Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familia en transición ecológica

La novedad editorial nos da pistas para avanzar hacia un consumo 'ecoresponsable'

Familia en transición ecológica

Conocí (virtualmente) a esta familia francesa cuando publicaron su primer libro Familia (casi) residuo cero y sobre su libro publiqué por aquel entonces un post con el mismo nombre. Más tarde editaron un segundo libro también sobre el ‘residuo cero’ pero específicamente dirigido a los niños o, mejor dicho, a los padres de niños, que son quienes van a comprarlo. Sobre este segundo libro publiqué también un post, que lleva el mismo título que el libro: Niños (casi) residuo cero.

Yo no soy quien en su día compró estos libros y los trajo a casa. Fue mi marido, quien anda siempre buscando cómo mejorar su consumo y, de rebote, el de toda la familia. Y es él también quien ha sucumbido de nuevo a la tentación y se ha comprado el tercer libro de la familia compuesta por Jérémie Pichon, Bénédicte Moret y sus hijos. Se trata de Famille en transition écologique (Familia en transición ecológica, en español), que llegó a las librerías en Francia el pasado mes de marzo y que está editado, como los dos primeros, por Thierry Souccar Editions.

La ‘transición financiera’ es prioritaria porque el dinero en el banco provoca el 41% de las emisiones de carbono

En este tercer libro el ‘residuo cero’ es sólo uno de los capítulos entre muchos otros porque la familia ha comprendido que el desafío al que nos enfrentamos es mayúsculo y se necesita un compromiso de cada uno de nosotros, adultos y niños, que vaya mucho más allá de las acciones encaminadas a reducir el peso de nuestra basura. El despertar a la conciencia medioambiental significa, entre otras cosas, recuperar el control sobre lo que hacemos y lo que tenemos en general, en vez de actuar y pensar por inercia, como hacen todos los demás, sin habernos parado a pensar jamás si tomamos buenas o malas decisiones.

El caso de los bancos, por ejemplo, es paradigmático en este sentido. Normalmente los ciudadanos abren cuentas en los bancos “convencionales” donde ya sus padres les abrieron en su día una primera libreta de ahorros y nadie se pregunta demasiado a dónde va a parar el dinero que ingresamos, sobre todo si duerme plácidamente el sueño de los justos en la agencia del banco y año tras año se multiplica lento pero seguro.

Familia en transición ecológica

El libro invita, en este sentido, a hacer un uso responsable de nuestras finanzas y a invertir en proyectos solidarios y ecoresponsables. Para los autores del libro la ‘transición financiera’ es prioritaria porque según cuentan el dinero en el banco es el causante del 41% de emisiones de carbono: los bancos invierten el dinero en proyectos que dependen de energías fósiles.

La transición hacia una movilidad más sostenible es la segunda prioridad para Familia en transición ecológica puesto que las emisiones del transporte suponen el 26% de nuestro impacto de carbono. En Francia el coche forma parte tan integrante de la vida de las personas que a menudo no se pone en entredicho su uso. Más adelante el libro aborda la necesaria transición en otros ámbitos como la vivienda, la alimentación, los servicios públicos, el trabajo y también el consumo.

En el capítulo sobre el consumo los autores nos proponen 8 acciones a llevar a cabo, que no son en sí muy novedosas, pero no está de más recordárselas como un mantra de vez en cuando porque la inercia de la compra nos aleja a menudo de la buena senda. En el libro recomiendan de entrada, simplemente, reducir el consumo de bienes. En el libro se lee que el 90% del impacto de un smartphone se produce en el momento de su fabricación. Y se da la misma proporción para una gran mayoría de nuestros objetos: ropa, zapatos, mobiliario, equipos electrónicos. Así que la mejor estrategia es no comprar.

Siempre será mejor intercambiar, alquilar, compartir bienes mejor que comprarlos. Y si se decide comprar, que sea de ocasión. Dar prioridad a la compra de productos que duren, que sean reparables, locales (en la medida de lo posible) y que hayan sido concebidos de manera ecológica. Y el libro aconseja priorizar, en último lugar, los productos reciclables y reciclados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información