Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Teresa Campos: “Cuando la vida te da un susto, la gente cambia”

La presentadora habla en el programa de Ana Rosa después de salir del hospital en el que ha estado ingresada por el ictus que sufrió la semana pasada

La periodista María Teresa Campos, con sus hijas Terelu y Carmen en el momento de salir ayer del hospital.

María Teresa Campos ha elegido el programa matutino de su compañera Ana Rosa, en Telecinco, para hablar por primera vez después de salir ayer del hospital en el que ha permanecido ingresada una semana tras el ictus que sufrió el pasado martes 16 de mayo. “Estoy bastante bien”, ha explicado, “ayer cuando salí del hospital estaba muy emocionada y podía parecer que estaba peor de lo que estoy. Ver tan patente el cariño de la gente, de los compañeros ha sido… Ayer no me podía ir del hospital sin saludar y agradecerlo. Mis hijas, mis nietos, mi gran familia, lo son todo. Soy muy rica en eso”.

Aunque no lo ha verbalizado directamente, en la conversación que ha durado algo más de siete minutos, la presentadora ha insinuado que algunas situaciones de los últimos tiempos podían haberla hecho dudar sobre su popularidad o la percepción que tienen de ella el público y sus propios compañeros. “Mis hijas no quieren que me emocione porque estas cosas no son buenas. Estoy aprendiendo a relativizar. La gente puede cambiar. Cuando la vida te da un susto, la gente cambia”, ha añadido.

Entre risas, ha comentado que quería aclarar que conserva la visión de los dos ojos, aunque cuando mantiene ambos abiertos ve triple. Campos ha explicado que es un tema de "coordinación de los músculos del ojo. A veces se recupera solo y sino hay técnicas para conseaguirlo". También ha señalado que, en contra de lo que se ha dicho durante los últimos días, de momento su traslado a Málaga, su ciudad natal, tendrá que esperar: “En cuanto pueda estar con más seguridad, iré. Cuando ocurren estas cosas se pone en marcha un protocolo y a mí me falta hacer una prueba médica —en referencia a una resonancia magnética— que no he podido realizar porque dada la claustrofobia que padezco, necesito una máquina abierta. Así que si me ven salir a un centro médico, que no piensen que me he vuelto a poner mala”, ha dicho con el mismo buen humor con el que se ha mantenido durante toda la conversación.

Maria Teresa Campos
La periodista María Teresa Campos, acompañada de su hija Terelu, saluda a los medios congregados ayer a su salida del hospital. EFE

Antes de despedirse, la periodista y presentadora, de 75 años, ha terminado diciendo: “Hay que saber valorar las cosas que merece la pena que te preocupes por ellas. Otras, tienes que saber que existen y te pueden afectar en un momento concreto, pero no llevarlo al extremo de que provoque que lo que te pase sea mucho peor”.