Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rapapolvo de Benedicta de Dinamarca a las ‘royal’ que se visten como actrices

La princesa, según la prensa danesa, critica indirectamente el gasto en ropa de Mary, consorte del príncipe heredero Federico y señala que no hace falta estrenar tanto ni parecerse a los famosos

Benedicta de Dinamarca, hermana de la reina.
Benedicta de Dinamarca, hermana de la reina. GETTY

La princesa Benedicta de Dinamarca cumplió 75 años este lunes, y la fecha ha coincidido con la presentación de una biografía suya, autorizada, y en la que ha participado también su hermana, la actual reina Margarita. Benedicta pertenece a la generación de la realeza europea que prefiere, según afirma en el libro, no presentarse como si fueran artistas de cine, “o incluso parte de la denominada jet set”, los ricos y famosos que viajan en aviones privados. La obra habría tenido cierto recorrido entre los incondicionales de la monarquía y tal vez poco más, si no fuera porque Benedicta se explaya en la ropa usada en sus círculos por otras princesas. En particular, la prensa danesa considera que hace “una crítica indirecta” a los gastos de la princesa consorte, Mary, esposa del príncipe heredero, Federico. “No hace falta estrenar o ponerse vestidos caros y extravagantes. Lo importante es la causa que representas”, sentencia Benedicta. 

La biografía se titula Benedicta, una princesa real, y la firma la periodista Anne Sofie Kragh, que ha entrevistado a su vez a los tres hijos de la protagonista. También a su hermana menor, Ana María, esposa del ex rey Constantino de Grecia, y cuñada de los reyes eméritos españoles, Juan Carlos y Sofía. En el capítulo dedicado a la jet set, la princesa danesa admite que puede parecer “algo anticuada, pero es preciso mantener los pies en el suelo, se puede ir elegante sin necesidad de gastar mucho dinero”. Luego recuerda que su madre, la reina consorte, Ingrid, esposa del rey Federico IX, “era muy buena en no gastar en ropa cara solo porque tienes el dinero para hacerlo”. “Me educaron para reconocer la calidad de la tela de un modelo y que pueda durar varios años. Ni soñarlo, eso de comprar una falda nueva por temporada. Tengo un bolso de hace cuarenta años un poco gastado, cierto, pero en un concierto a oscuras no se nota. Se puede llevar la misma prenda varias veces para que no se diga que estrenas cada vez”. Benedicta no señala a nadie, pero Soren Jakobsen, experto danés en la realeza, y autor de varios libros sobre las familias más adineradas del país, considera que “el ataque a Mary, y en parte también a Federico, es evidente”. “El príncipe ha cumplido 50 años y en la lista de invitados a su fiesta había profusión de famosos”, ha declarado a Her&Nu, un semanario dirigido “a la mujer tradicional de todas las edades”, según reza su página de web. 

Benedicta de Dinamarca, con la princesa Mary.
Benedicta de Dinamarca, con la princesa Mary. CORDON PRESS

En Ekstra Bladet, un diario considerado sensacionalista en Dinamarca, Jakobsen va aún más lejos en sus declaraciones. No solo afirma que las críticas son para “la princesa Mary, dueña de un extenso guardarropa y joyero, que acude a numerosas citas oficiales”. Le parece al experto que Benedicta extrapola, y cuando dice que se ha ido demasiado lejos en cierto exhibicionismo “se puede pensar a su vez en la Familia Real británica y en Meghan Markle, la actual duquesa de Sussex, que dispone de un extenso ropero”. “La princesa Benedicta no está en la línea de sucesión danesa y puede pedir moderación de este modo”, concluye Jakobsen. 

Cuantificar el gasto en vestidos y accesorios efectuado por las distintas princesas o reinas consortes de la nueva generación europea es difícil. Se presume que reciben piezas de regalo de parte de las casas de moda, y algunas, como las reinas Letizia, de España, o Máxima, de Holanda, encargan también modelos a diseñadores de cabecera. El blog internacional de moda UFO no more, dirigido por periodistas dedicadas a la realeza, admite dicho extremo y lleva la cuenta de las prendas estrenadas y su precio de venta al público. Así, en su sitio de Internet indica que en 2018 Mary de Dinamarca “llevó 170 piezas nuevas, 105 de las cuales costaron 102.914 euros”. Solo la supera “Meghan Markle, duquesa de Sussex, la que más ha estrenado en su primer año de matrimonio: 324 vestidos o conjuntos”. De estos, 256 fueron localizados en las tiendas, y el blog de moda calcula que costaron 479.084 euros. A la reina Letizia de España le atribuyen 196 prendas nuevas el año pasado, “107 de las cuales costaron 42.448 euros; desde luego, sabe comprar”, concluye el blog. En el caso de Máxima de Holanda, han calculado 48 de los 108 vestidos nuevos de 2018, con un resultado de 56.805 euros de gasto. 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >