Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIUDADES Y DERECHOS HUMANOS

“Los derechos humanos han de ser protegidos desde las ciudades”

Entrevistamos a Frédérique Hanotier, la mujer que se encuentra detrás de la comunidad interactiva de gestores de ciudades

Frédérique Hanotier, por Fernando Casado.
Frédérique Hanotier, por Fernando Casado.

Frédérique Hanotier creció en Ruanda y pasó gran parte de su infancia entre Zimbabue, Mozambique e India. Ahí empezó su pasión por los derechos humanos y los sistemas de gobernanza participativa. "Viviendo en estas ciudades, fui percibiendo desde pequeña la conexión entre derechos humanos, el espacio público y el desarrollo urbano", cuenta desde la plaza John Lennon en Barcelona. "He visto desde pequeña la diferencia que los derechos humanos aportan a las personas en sus ciudades; tal como he visto el daño que generan cuando los derechos humanos están ausentes".

La bruselense está convencida de que la democracia y, por ende, los derechos humanos, comienzan donde viven las personas: en las ciudades. Inspirada en generar una diferencia, creó la Red de Ciudades para los Derechos Humanos, cuyo objetivo principal es fomentar el intercambio de conocimiento para potenciar los derechos humanos en las ciudades.

La Red reconoce el papel vital que desempeñan las ciudades en la protección, promoción y cumplimiento de los derechos humanos y pretende crear una plataforma virtual que sirva como una comunidad interactiva de gestores de ciudades.

Entre sus principales objetivos incluye crear una comunidad interactiva de profesionales de derechos humanos en las ciudades; potenciar el intercambio de mejores prácticas desarrolladas localmente y replicar sus lecciones aprendidas; y apoyar a las ciudades y sus principales agentes de interés a conectar, promover y ampliar el concepto de derechos humanos en las ciudades más allá de sus fronteras; entre otras prioridades.

Al ofrecer conocimientos sobre lo que constituye una ciudad que defiende los derechos humanos y constituir una comunidad interactiva que trabaja para su promoción, la iniciativa pretende apoyar a gobiernos locales y sus representantes políticos en el desarrollo de conceptos, diseño de estrategias y manuales operativos para mejorar la manera en que la ciudad gestiona y promueve los derechos humanos. En última instancia, la red promueve un modelo en el que los derechos humanos se utilicen para redefinir la ciudad como un espacio más habitable.

"Seamos honestos, los derechos humanos tienen muy poco sentido si no protegen a las personas donde viven, que es en sus territorios locales. Los municipios y las autoridades locales se pueden enfrentar mejor a los desafíos económicos, sociales y ambientales de sus ciudadanos, promoviendo de manera más eficaz la equidad, la solidaridad y el bienestar dentro de sus comunidades", comenta Hanotier desde Barcelona, invitada como ponente a la Conferencia Internacional Cities for Rights organizada por la Dirección de Derechos de Ciudadanía y Diversidad del Ayuntamiento de la ciudad.

2018 fue un año clave para los derechos humanos ya que se cumplía el 70 aniversario de la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como el 20 aniversario de la celebración en Barcelona de la I Conferencia Europea de Ciudades por los Derechos Humanos, momento de reivindicación del municipalismo como administración más cercana a la ciudadanía que defiende, protege y garantiza los derechos de las personas.

En este ámbito, la ciudad condal eha demostrado ser líder en derechos humanos en Europa, reconocida internacionalmente por un modelo de ciudad que siempre ha aceptado la diversidad, la interculturalidad y la garantía de defender los derechos humanos de la ciudadanía en su territorio. Tanto su iniciativa Barcelona Ciudad de Derechos como su Programa BCN Interculturalidad definen toda una serie de acciones de prevención y garantía de derechos de la ciudadanía para incluir el enfoque de derechos así como acciones para la convivencia intercultural y la cohesión social en una ciudad diversa.

Los principios de derechos humanos en ciudades adquieren más relevancia con el reciente resurgimiento del populismo y los movimientos extremos como la xenofobia, el racismo y el nacionalismo discriminatorio. Parece obvio que la respuesta ha de ir orientada a reformular un compromiso mayor con los derechos humanos articulado a través de las ciudades, las autoridades locales más cercanas a la ciudadanía. Ello conlleva promover enfoques participativos e inclusivos, no discriminatorios, creando un terreno común entre las comunidades que permita superar el miedo inculcado que genera el concepto del "otro".

Una de las principales prioridades que tanto la ciudad de Barcelona como la Red de Ciudades para los Derechos Humanos se plantean actualmente, es mejorar los procesos de democracia participativa localmente y fortalecer la articulación de las nuevas concepciones de ciudadanía, desarrollo y soberanía que están surgiendo. A través de esta tendencia, se pone en evidencia que existe una brecha real entre lo global y lo local en función de los derechos humanos que afectan a las libertades de la ciudadanía. Tal y como confirma Hanotier, hoy, más que nunca, esa brecha debe ser superada a través de procesos de democracia y gobernanza local, y más específicamente, a través de enfoques participativos y asociaciones creativas entre la ciudadanía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información