Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La berrea

Un insulto torpe que no da en la diana humilla más a quién lo emite que al propio destinatario

Pablo Casado habla sin control como si su lengua fuera un motor explosivo.
Pablo Casado habla sin control como si su lengua fuera un motor explosivo.

El arte de insultar, de Arthur Schopenhauer, debería ser de lectura obligatoria para los políticos que están a punto de entrar en época de berrea ante las próximas elecciones. El insulto es el último recurso dialéctico que se utiliza para degradar y erosionar la personalidad del rival cuando los argumentos de la razón han fracasado. Pero el insulto es un arte que requiere oportunidad, conocimiento, agudeza, habilidad y un gran dominio del diccionario para dar en la diana y no hacer el ridículo. Los anglosajones suelen dotar de la máxima intensidad a los insultos bajando la voz y con la mirada puesta en el suelo; en cambio los españoles solemos insultar gritando muy engallados y en este caso no hay peor cosa para un político que mezclar la ignorancia con el mal gusto. Recientemente el líder del PP, Pablo Casado, que habla sin control como si su lengua fuera un motor explosivo, ha batido el récord en el número de improperios por unidad de tiempo contra el presidente del Gobierno y en esta descarga ha saltado el insulto “felón” que la mayoría de los españoles nunca había oído ni conocía el significado. Puede que el líder del PP tampoco supiera que en medicina el término felón se utiliza para denominar una infección de los dedos de manos y pies, llamada panadizo, que a menudo precisa un tratamiento quirúrgico. Pero históricamente ese insulto lo tiene asignado en propiedad el rey Fernando VII como reproche a su traición a los españoles que confiaron en su regreso y que terminó con el grito surrealista de “vivan las caenas”. Como agravio popular descriptivo Fernando VII también fue llamado “el rey falón”, o El Deseado, en alusión al enorme tamaño de su miembro viril. Un insulto torpe que no da en la diana humilla más a quien lo emite que al propio destinatario. Los políticos deberían tenerlo en cuenta ahora que está a punto de empezar su berrea.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información