Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Aventura BLOGS Por Rosa Cullell
y Javier Martín del Barrio

Cinco palacios lisboetas para ver antes de que se caigan

En unos casos por dejadez y en otros por excesiva burocracia, decenas de casas nobles esperan una urgente restauración

El fantasmal palacio de las Águilas, en la calle Junqueira.
El fantasmal palacio de las Águilas, en la calle Junqueira.

En Lisboa las cosas no se tiran, se caen. Es una maravillosa diferencia con el hábito español de la construcción y desconstrucción. En Portugal y concretamente en Lisboa, el vicio es esperar demasiado para actuar. Aveces se llega tarde. Gracias al turismo, en el último quinquenio se han recuperado numerosos palacios que, cuando menos, estaban abandonados o sin nadie con dinero para recuperarlos.

Hace cuatro años, de los 90 palacios —aparte casas nobles— de la ciudad, un tercio aguantaba en penosas condiciones, en manos de la Iglesia, las universidades, el Gobierno, la Casa de Misericordia o el Ayuntamiento. El turismo ha traído inversión inmobiliaria a la que ya le sale a cuenta la costosa rehabilitación de los herrumbrosos palacios. Aprovechando el bum, el Ayuntamiento acaba de sacar a subasta los palacios de Benagazil (1,4 millones y 5.400 metros cuadrados), Braamcamp (1,8 millones y 1.600 metros cuadrados), Machadinho (3,3 millones por sus 3.500 metros cuadrados) y Pancas Palha (4 millones y 4.000 metros cuadrados). Palacios donde se alojan servicios municipales o que estaban alquilados a precios irrisorios a otros organismos públicos.

Palacio de Machadinho.
Palacio de Machadinho.

La mayoría de estos palacios acaban reconvertidos en hoteles de lujo bajo la rigurosa supervisión de todas las inspecciones de autoridades culturales y patrimoniales, locales y nacionales que puedan imaginarse que puedan existir. A veces, tanta vigilancia es contraproducente porque el promotor desiste y el palacio continúa en su lento pero inexorable caída.

Si hay una calle que simboliza la decadencia palaciega lisboeta esa es sin duda alguna la Junqueira, un conjunto urbano construido entre 1733 y 1880 que va enlazando pared con pared arquitecturas exteriormente recatadas pero interiormente riquísimas en sus artesonados y azulejerías. Pese a contar con la etiqueta de Zona Especial de Protección, la realidad es que algunos de estos palacios son asaltados regularmente, antes para llevarse lo mejor de sus decoraciones, ahora para demostraciones grafiteras. En otros casos, sean las universidades que los ocupan, la Orden de Malta o el Puerto de Lisboa, los palacios se mantienen con alfileres, pero sin acometer las reformas estructurales.

El más triste de todos los casos es el del palacio de las Águilas, mil veces saqueado, pintado y comido por la vegetación. Apenas quedan azulejos, arrancados pieza a pieza (más de un millar) de sus 42 habitaciones, escalinatas y salones nobles. Un solo azulejo se vende en el Mercado de la Ladrona por 20 euros, si son cuatro seguidos, de 200 euros no bajan.

Palacio de Ribeira Grande.
Palacio de Ribeira Grande.

De residencia de reyes ha pasado a un abandono que ya dura medio siglo. Los interesados desisten ante las exigencias de los diversos vigilantes patrimoniales que una y otra vez rechazan los proyectos de uso. Hoy el palacio es una ruina con selva amazónica. La última inmobiliaria que lo promovió, Sothebys, no pasó de cortar la maleza, que ha renacido con la misma furia.

No es mucho mejor el estado del palacio de Ribeira Grande, según denuncia André Ramalho en Abandonados.pt, donde publica sus incursiones por estos edificios. Él y otras iniciativas similares como O Corvo, Lisboadeantigamente, Forum Cidadania Lisboa se ocupan de denunciar y vigilar el estado arquitectónico de la ciudad, antiguo o nuevo. Ribeira Grande, que se reconvirtió el pasado siglo en instituto, linda con el palacio Burnay, que lleva el nombre de quien dio brillo a la decoración de su interior ya en el siglo XIX. Desde 1940 es propiedad del Estado, y allí coloca diversos organismos burocráticos, que ni es lo mejor para sus trabajadores ni ellos para el palacio, que va perdiendo lustre. Por aquello de que es público, si coincide en el último sábado de mes y son las tres de la tarde, podrá visitarlo.

Palacio Silva Amado.
Palacio Silva Amado.

El palacio Silva Amado (siglo XVIII), en otra esquina de la ciudad, va por su tercer intento de reconvertirse en hotel de lujo. Es el más privado de todos ellos, pues la propiedad ha ido saltando de inmobiliaria en inmobiliaria. Su interior es una preciosidad, cargado de mármoles y dorados rococós desconchados.

Para repartir culpas entre todos, el quinto de estos palacios con el futuro en entredicho es propiedad de la Iglesia. Tuvo sus mejores días recientemente, por así decirlo, en 1982, cuando alojó al papa Juan Pablo II, después de unos rápidos arreglillos. Desde 2010 espera una recalificación como hotel de lujo.

Estos cinco no son los únicos y —con la excepción del de las Águilas— deberían competir en degradación con algunos otros, como el de los Almadas (obra en proyecto), el Pombal (obra en proyecto) o el de Lázaro Leitão. Hay donde escoger. El lado positivo es que hace cinco años, Lisboa contaba con muchos más palacios en peligro de extinción. Hoy, la política de no tirar, aunque se corra el peligro de que se caigan, está dando sus frutos para la conservación y disfrute —en la forma que sea— de tales maravillas arquitectónicas y decorativas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >