Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Los mejores relojes GPS para la práctica deportiva

Analizamos seis modelos para monitorizar la actividad física al aire libre y que son aptos para cada presupuesto

reloj gps
La marca Garmin ofrece el mejor reloj deportivo GPS de nuestra comparativa.

Nuestra experta ha elegido el Garmin Forerunner 645 Music como el mejor reloj deportivo GPS por su diseño, la fiabilidad de sus mediciones y su respuesta en las sesiones de entrenamiento.

El deporte es una actividad saludable que cada día practican más personas. En el caso de nuestro país, el Anuario de Estadísticas Deportivas de 2018 recoge que casi la mitad de los españoles, un 46%, lo hace por lo menos una vez a la semana. Y uno de los complementos que más utilizan los deportistas para acompañar sus sesiones de ejercicio, sobre todo en espacios abiertos, son los relojes con GPS. Gracias a ellos pueden llevar un registro muy completo de sus actividades físicas y crear planes de entrenamiento personalizados.

Basta con realizar una búsqueda por Internet o visitar las páginas web de los fabricantes para comprobar la amplia oferta de modelos que hay en el mercado. Nos hemos puesto un objetivo: Encontrar el mejor entre todos ellos.

¿Qué modelos hemos elegido?

Hemos seleccionado seis modelos de distintas firmas que se caracterizan por servir para la práctica de un amplio número de deportes. Esta muestra incluye, además, un abanico de precios variado, ya que el presupuesto no es igual para todo el mundo y porque cada usuario tiene unas necesidades diferentes.

Los modelos elegidos han sido, por orden alfabético: Garmin Forerunner 645 Music (valorado con un promedio de 8,5), Leotec Training GPS Total Heart (7), Polar M430 (8), Suunto Spartan Sport Wrist HR Baro (8,25), TomTom 3 Cardio+Music+Auriculares (7,75) y Xiaomi Amazfit Verge (7,75). Para su análisis, se han tenido en cuenta varios criterios:

  • Diseño: Es fundamental que un reloj pensado para la práctica deportiva ofrezca un diseño cómodo de llevar y que pese poco. También se valora su resistencia y durabilidad en las sesiones de entrenamiento.
  • Autonomía: Este criterio se valora cada vez más. No hay que olvidar que la duración de la batería de un reloj de este tipo no es la misma si se activa o no la función GPS. Al menos es deseable que no se agote durante el entrenamiento.
  • Pulsómetro: Necesario para medir la frecuencia cardiaca y conocer en tiempo real cómo responde el organismo. En la actualidad, casi todos los modelos incorporan esta prestación, y la fiabilidad de la información que muestran es buena.
  • Mediciones precisas: GPS, cadencia, longitud de la zancada, acelerómetro o altitud: Cuanto mayor sea la precisión de cada una de estas mediciones, el seguimiento y el análisis de la práctica deportiva será más efectivo.
  • Mapas: La posibilidad de volcarlos en el reloj facilita consultar el recorrido a seguir.

Así los hemos probado

Para comprobar cómo funcionan cada uno de estos seis relojes, los hemos utilizado durante dos semanas. Hemos puesto a prueba la duración de su batería, sobre todo en las sesiones con entrenamiento GPS, y también hemos comprobado cómo monitorizan y registran diferentes prácticas deportivas, fundamentalmente en sesiones de running, ciclismo y salidas a la montaña.

El reloj deportivo GPS ganador ha sido el Garmin Forerunner 645 Music. Nos ha convencido su diseño, la fiabilidad de sus mediciones y cómo responde en las sesiones de entrenamiento. Como en su memoria es posible almacenar música, lo podemos emparejar con unos auriculares Bluetooth para disfrutar de nuestras canciones favoritas sin llevar el teléfono encima.

1. Garmin Forerunner 645 Music: el ganador

Los mejores relojes GPS para la práctica deportiva

Se adapta bien a la muñeca, y sus 42,2 gramos de peso le convierten en un reloj ligero y cómodo de llevar. Además, incorpora un bisel de acero inoxidable que le otorga un plus de calidad. Su pantalla tiene un tamaño de 1,2 pulgadas y 240 x 240 píxeles de resolución; es transflectiva —lo que garantiza que si recibe luz solar se vea bien— y queda protegida por un cristal Corning Gorilla Glass 3, que ofrece una mayor protección frente a golpes y arañazos.

FICHA TÉCNICA

Pantalla: 1,2 pulgadas y 240 x 240 píxeles de resolución. Transflectiva y protección Corning Gorilla Glass

Dimensiones y peso: 42,5 x 42,5 x 13,5 mm y 42,2 gr

Sensores: GPS, GLONASS, monitor de frecuencia cardíaca, altímetro barométrico, brújula, giroscopio, acelerómetro, termómetro

Compatibilidad: Android e iOS

Funciones de entrenamiento: velocidad y distancia GPS, perfiles de actividad y páginas de datos personalizables, entrenamientos a intervalos, sesiones avanzadas, planes de entrenamiento descargables, VO2 máximo, funciones con Strava

Autonomía: modo reloj inteligente: hasta 7 días; GPS sin música, hasta 14 horas; y GPS con música, hasta 5 horas

Otros: resistencia al agua, bisel de acero inoxidable, Garmin Pay, 4 GB de capacidad para almacenar y reproducir música, notificaciones inteligentes, previsión del tiempo, monitorización del sueño

Con posicionamiento GPS y GLONASS, sus funciones al aire libre incluyen, entre otras muchas, la navegación de punto a punto a través de rutas que crea el usuario con la plataforma Connect, una aplicación que también sirve para crear sesiones de entrenamiento personalizadas. Estas rutas, además, se pueden importar desde Connect IQ, otra de las plataformas de Garmin, y a través de aplicaciones tipo Strava. También cuenta con la opción TrackBack para regresar al punto de partida siguiendo la ruta previamente realizada. Los puntos de interés se pueden registrar.

Ciclismo, cardio, esquí o natación en piscina son algunos de los perfiles de actividad propuestos. En carreras, algunas de las métricas que registra son la cadencia, el equilibrio y la longitud de la zancada. Mientras, un sensor de tipo óptico registra la frecuencia cardíaca gracias a la tecnología Garmin Elevate. El acelerómetro interno se calibra automáticamente y dispone asimismo de brújula y altímetro barométrico.

Puede utilizarse también como un reproductor MP3, ya que incorpora una memoria interna de 4 GB con capacidad para 500 canciones, para realizar pagos con Garmin Pay —esta funcionalidad aún es limitada— y recibir notificaciones del teléfono móvil. La batería es su punto menos atractivo, porque con el modo GPS y la función de música —uno de los reclamos del modelo— activos, la autonomía apenas alcanza las 5 horas.

LO MEJOR: Abanico completo de funcionalidades y estadísticas, precisión en sus mediciones, comodidad de uso y opción de utilizarlo como reproductor de música.

LO PEOR: La autonomía de la batería con el GPS y la función de reproducción de música activos resulta muy limitada.

VEREDICTO: Un reloj deportivo GPS con un diseño resistente y un seguimiento detallado de la práctica deportiva que, además, se puede utilizar como reproductor de música. Lástima que, al exprimirlo, la batería dure tan poco.

Compra por 393,99€ en eBay

2. Suunto Spartan Sport Wrist HR Baro: el aspirante

Los mejores relojes GPS para la práctica deportiva

Alta montaña, esquí, triatlón, natación —es sumergible hasta 100 metros—, senderismo, carreras o bicicleta, son algunas de las prácticas deportivas en las que se puede utilizar este reloj. Pesa 74 gramos y ofrece un acabado de alta calidad: El bisel es de acero inoxidable, la lente ha sido fabricada con cristal mineral y la carcasa de poliamida está reforzada con vidrio de carbono para una mayor durabilidad y resistencia. La pantalla a color, que tiene una resolución de 320 x 300 píxeles, dispone de brillo automático y su visibilidad cuando recibe la luz solar es buena. Además, es táctil e incorpora en uno de sus laterales tres botones para que el usuario interactúe también.

Posee altitud barométrica que, combinada con los datos del GPS, brindan información muy precisa acerca de la altitud. Mientras, sus funciones de seguimiento y navegación por GPS resultan muy completas. Una de las que más nos llama la atención es la planificación de rutas con mapas térmicos ligada a la comunidad Suunto Movescount; tras registrarse, es posible importar las rutas que otros usuarios han creado —una opción interesante para descubrir nuevos itinerarios— y también subir las propias para compartirlas. Los puntos de interés también se registran y, de cara a determinados deportes, la alerta de tormentas es una prestación de utilidad.

