Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PADRES OPINIÓN i

Hiperpaternidad: el difícil equilibrio entre la sobreprotección y la responsabilidad

Una de las cuestiones que más nos cuesta a los padres es asimilar la necesidad de que los niños adquieran autonomía y responsabilidad

Son las 20:00 de la tarde y aparece una notificación en el WhatsApp del grupo del colegio: “Mi hijo se ha dejado la agenda, ¿alguien puede decirme qué deberes tiene hoy?

Una de las cuestiones que más nos cuesta más a los padres es asimilar la necesidad de que los niños adquieran autonomía y responsabilidad.

Esto puede deberse a que muchas veces, es difícil encontrar el equilibrio entre proteger a los niños y permitirles tomar decisiones y explorar las consecuencias.

Considerar el error como una oportunidad de aprendizaje, es un paso importante para que los niños desarrollen las habilidades necesarias para lograr autonomía y responsabilidad y para ello, debemos desaprender porque la mayoría, hemos crecido en una sociedad en la que es habitual avergonzarse o sentir culpa cuando hemos cometido algún error. ¿Qué aprendisteis de los errores cuando erais niños?

  • Los errores son malos
  • Si te equivocas eres torpe e inadecuado
  • Si te equivocas, no permitas que los demás se den cuenta.

Hoy sabemos que es posible educar de otra manera, podemos motivar a los niños a ser mejores (no los mejores) sin tener que infundir miedo o humillación y una maravillosa forma de hacerlo, es considerar cada error como una oportunidad de aprendizaje, debemos permitir que se equivoquen.

¿Cómo crees que reaccionaría tu hijo si en vez de decirle: “¿Otra vez te has vuelto a equivocar? es que no aprendes

Lo cambiamos por: “No pasa nada, te has equivocado ¿Cómo te sientes?, ¿Qué has aprendido de ello? ¿Qué se te ocurre que puedes hacer para solucionarlo?

“Los adultos somos hábiles en responder de forma rescatadora, pero poco hábiles en usar formas capacitadoras”. Sobreproteger, mentir por ellos, hacer cosas que ellos mismos pueden hacer o sacarles de apuros puede ser una manera de rescatarlos.

La autonomía puede y debe trabajarse desde una edad temprana. Es raro el niño que en algún momento no manifiesta interés o necesidad por hacer las cosas solo. Este es el momento para acompañarles (no importa tanto el resultado como el proceso) y ayudarles a mejorar su autoestima, capacitarles para desarrollar habilidades para la vida, teniendo siempre en cuenta el momento evolutivo en que se encuentran.

Autonomía para tomar decisiones sin coacción, dando opciones, preguntándoles su opinión acerca de algunas cosas dentro de unos límites claros y seguros.

¿De qué recursos disponemos?

Las reuniones familiare donde cada uno expresa cómo se siente y lo que necesita. De esta manera, se genera conexión y sentimiento de pertenencia entre los miembros de la familia, los niños sienten que son tenidos en cuenta y les ayuda en el desarrollo de las habilidades sociales.

Hay muchas maneras de ayudarles a asumir responsabilidades, se trata de marcar el camino al niño, no caminar por ellos.

En todo este proceso debemos poner atención a la comunicación que establecemos con ellos haciendo uso de la motivación y tratando de evitar:

Los elogios y alabanzas. Aunque es cierto que ayuda a los niños a mejorar su conducta, sin embargo, debemos tener cuidado porque en algunos niños pueden generar dependencia de la aprobación adulta, es importante que el niño haga las cosas por sí mismo y no por agradar a los demás.

La autoestima se desarrolla a través del sentido de la capacidad y la autoconfianza (Jane Nelsen).

Un cambio en la comunicación, tratando que la motivación vaya dirigida a la acción que realiza el niño no al niño en sí (“se nota que te has esforzado, lo has resuelto tu todo”).

Para que todo esto tenga lugar es necesario:

1. Explicar qué esperamos de ellos, asegurarnos que lo han comprendido, supervisión y práctica.

2. Las rutinas y los hábitos son fundamentales para trabajar la autonomía con lo más pequeños, lavarse las manos, vestirse o comer solos. pueden ser los primeros pasos en el desarrollo de esta.

3.Tener en cuenta el momento evolutivo en que se encuentran.

4.Transmitir el mensaje: sé que puedes y lo lograrás.

“Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo en el desarrollo” (María Montessori)

Ruth Alfonso Arias. Educadora Infantil. Educadora de Familia de Disciplina Positiva

Yolanda De Alfonso Arias. Socióloga. Educadora de Familia de Disciplina Positiva

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información