jardín de los naranjos), en la colina romana del Aventino. ampliar foto
Fuente en el Giardino degli Aranci (el jardín de los naranjos), en la colina romana del Aventino. Getty

Parque Savello (Roma, Italia)

El parque Savello, Il Giardino degli Aranci (el jardín de los naranjos), en la colina del Aventino, es minúsculo, pero brinda sombra y agua fresca, además de las mejores vistas de Roma, en las tardes sofocantes del verano. Una de sus fuentes aparece en la película La grande bellezza, de Paolo Sorrentino. Además, en agosto, la ribera del Trastevere está llena de terrazas y chiringuitos, y en la Isola Tiberina ponen cine al fresco en la tarde noche.

Londinenses y turistas en Hampstead Heath, en Londres. ampliar foto
Londinenses y turistas en Hampstead Heath, en Londres. Getty Images

Hampstead Heath (Londres, Reino Unido)

El neurólogo británico Oliver Sacks sostenía que más allá de sus valores estéticos, los parques y jardines tienen un poderoso efecto terapéutico. Uno de los más bonitos y refinados de Londres es Saint James Park, junto al palacio de Buckingham, que, con Regent's Park, Hyde Park, Green Park, Battersea Park y Kensington Gardens, dibuja el mapa verde de la capital británica. Mucho menos conocidos por los turistas son Hampstead Heath, que inspiró a C. S. Lewis su mundo mágico de Narnia; Clapham Common, en el suroeste de la capital, y Richmond Park, a 16 kilómetros del centro y el mayor espacio verde de la ciudad, con una población de ciervos salvajes.

Chiesa di Santa Maria Assunta, del siglo XI, en la isla de Torcello, en la laguna de Venecia. ampliar foto
Chiesa di Santa Maria Assunta, del siglo XI, en la isla de Torcello, en la laguna de Venecia. Getty

Torcello (Venecia, Italia)

Para descubrir una Venecia insólita y vacía de turistas basta con acercarse al embarcadero de la Fondamenta Nuova y subirse a uno de los vaporetti que se dirigen hacia las islas del norte de la laguna. Tras detenerse en las de colores, Murano y sobre todo Burano, famosas por sus cristales y encajes, el barco pondrá proa a la melancólica, irreal Torcello: una marisma, cuatro casas y una basílica bizantina —la Chiesa di Santa Maria Assunta, del siglo XI— que reina en la soledad de la ciénaga.

Kayaks en los canales del distrito de Plagwitz, en Leipzig (Alemania). ampliar foto
Kayaks en los canales del distrito de Plagwitz, en Leipzig (Alemania). Getty Images

Plagwitz (Leipzig, Alemania)

En la llanura minera de Sajonia (Alemania), las antiguas explotaciones de carbón a cielo abierto son hoy lagos donde se refleja la nueva Leipzig. A pesar de su reciente pasado industrial, aproximadamente un tercio del paisaje urbano de la ciudad de Bach se compone hoy de parques y jardines. Plagwitz, el antiguo distrito industrial, es hoy un efervescente centro del arte y diseño contemporáneo con el Spinnerei, una antigua hilandería de algodón, como epicentro. Hacia el oeste se extiende el Auenwald, unos 35 kilómetros cuadrados de prados y vegas, y al sur, en el nuevo paisaje lacustre surgido tras el cierre de las minas, está el lago Cospuden. Se puede acceder en piragua o en barco por alguno de los canales que han sido adaptados a la navegación.

Vista de Praga desde lo alto de la colina de Vyšehrad. ampliar foto
Vista de Praga desde lo alto de la colina de Vyšehrad. Getty Images

Vyšehrad (Praga, República Checa)

Atraídos por la magnética silueta del castillo de Hradkany, pocos turistas en Praga se acercan a Vyšehrad, un promontorio rocoso sobre el río Moldava de gran significado mitológico e histórico para los checos, que sitúan aquí el origen de la ciudad, vislumbrada en un sueño por la legendaria princesa Libussa. Vyšehrad es hoy un apacible parque de las afueras al que se puede acceder en metro, y donde, además de las ruinas de la antigua fortaleza, con una red de subterráneos donde se guardan algunas las estatuas originales del Puente Carlos, está el cementerio donde reposan muchas de las grandes figuras de la cultura checa, como los compositores Antonin Dvorak y Bedrich Smetana o los poetas Jan Neruda y Karel Hynek.

La Harry S. Adams House, uno de los últimos trabajos de Frank Lloyd Wright en Oak Park (Chicago). ampliar foto
La Harry S. Adams House, uno de los últimos trabajos de Frank Lloyd Wright en Oak Park (Chicago). Getty Images

Oak Park (Chicago, EE UU)

Una ruta imprescindible para los amantes de la arquitectura es la que recorre los 25 edificios de Frank Lloyd Wright en el barrio de Oak Park, a unos 15 kilómetros al oeste de Chicago. Allí fue donde el genial arquitecto comenzó a desarrollar su idea de Ciudad Viviente, un modelo utópico de urbe descentralizada, y donde realizó algunos de sus primeros y cruciales trabajos, como el fabuloso Unity Temple. Nacido en 1867 en Richland Center (Wisconsin), Wright empezó su andadura profesional en el estudio de Adler y Sullivan, y pronto evolucionó hacia un estilo marcado por la horizontalidad y el empleo de planos superpuestos: el Prairie Style.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información