Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo alojarse en uno de los apartamentos de Ikea con vistas al mar durante el festival Primavera Sound

De 35 metros cuadrados, cada uno está inspirado en un tipo de música: rock, electrónica, pop y urbana. Pero solo son cuatro

IKEA Primavera Sound
Un render del bloque que ocupan los cuatro apartamentos, todos con vistas al mar y una zona de descanso. |

Insertar en una misma frase "Ikea" y "festival de música" puede sonar a oxímoron moderno del tipo "fiesta de la limpieza". ¿Qué confluencia puede haber entre la tienda de muebles y la música, más allá de la estantería Billy para vinilos? Un apartamento. Sí: la organización de Primavera Sound y los cerebros de Ikea han llegado a un acuerdo por el cual durante la celebración del acontecimiento musical (del 30 de mayo al 1 de junio) será posible alojarse en cuatro apartamentos construidos para la ocasión en el interior del recinto (Parc del Fórum de Barcelona) y diseñados por decoradores de Ikea con muebles y accesorios de esta firma. Más luxury que dormir en la zona de acampada y como en un hotel, pero sin salir del festival. Orden en casa en medio del caos.

Cada uno de los apartamentos de 35 metros cuadrados es temático, y dos de ellos constan de sofá cama, de modo que podrían alojarse en ellos hasta cuatro personas. El dedicado a la música electrónica "tiene un estilo más escandinavo pero a la vez un poco chic, con un ambiente muy limpio, en blancos, grises y algún toque de negro, que le da más personalidad; nos imaginábamos que podría encajarle a una influencer que quiere ir al festival pero también quiere presumir de su forma de vestir", explica María Lizárraga, del equipo de interiorismo de Ikea que ha participado en el proyecto.

El inspirado en el mundo del rock "tiene tonos más oscuros. Imagínate a unos rockeros en la suite de un hotel, como muy elegante, con terciopelos, madera oscura, el sofá es de una calidad estupenda, con miles de cojines, lámparas en dorado… Lujo de estrella del rock".

ikea festival primavera sound
Electrónica. El apartamento dedicado a la música electrónica tiene un estilo algo nórdico, muy limpio, con colores blancos y grises, y algún toque de negro, que le imprime más personalidad. |

El apartamento del pop es "muy natural, estás como dentro de un invernadero. Es el más sostenible, por el bambú, los algodones de todos los textiles, que son reciclados, la fibra de coco de la alfombra, el corcho en el armario…, todo ello mezclado con el verde y el blanco. Una atmósfera muy relajada".

Por último, para la música urbana, se ha pensado en algo "más industrial. Es un poco más loft, ya que hemos conectado el dormitorio con el salón y la cocina, el papel imita ladrillo y el suelo es oscuro, un poco underground".

ikea festival primavera sound
Música urbana. Para el apartamento inspirado en la música urbana, se ha empleado un estilo industrial y el espacio se ha reconvertido en un apartamento tipo 'loft'. |

Para diseñar estos ambientes, los interioristas bucearon en libros y biografías "hasta crear un mood; después, buscamos los materiales; por último, fuimos a la fuente de los muebles de Ikea", señala Lizárraga, que insiste en que se han tenido en cuenta las necesidades de los festival goers. "Desean descansar, tampoco quieren volverse locos cocinando (las cocinas son mínimas), hay un frigorífico para que puedan tener refrescos, un horno microondas para que puedan calentar algo; y, sobre todo, quieren estar relajados, vivir la experiencia de una forma gozosa y tener la posibilidad de parar para darse una ducha".

En el exterior —la fachada da al mar—, habrá una zona de esparcimiento para desconectar. El mimimalismo, digámoslo, también ayuda a que el inquilino no se vaya tropezando cuando regrese a dormir en según qué estado.

Serán los ganadores de un concurso organizado por Primavera Sound, en el que se puede participar hasta el día 12 de mayo, los afortunados que puedan alojarse en estos pisitos. ¿Qué pasará con estos cuatro espacios una vez concluya el festival? Sus responsables barajan varias opciones, desde donarlos a ONG a incorporarlos a alguna tienda de Ikea para que sus clientes puedan verlos.

Más información