Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repartir la miseria

Sí, es verdad que hay más gente trabajando; es verdad que hay menos paro; es cierto que se han creado cientos de miles de puestos de trabajo. Pero, ¿cuántos de ellos son fijos, o indefinidos, y con un salario decente? ¿Cuántos contratos puede firmar un mismo trabajador en un año, incluso en un mes? ¿No es cierto que hay quien a pesar de tener trabajo es pobre? ¿Cuál es el sueldo medio de esos puestos de trabajo que se crean y se destruyen a medida que se trate de temporada turística o no? ¿No es verdad que el salario que estaba en 1.000 euros ahora está en 800 o incluso menos? ¿No es cierto que la temporalidad sigue siendo insoportable? ¿Quién puede hacer un proyecto de vida en tales condiciones? Y quejas de que un salario mínimo de 900 euros es demasiado. Se está falseando la realidad. Lo único que se está haciendo es repartir la miseria y, aun así, no llega a todos.

Ángel Villegas Bravo. Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >