Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España es el único país de la UE junto a Bulgaria cuyos niños no tienen psiquiatras especializados

La mitad de las enfermedades mentales aparecen antes de los 14 años, según la OMS

A los niños y adolescentes con enfermedades mentales les ve un psiquiatra que también examina a los adultos . Las dolencias de los pequeños no son exactamente las mismas, ni tampoco los síntomas que alertan de que algo no va bien. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 50% de las patologías mentales tiene su origen antes de los 14 años.

Europa reconoció en 2005 la especialidad de Psiquiatría de la Infancia y Adolescencia, y en nuestro país, a pesar de su relevancia clínica, todavía en 2019, no lo ha conseguido. Sigue en un vacío legal tras 20 años de lucha. Esta rama de la medicina está paralizada a pesar de que todos los afectados: asociaciones de padres y profesionales y todos los partidos políticos están de acuerdo con la necesidad de que exista.

En España, el reconocimiento de esta especialidad comenzó su recorrido en 2009. Fue anunciada por el Gobierno de Zapatero (bajo la tutela del ministro de Sanidad, Bernat Soria, y corroborada por los siguientes ministros: Leire Pajín y Trinidad Jiménez). Su creación vino por primera vez estipulada en el Real Decreto 639/2014, de 25 de julio, que regulaba la troncalidad; pero al año siguiente, en 2015, no apareció en las listas de especialidad. Y desde entonces los expertos siguen en la lucha

Ahora existe un borrador de Decreto Ley de 2018 que “todavía no ha llegado al Consejo de Estado y que presumiblemente se retrasará aún más por la cercanía de las elecciones generales previstas para este 28 de abril”, explica a EL PAÍS Celso Arango, jefe de psiquiatría del hospital Gregorio Marañón y que lleva en esta batalla más de dos décadas. Los psiquiatras han dado todos los pasos necesarios para conseguir la aprobación definitiva de esta especialidad. España y Bulgaria son los únicos países de la Unión Europea que no cuentan con este recurso.

Exactamente, aprobar la especialidad en psiquiatría de la infancia y adolescencia significa contar “con un médico preparado responsable de realizar el estudio, diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales, incluidos tanto los que afectan al neurodesarrollo como los del comportamiento, que afectan a niños y adolescentes hasta los 18 años”, se lee en dicho borrador del Decreto Ley colgado en la web del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales y Bienestar. Dicho decreto ha sido parado y no se sabe cuándo saldrá adelante. Los expertos no comprenden la razón y han decidido ponerlo en conocimiento de la Comisión Europea.

“El Ministerio de Sanidad español ha interrumpido repentinamente la implementación de la especialización en Psiquiatría de la Infancia y Adolescencia”, comienzan en su carta los psiquiatras. Sabemos que alrededor del 10% al 20% de los niños y adolescentes tiene enfermedades mentales. y recalcan, “España es el único Estado miembro de Europa, junto con Bulgaria, que no tiene dicha especialización, que está recomendada por la ley europea de especialización médica” y lanzan tres preguntas fundamentales: ¿Considera la Comisión que España no está siguiendo la directiva 2005/36 / ce de 7 de septiembre 2005 sobre el reconocimiento de las cualificaciones profesionales?; Si es así, ¿cuáles son las acciones que la Comisión va a emprender para que este Estado miembro pueda cumplir con la legislación vigente? y, añaden: ¿tiene la Comisión una opinión sobre la necesidad en España de establecer una especialización en Psiquiatría Pediátrica? a la espera de las respuestas, Celso Arango explica la relevancia de dicha especialidad.

¿Qué es la psiquiatría de la infancia y adolescencia?

La especialidad de psiquiatría actual abarca desde el nacimiento hasta la edad adulta. “durante la formación en la especialidad (MIR), los médicos residentes ven a menores solo cuatro meses y en la mayoría de los casos no ven ni un solo niño con autismo o discapacidad intelectual, por ejemplo”. Ahora mismo esos psiquiatras, sin formación específica, por no tener la especialidad, “van a ser los especialistas que verán y tratarán a niños y adolescentes con autismo, discapacidad intelectual y resto de trastornos psiquiátricos en menores”, prosigue Arango.

“Hay un caso práctico que todo el mundo puede entender. ¿Cómo se manifiesta la depresión en adultos? con tristeza. ¿Cómo se manifiesta en los niños? con irritabilidad. El tratamiento de esa misma patología también es distinto en adultos y en menores. Hay trastornos que se pueden manifestar tanto en niños como en adultos, pero cuya sintomatología y tratamiento no es igual”, continúa el experto y vicepresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP). “Una vez se tenga la especialidad tendremos médicos que estarán formados en trastornos de vínculo, psiquiatría perinatal, trastornos del neurodesarrollo, en suicidio adolescente, anorexia en la infancia, etc., algo que sin duda necesitan los menores de este país y que reclaman también con urgencia las familias. Los niños no son adultos en miniatura”, añade el experto

Por último, consultado el Ministerio de Sanidad sobre dicha especialidad, el organismo ha explicado vía correo electrónico: "Se está valorando la especial situación creada de esta especialidad, después de que el Tribunal Supremo anulara el Decreto de Troncalidad y con ello se anulara su vigencia. Es lo que podemos contarte al respecto". Se refiere al Real Decreto 639/2014 expuesto anteriormente y que regulaba la troncalidad de las especialidades y se establecían las normas aplicables a las pruebas anuales de acceso a plazas de formación.

Para Arango la respuesta es insuficiente. "Esto sucedió hace tres años. Desde entonces se han dado todos los pasos para subsanar ese daño colateral de anulación, hasta la llegada de los actuales cargos del Ministerio. La aprobación definitiva de la especialidad no es una decisión política, es una decisión técnica y de sentido común y que ha sido reconocida por todos”, concluye el experto.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información