Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lujosa vida de Meghan Markle, en el punto de mira

La prensa británica mira con recelo un fin de semana de 39.000 euros

Enrique de Inglaterra y Meghan Markle, en Londres, el pasado febrero.
Enrique de Inglaterra y Meghan Markle, en Londres, el pasado febrero. REUTERS

La vida de lujo del príncipe Enrique y Meghan Markle empieza a pasarles factura. Este viernes la prensa británica informa de que la pareja se gastó casi 39.000 euros en tres noches en un exclusivo hotel de Hampshire, solo un par de semanas antes de la llegada del bebé real. Los duques de Sussex se hospedaron en la habitación Long Room del lujoso hotel Heckfield Place en Hook, en Hampshire. Ocuparon una de las suites más caras, que además de la habitación cuenta con un salón, un comedor y terrazas privadas.

La mansión georgiana del siglo XVIII se ha convertido en una de las favoritas de las celebridades, entre las que se encuentran Liv Tyler y Cara y Poppy Delevingne. La pareja fue vista paseando por sus jardines y eligió comer sola en su habitación, evitando los dos restaurantes del establecimiento, dirigidos por la editora de restaurantes de Vogue, galardonada con una estrella Michelin, Skye Gyngell.

Propiedad de Gerald Chan, un "multimillonario invisible" nacido en Hong Kong, Heckfield Place también cuenta con su propio gimnasio, que ofrece una gama de clases, ideal para los amantes del yoga como Markle.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Heckfield Place (@heckfield_place) el

Esta noticia llega cuando ha trascendido que la reina Isabel ha vetado el uso de algunas de las grandes joyas de la corona a Markle. Concretamente se le ha limitado la elección de tiaras, que en cambio sí están a total disposición de Kate Middleton. El primer veto lo puso cuando la esposa de Enrique de Inglaterra escogió la que iba a llevar el día de su boda en la capilla del palacio de Windsor, el pasado 19 de mayo. Ella quería una de las más valiosas y la reina le prestó una más sencilla.

Hace un mes, Markle volvió a estar en el punto de mira por la fiesta que celebró en Nueva York con sus amigas, a la que acudió en un avión privado. La tenista y gran confidente de la duquesa Serena Williams tuvo que salir a su rescate y aseguró que los gastos del hotel del Upper East Side donde se habían alojado habían corrido de su cuenta. Asimismo, Amal Clooney, la esposa del actor George Clooney y gran amiga de Markle, informó de que ella se había encargado de los gastos del traslado.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Heckfield Place (@heckfield_place) el

También están en el punto de mira los gastos de vestuario de Markle en los diez meses que lleva casada con el príncipe Enrique. Por todo ello no extraña que la pareja haya contratado una nueva directora de comunicación: Sara Latham, antigua asesora de Hillary Clinton.

La pareja está ya instalada en Frogmore Cottage después de que los trabajadores pasaran meses renovando la propiedad. La residencia contaba con 10 habitaciones que se han convertido en cinco, todas ellas con su propio baño. Las reformas, incluida la pintura vegana que ha elegido Markle, se han llevado 3,5 millones de euros. Ese dinero ha salido de las arcas de Isabel II, que también ha prestado a la pareja algunas de las obras de arte que decoran las paredes de la casa.

De lo que no hay duda es de que la pareja despierta mucho interés. Esta semana han abierto su propia cuenta de Instagram y en solo cuatro días han reunido más de 3,7 millones de seguidores, superando un récord Guinness al lograr un millón en menos de seis horas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información