Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las confesiones de María Teresa Campos

La periodista cuenta que le gustaría acabar su carrera en televisión pese a no haber renovado su contrato con Mediaset y que prepara un nuevo proyecto con su hija Carmen

María Teresa Campos.
María Teresa Campos. Cordon Press

Era un encuentro esperado. Maestra y discípula frente a frente dos años después de que Mediaset cancelara ¡Qué tiempo tan feliz!, el programa que llevaba presentando María Teresa Campos ocho años en las tardes del fin de semana en Telecinco y lo sustituyera por Viva la vida, conducido por Toñi Moreno. Las dos presentadoras se encontraron en una entrevista en el programa de Canal Sur, Un año en tu vida y María Teresa Campos no decepcionó porque habló sin tapujos de su actual situación y sus expectativas de futuro. 

Cuando mucha gente piensa que la periodista malagueña, de 77 años de edad, se habría resignado a no volver a tener programa propio en televisión ella dejó claro que quiere volver. "Estoy muy bien", afirmó en referencia a su estado de salud después del ictus que sufrió, "y deseando retomar mi vida profesional, porque los que nos dedicamos a hacer cosas por el público queremos que nos retire el público, cuando no nos quiera ver. Y yo, inmodestamente, pienso que eso no me ha pasado. Doy tres pasos y me preguntan cuándo vuelvo. Tengo esa sensación de amor de la gente y por eso pienso que me gustaría cerrar mi carrera profesional como yo creo que tengo que cerrarla. Y no como crean otros". Unas declaraciones que reflejan el malestar poco disimulado de la periodista con cómo acabó su etapa en Telecinco.

Cuando hablaron del momento en el que María Teresa Campos sufrió un ictus, poco después de la cancelación de su último programa, dijo: "Yo creo que me lo provoqué yo. Me dicen que hay que ser optimista. Por eso ahora cuando me levanto por las mañanas hago unos ejercicios de respiración y repito eso de 'paz, amor y positividad...' Prosperidad no, la verdad, porque eso no tiene arreglo, que ni vendo la casa". Una referencia en clave de humor, no exenta de cierta preocupación, sobre el chalet de lujo que posee en la urbanización Molino de la Hoz, en las afueras de Madrid, y que lleva tiempo intentando vender. La misma Campos ha afirmado que en ella ha invertido la mayor parte de sus ahorros y que ahora quiere vivir una casa más pequeña y menos costosa de mantener. De hecho, hace cuatro meses que ha alquilado otro chalet de 380 metros cuadrados y piscina comunitaria en una urbanización de Aravaca (Madrid) al que no termina de realizar la anunciada mudanza. 

Campos también desveló que siempre dijo que es un lujo decir lo que a una le apetece, en el momento oportuno. "Pero luego me di cuenta de que eso no era bueno hacerlo, porque al final lo pagas. Yo era una ametralladora y no me callaba, ahora cuento 15 o 20". A lo largo de la conversación también se supo que María Teresa Campos está trabajando junto a su hija Carmen Borrego en un nuevo proyecto profesional: "Está en una fase avanzada. Es que yo, con quien mejor he trabajado en mi vida, además de con Jesús Hermida, es con Carmen cuando me ha dirigido", en referencia a la etapa en la que su hija fue la directora de algunos de los programas que ella conducía. 

Finalmente, las dos presentadoras escenificaron una reconciliación vía plató de televisión. Toñi Moreno le declaró su admiración y María Teresa Campos que la había llamado "cobarde" por no haberle contado que sería su sustituta, le pidió disculpas: "Quiero pedirte disculpas porque hay momentos en los que a una le pasan cosas que son tan duras que a lo mejor... Y yo sé que esta vez no he acertado. Lo sé, pero el dolor era solo por eso".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >