Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los peligros de dejar a los niños solos dentro del coche

En verano, los vehículos se convierten en hornos cuando las temperaturas son muy altas y el mes de más riesgo es julio

Dejar a tus hijos dentro del coche en verano es peligroso: la falta de aire y el aumento vertiginoso de la temperatura dentro del vehículo pueden provocar golpes de calor y deshidratación en pequeños y adultos, lo que en algunos casos lleva a la muerte. Uno de los grupos más vulnerables son los niños, y de ellos, los menores de dos años son los que tienen un mayor riesgo. A pesar de las continuas advertencias, hay progenitores que siguen sin entender la gravedad.

Esto es lo que ocurrió en Manresa el pasado fin de semana cuando una pareja dejaba a sus hijos de ocho meses y 10 años dentro del vehículo y estacionado, mientras hacían la compra, informaban distintos medios. La temperatura exterior era de 40 grados. Finalmente, no hubo nada que lamentar aunque los pequeños pasaron más de 20 minutos dentro del vehículo, según varios testigos. Ambas criaturas fueron rescatadas por la policía quienes han denunciado a los padres por un “posible delito de abandono de menores” y han avisado a los Servicios Sociales para que investiguen el caso. Ambos menores fueron trasladados al Hospital Sant Joan de Déu de Manresa y se encuentran en buen estado de salud.

El peligro de dejar a un niño solo en el coche en verano

Los coches se convierten en hornos cuando las temperaturas son muy altas y según el National Association of Emergency Medical Technicians de Estados Unidos, especialista en recuento y consecuencias de estos casos, el mes más mortal es julio. Este organismo asegura en su página web, que “a pesar de que la mayoría de estos sucesos son accidentales -no en el caso de Manresa-, estos son prevenibles”. Según este organismo, “la temperatura dentro del vehículo puede aumentar 20 grados en tan solo 10 minutos”. “A los 40 grados de temperatura, el niño ya puede padecer un golpe de calor, su cuerpo se calienta de tres a cinco veces más rápido que el de un adulto y su sudor no les enfría. Y una temperatura alta en su cuerpo puede causar un daño irreversible en el cerebro”, añaden.

En este país, mueren cada año 37 menores de media por este motivo y, desde 1998, año en el que comenzaron los registros, 812 han padecido por este motivo, según los últimos datos de NoHeatStroke.org. Las dos razones por las que se producen este tipo de sucesos son: el olvido del niño y hacer recados. Los expertos, y el sentido común, coinciden: "Nunca hemos de dejar a niños sin atender en un automóvil, aunque sea para hacer un recado rápido, ni porque se hayan dormido y no queramos despertarlos, porque, como estamos viendo, supone una imprudencia peligrosa que puede acabar de forma muy trágica".

Cuando nos olvidamos al pequeño en el coche

En España, la última muerte conocida por dejar a un bebé en el coche ocurrió en octubre de 2018 cuando un padre se olvidó de su bebé de año y medio dentro del vehículo. Aunque parece increíble, en determinadas condiciones sucede. Una de las situaciones más habituales es cuando el progenitor tiene que dejar al bebé, que va dormido y en una silla a contramarcha en el asiento de atrás, en la guardería antes de ir al trabajo, como en este último caso.

Para prevenir estas situaciones, por ejemplo, en 2015, unos padres italianos inventaron un dispositivo que se conecta a la toma del mechero del coche y a la silla del pequeño y emite un sonido, a modo de alarma, cuando apagamos el motor, según publicó entonces Il Corriere della Sera.

Recomendaciones para no olvidar al pequeño en el coche

  1. La primera regla es sencilla, nunca dejes al niño en el coche solo ni un minuto, aunque las ventanas estén abiertas.
  2. Deja en el asiento trasero del vehículo un recordatorio, las llaves de casa o tu bolso, para que no se te olvide que el niño va detrás sentado. Otro consejo para no olvidar que el bebé va durmiendo en el coche, por ejemplo, puede ser poner un muñeco en el asiento del copiloto, a nuestra vista.
  3. Siempre hay que cerciorarse de que los niños (y todos los ocupantes, incluidas mascotas) se bajen del automóvil una vez que este se haya estacionado.
  4. Cuando estemos fuera del automóvil hay que mantenerlo cerrado con llave en todo momento, con los seguros puestos, aun cuando esté aparcado o en el garaje y nunca dejar las llaves al alcance de los niños ni que las utilicen como un juguete.
  5. Cuando crecen, como parte de la educación vial, hemos de explicarles los peligros de quedarse atrapados en el coche, en el maletero...
  6. Si ves a un niño en un coche solo, llama al 091 y rompe la ventanilla si lo ves necesario.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información