Tampoco falta el sensor de frecuencia cardiaca y ofrece una autonomía próxima a las ocho horas de uso en modo de entrenamiento con GPS. Si el usuario activa su modo de ahorro de energía, esta duración puede ampliarse. También es posible utilizar el reloj para llevar un registro de la calidad del sueño y recibir notificaciones del teléfono móvil.

Compra por 373,36€ en Amazon

3. Polar M430

Los mejores relojes GPS para la práctica deportiva

Llegó al mercado tomando el relevo al reloj de entrenamiento M400 e integrando algunas mejoras notables, como un pulsómetro de muñeca que incluye luces LED, y que ha demostrado ser bastante preciso en sus registros. Además, la batería cuenta con una mayor capacidad, que se traduce en más horas de uso: Al activar el sensor de la frecuencia cardíaca y el GPS, su autonomía se aproxima bastante a las ocho horas que promete el fabricante.

Este GPS, que capta muy rápido la señal, efectúa un seguimiento de las distancias recorridas y registra parámetros como la altitud, velocidad/ritmo, ascenso y descenso. Además, su función Back to Start dirige al usuario hacia el punto de partida donde inició su entrenamiento a través de la distancia más corta posible. Sugiere, asimismo, varios modos de uso que influyen directamente en la autonomía del reloj: una precisión alta, otra media y una tercera con ahorro de energía. La parte menos atractiva del reloj es que no ofrece la opción de importar rutas.

Pesa 45 gramos, está disponible en dos tamaños (S y M/L) y, aunque su pantalla no resulte de entrada muy atractiva —es monocromática y posee una solución de 128 x 128 píxeles—, aprovecha con eficacia el espacio disponible y la forma en que muestra la información. Al contacto con la luz, la legibilidad no se ve afectada. Puede utilizarse con diferentes perfiles de deporte y, en el caso de los runners, existe un programa de entrenamiento personalizado para 5 kilómetros, 10 kilómetros, media maratón y maratón. Llevar un diario de entrenamientos, consultar las calorías quemadas en cada sesión o hacer un seguimiento de las horas de sueño son otras de sus funciones. Al sincronizarse con la aplicación Polar Flow se abre un amplio abanico de posibilidades de configuración y monitorización para un seguimiento de la actividad detallado.

Compra por 139€ en Amazon

4. TomTom Runner 3 Cardio+Music+Auriculares

Los mejores relojes GPS para la práctica deportiva

Una de sus funcionalidades más destacadas es la de exploración de rutas, útil sobre todo para los usuarios que montan en bicicleta, practican trail u organizan con frecuencia salidas a la montaña. En este caso, es posible cargar directamente las rutas en el reloj e importarlas no sólo desde el ordenador, sino desde el teléfono móvil a través de Bluetooth con la aplicación TomTom Sports, una de las plataformas para crear estos recorridos es Google Maps. Una vez volcados, los mapas se representan a través de una línea discontinua que marca el recorrido y un pequeño triángulo se encarga de informar en qué punto nos encontramos. Además de la ubicación, el GPS proporciona datos relacionados con la distancia recorrida, el ritmo y la velocidad. Como complemento a esta característica, el fabricante ha incluido una brújula magnética.

Con pulsómetro integrado, brinda resistencia al agua, funciones de entrenamiento personalizadas y a intervalos, monitor de actividad que registra las calorías consumidas y mide la calidad del sueño. Su reproductor de música integrado tiene capacidad para almacenar 3 GB de canciones, que se pueden escuchar con los auriculares inalámbricos incluidos en la caja.

El reloj pesa 50 gramos e integra una pantalla monocromática de 22 x 25 mm; no es táctil y se maneja a través de un botón de control cuadrado para desplazarse a través de las distintas opciones de forma intuitiva. Lo que menos nos ha convencido es la calidad de la correa y su sistema de cierre, que no nos da la seguridad de otros modelos. En modo reloj, la autonomía se prolonga varias semanas, pero al utilizar el pulsómetro, el GPS y el reproductor de música hay que cargar la batería cada dos o tres sesiones.

Compra por 209,95€ en Amazon

5. Xiaomi Amazfit Verge: mejor relación calidad-precio

Los mejores relojes GPS para la práctica deportiva

Pesa 46 gramos y su diseño es resistente al agua —dispone de certificación IP68—. La pantalla, que tiene un tamaño de 1,3 pulgadas y 360 x 360 píxeles de resolución, emplea tecnología AMOLED y ofrece una buena definición y representación de los colores; eso sí, en espacios abiertos se recomienda poner el brillo al máximo. Con protección anti huellas y tecnología Corning Gorilla Glass 3 como elemento de refuerzo, es táctil, y el único botón físico que posee el reloj se utiliza para encenderlo y apagarlo. Sorprende lo bien que responde al toque sobre su superficie y lo rápido y fluido que resulta desplazarse a través de sus opciones de menú.

Integra para ello un procesador dual core, una memoria RAM de 512 MB y una capacidad de almacenamiento de 4 GB, en la que el usuario puede guardar su música favorita y escucharla con unos auriculares Bluetooth o mediante el altavoz incorporado. Se puede emparejar también con el teléfono móvil: Hay que utilizar la aplicación Amazfit, para Android e iOS, y viene bien sobre todo para configurar las notificaciones recibidas. También es posible atender llamadas telefónicas, aunque la calidad del altavoz integrado es un poco limitada.

Monitoriza y permite realizar el seguimiento de la actividad de hasta 11 deportes (correr, entrenamiento elíptico, tenis, fútbol, ciclismo o trail, entre otros). Su sistema de posicionamiento GPS y GLONASS tarda un poco en coger la posición del lugar donde nos encontramos, pero una vez que lo consigue, registra velocidad, ritmo y distancia recorrida. Es posible descargarse, por otro lado, mapas que el reloj muestra en formato GPX. También ofrece sensor de frecuencia cardíaca, brújula, contador de pasos, calorías quemadas y monitorización del sueño. La duración de la batería es de cinco días.

Compra por 134,95€ en Amazon

6. Leotec Training GPS Total Heart: el más económico

Los mejores relojes GPS para la práctica deportiva

Un modelo dirigido a los usuarios que tienen un presupuesto ajustado, pero que no renuncian a disfrutar de esta clase de dispositivos. Posición, distancia recorrida, velocidad o altitud son algunos de los parámetros registrados por su chip GPS, que determina el lugar en el que nos encontramos de forma rápida. Con una pantalla táctil a color, se puede utilizar en 17 prácticas deportivas para monitorizar y realizar un seguimiento de las sesiones de entrenamiento: montañismo, escalada, ciclismo, baloncesto o tenis, entre otros. También es apto para la natación, gracias a su certificación IP68 para sumergirlo hasta 50 metros.

Para los runners, sugiere hasta ocho modos de correr distintos y el fabricante, en uno de los laterales del reloj, ha ubicado un botón específico que activa este deporte. Asimismo, registra la frecuencia cardíaca y cuenta con una funcionalidad llamada HRV (Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca), que se encarga de realizar una evaluación para determinar el estado del organismo y optimizar el desempeño deportivo.

Cronómetro, podómetro, alerta de sedentarismo, monitorización de las horas del sueño o contador de calorías quemadas son otras de las características que incluye. También permite recibir notificaciones de llamadas o mensajes si se empareja con el teléfono móvil a través de una aplicación para Android e iOS. Sin embargo, creemos que resulta más interesante su compatibilidad con otras aplicaciones como Strava, bastante conocida entre los ciclistas y los corredores, o Apple Health y Google Fit, que promueven estilos de vida saludables y ayudan a realizar un seguimiento de las actividades físicas. La batería hay que cargarla cada dos o tres días. Lo que menos nos ha gustado es su acabado, no tan atractivo como otros relojes, y su peso de 80 gramos.

Compra por 62,99€ en Amazon

¿Por qué debes confiar en mí?

Llevo en el periodismo tecnológico casi dos décadas. En todo este tiempo, he tenido el privilegio de comprobar cómo avanza la tecnología para hacer que el día a día sea más fácil y contarlo en diferentes medios. Aunque ya he perdido la cuenta de cuántos productos han pasado por mis manos, confieso que las ganas y las sensaciones siguen siendo las mismas. Portátiles, tabletas, teléfonos, cámaras de fotos, pulseras de actividad, relojes inteligentes… No me pongo límites a la hora de elegir un dispositivo y exprimir al máximo sus posibilidades, como buena consumidora de tecnología.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 6 de mayo de 2019.

Suscríbete a la newsletter de El PAÍS Escaparate.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información