Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Singapur, una ciudad sin oscuridad en sus calles

Singapur, una ciudad sin oscuridad en sus calles

14 fotos

La borrachera de luz artificial en Singapur asombró en 2018 al fotógrafo Carlos Alba, que se puso a recorrerla y a documentar su riqueza estética. Pronto se dio cuenta de que aquel espectáculo era tan cautivador como disruptivo para la vida humana y el medio. Con su cámara captó la naturaleza hipnótica e insomne de la noche en una de las urbes con más contaminación lumínica del mundo.

  • Stamford Road.
    1Stamford Road.
  • Una luz rojiza tiñe New Bridge Road.
    2Una luz rojiza tiñe New Bridge Road.
  • Marina Bay.
    3Marina Bay.
  • Luces multicolor en Ang Mo Kio Avenue.
    4Luces multicolor en Ang Mo Kio Avenue.
  • Sentosa.
    5Sentosa.
  • Skaters en Temasek Boulevard.
    6Skaters en Temasek Boulevard.
  • Geylang Road, todo un espectáculo lumínico.
    7Geylang Road, todo un espectáculo lumínico.
  • Short Street.
    8Short Street.
  • Bras Basah Road.
    9Bras Basah Road.
  • Esplanade.
    10Esplanade.
  • Haces de luz en Beach Road.
    11Haces de luz en Beach Road.
  • Stamford Rd.
    12Stamford Rd.
  • Elgin Bridge.
    13Elgin Bridge.
  •  Helix Bridge.  -   La iluminación urbana está experimentando una revolución con el desarrollo del paisajismo y los avances lumínicos. Singapur es una meca de las luces nocturnas. La tecnología ha ayudado a colonizar la noche de esta ciudad-jardín asiática, a duplicar las horas de trabajo, de consumo, de placer. Cada cinco metros hay un punto de luz en sus calles. Esta radical reducción de la oscuridad proporciona más sensación de seguridad. Casi no puedes encontrar áreas totalmente oscuras. Esto contribuye a que sea uno de los países con menor índice de criminalidad.    Pero mi investigación fotográfica también apunta al reverso nocivo del fenómeno. La contaminación lumínica puede provocar impactos graves en los humanos, en las plantas y en los animales. Está vinculada a daños de retina, cáncer de piel, interrupciones del sueño. También aumenta las emisiones de carbono. Hace que las aves vuelen en círculos alrededor de la luz, quedando agotadas, colapsando o hasta muriéndose de cansancio. Singapur nos enseña que el atractivo de la luz artificial en la noche puede cegarnos, a los habitantes y a los turistas, y llevarnos a tomar en consideración solo sus aspectos positivos: su estética espectacular, su funcionalidad. No perdamos de vista los riesgos que supone querer alumbrar por completo la noche. Para nosotros y para todos los  habitantes  de este planeta. 
    14

    Helix Bridge.

    -


    La iluminación urbana está experimentando una revolución con el desarrollo del paisajismo y los avances lumínicos. Singapur es una meca de las luces nocturnas. La tecnología ha ayudado a colonizar la noche de esta ciudad-jardín asiática, a duplicar las horas de trabajo, de consumo, de placer. Cada cinco metros hay un punto de luz en sus calles. Esta radical reducción de la oscuridad proporciona más sensación de seguridad. Casi no puedes encontrar áreas totalmente oscuras. Esto contribuye a que sea uno de los países con menor índice de criminalidad.


    Pero mi investigación fotográfica también apunta al reverso nocivo del fenómeno. La contaminación lumínica puede provocar impactos graves en los humanos, en las plantas y en los animales. Está vinculada a daños de retina, cáncer de piel, interrupciones del sueño. También aumenta las emisiones de carbono. Hace que las aves vuelen en círculos alrededor de la luz, quedando agotadas, colapsando o hasta muriéndose de cansancio. Singapur nos enseña que el atractivo de la luz artificial en la noche puede cegarnos, a los habitantes y a los turistas, y llevarnos a tomar en consideración solo sus aspectos positivos: su estética espectacular, su funcionalidad. No perdamos de vista los riesgos que supone querer alumbrar por completo la noche. Para nosotros y para todos los habitantes de este planeta.