Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ashton Kutcher, el inversor de éxito que no encuentra su sitio en el cine

El actor, feliz en su matrimonio con Mila Kunis, triunfa en los negocios pero no ha estrenado una película desde 2014

Ashton Kutcher en la presentación de los premios Wework Creator en Londres en octubre de 2018.
Ashton Kutcher en la presentación de los premios Wework Creator en Londres en octubre de 2018. Getty Images

“Construyo cosas, historias, compañías, colaboraciones de pensamientos, sueños, y creo en un futuro donde todos tenemos derecho a perseguir la felicidad”. Es la presentación en Twitter del actor estadounidense Ashton Kutcher, de 41 años, muy activo en redes sociales y en inversiones de capital riesgo. También es muy dinámico en el ámbito personal y social, donde, por ejemplo, tras convertirse en padre, ha criticado repetidamente la ausencia de cambiadores para bebés en los baños masculinos, y ha apoyado su creación.

Kutcher podría adoptar el adjetivo de polifacético como segundo apellido. Ha sido modelo, actor, presentador de televisión, apasionado de la tecnología, productor audiovisual, filántropo contra la explotación sexual infantil, luchador de artes marciales…. No ocurre lo mismo con su trayectoria ante las cámaras, donde la lista de películas en las que ha participado ni es tan extensa ni ha cosechado grandes elogios o premios. La carrera cinematográfica de Asthon Kutcher parece estancada.

En cambio, su olfato para los negocios es más que notable. En 2016, la revista Forbes publicó un artículo en el que calificaba la historia de Ashton Kutcher como “una de las más insólitas del panorama financiero actual”. El chico guapo del cine se unió a Guy Oseary, representante de Madonna y vecino del actor, y juntos han convencido a conocidos multimillonarios para financiar a empresas como Uber, Airbnb, Skype, Pinterest o Spotify. Resultado: han conseguido transformar 30 millones de dólares en 250. El secreto lo explica el mismo Kutcher en su blog Atrium: “Evalúo las inversiones de acuerdo a dos vectores: ganancias y felicidad”. Valora si podrá ganar de 6 a 10 veces su inversión en un período de entre 5 y 10 años, pero puede saltarse esta regla si la compañía que pone en el punto de mira soluciona un problema importante. Una original mezcla de requisitos que le está dando excelentes resultados.

También en su vida personal parece haber encontrado el camino de la felicidad junto a la actriz Mila Kunis, con quien se casó en 2015 y tiene dos hijos, Wyatt, de tres años, y Dimitri, de casi dos. Antes estuvo casado durante seis años con la también actriz Demi Moore, un matrimonio que fue examinado con lupa porque cuando celebraron su enlace en 2005 él tenía 27 años y la actriz, 42. Durante aquel tiempo, los medios le acusaron en numerosas ocasiones de engañar a Moore, un hecho que él ha atribuido a la falta de rigor de algunas publicaciones. En el comunicado que hizo público con motivo de su separación, Kutcher destacó que siempre valoraría “el tiempo pasado con Demi” y justificó el final de su relación afirmando: “El matrimonio es una de las cosas más difíciles del mundo y, desafortunadamente, a veces falla”. El año pasado aseguró en una entrevista que tras esa ruptura, pasó una semana aislado en el campo, practicando tai-chi y casi en ayunas y que llegó a tener alucinaciones. Después decidió hacer borrón y cuenta nueva y limpiar todas las relaciones que aún tenía abiertas: “Repasé cada relación que había tenido y que sentía que podía haber dejado algún rencor o lamento y escribí cartas a cada persona y luego las envié”, explicó Kutcher.

Ashton Kutcher y Mila Kunis durante un acto en 2017.
Ashton Kutcher y Mila Kunis durante un acto en 2017. Cordon Press

Christopher Ashton Kutcher nació en 1978 en Cedar Rapids, una ciudad de unos 130.000 habitantes en Iowa, el Medio Oeste americano. Tiene una hermana mayor y un hermano mellizo, Michael, que nació con parálisis cerebral y un problema de corazón que le llevó a necesitar un trasplante cuando ambos eran niños. Recientemente, Michael aseguró en una entrevista que Kutcher quiso donarle su propio corazón.

Su preocupación por el problema cardíaco de su hermano le llevó, como universitario, a interesarse por la ingeniería bioquímica. Pero un cazador de talentos vio sus posibilidades como modelo y aquella aventura le empujó a probar suerte como actor en Los Ángeles. Sus primeros pasos los dio, a finales de la década de los noventa, en la serie Aquellos maravillosos 70, donde coincidió con la actriz Mila Kunis, que 17 años después se convertiría en su esposa. Ambos aseguran que entonces no tuvieron mayor vinculación que la anécdota de protagonizar el que para ella –que sí estaba encandilada por el entonces ya conocido modelo– fue el primer beso, delante y detrás de las cámaras.

Poco después llegarían sus primeras películas, fundamentalmente comedias románticas que le encasillaron en papeles ligeros. A pesar de intentar alguna inmersión en la acción (The Guardian, con Kevin Costner) y el filme biográfico Jobs (en el que interpretó al mítico fundador de Apple, Steve Jobs), las críticas siempre han sido tibias. También fue el sustituto de Charlie Sheen en la serie Dos hombres y medio, lo que reportó notables beneficios económicos, pero no tanto el favor del público. 

Desde 2014 sus trabajos como actor se han limitado a intervenciones en alguna serie de televisión. Hasta que en 2016 llegó The ranch, una serie modesta que protagoniza y que, dado el anuncio de Netflix de que habrá cuarta temporada, parece tener buena acogida entre el público.

Sin embargo, el actor, sigue siendo contenido recurrente en los medios por cuestiones más personales, por sus negocios y sus proyectos solidarios (con su exesposa, Demi Moore, creó una organización para luchar contra la explotación sexual infantil). A finales de enero Kutcher revolucionó las redes publicando su teléfono móvil personal en un tuit, supuestamente interesado en recuperar la “conexión real con gente real”. El contacto, vinculado a su Iowa natal, responde con un mensaje automático que invita a dejar tus datos en una aplicación dedicada a poner en contacto a influencers y celebridades con fans. 

No es la primera vez que Ashton Kutcher experimenta con la tecnología y las redes sociales. En 2009, casi en la prehistoria de los tiempos del hashtag, ganó el reto que él mismo lanzó a la CBS y consiguió ser el primer perfil de Twitter en superar el millón de seguidores. Resueltos con éxito sus retos tecnológicos, empresariales y personales, el cine aún se le resiste.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >