Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los duques de Cambridge y los de Sussex se reencuentran tres meses después

Tras semanas de tensión entre los príncipes Guillermo y Enrique y sus esposas, todos se reúnen por primera vez desde Navidad para acompañar a Carlos de Inglaterra en su 50 aniversario como heredero

La reina Isabel II y Carlos de Inglaterra y, de fondo, Camilla Parker Bowles, y los duques de Cambridge y de Sussex.
La reina Isabel II y Carlos de Inglaterra y, de fondo, Camilla Parker Bowles, y los duques de Cambridge y de Sussex. AP

Kate Middleton y Meghan Markle han vuelto a verse las caras por primera vez desde Navidad. Ha sido este martes, en el acto homenaje a Carlos de Inglaterra por su 50 aniversario como Príncipe de Gales. Las duquesas de Cambridge y de Sussex han acompañado a sus respectivos esposos, los príncipes Guillermo y Enrique de Inglaterra, en la recepción que ha organizado la reina Isabel II en el palacio de Buckingham para conmemorar la investidura del eterno heredero.

Aunque ninguna cámara ha captado la imagen de Middleton y Markle juntas, la presencia de ambas duquesas ha acaparado toda la atención, pues desde hace unos meses escasean los encuentros entre los duques de Cambridge y los de Sussex. Algo que ha avivado los rumores sobre una posible mala relación entre ellos, que en sus inicios recibieron el apodo de los cuatro fantásticos por parte de la prensa británica. La última vez que coincidieron los cuatro fue en la tradicional misa de Navidad a la que acuden cada año Sandringham, donde se encuentra la casa de campo de los Windsor en la que pasaron la Nochebuena en familia.

Aunque en esa estampa familiar ambas se mostraron cómplices y compartieron sonrisas y confidencias, la prensa británica insiste en que la relación entre las dos duquesas no es tan idílica. Un distanciamiento que comenzó con los preparativos del enlace de Enrique de Inglaterra y Meghan Markle, debido a que en la prueba de trajes de los pajes, Kate Middleton acabó llorando y disgustada con la decisión de su entonces futura cuñada con respecto a la vestimenta de su hija, la princesa Carlota. También fue reseñable la ausencia de la duquesa de Cambridge en Nueva York, donde las amigas de Markle organizaron hace unas semanas la fiesta de bienvenida de su futuro bebé, que nacerá previsiblemente en abril.

Los duques de Cambridge y los de Sussex, la pasada Navidad.
Los duques de Cambridge y los de Sussex, la pasada Navidad.

Las diferencias entre las personalidades de ambas también son notables. Kate es más conservadora en la forma de ser y se deja llevar por las rígidas normas de palacio, a diferencia de Meghan, dispuesta a imponer su estilo desde que llegó a la familia real británica. En menos de un año ha prescindido de tres de sus colaboradores por no adaptarse a sus normas y en cuanto ha podido se ha marchado del palacio de Kensington, donde ocupaban una vivienda conocida como Nottingham Cottage, para instalarse primero en el campo y en solo unas semanas mudarse a la casa que Isabel II les ha regalado en Windsor y que será su hogar definitivo.

La nueva casa de los duques de Sussex se encuentra a unos 900 metros del castillo, en una zona rodeada de jardines, con un lago y un campo de golf. Frogmore Cottage es una propiedad que tiene un especial significado para ellos. Allí se hicieron las fotos oficiales cuando se anunció su compromiso, en noviembre de 2017, y también allí tuvo lugar la recepción posterior a su enlace, celebrado en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, el pasado 19 de mayo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >