Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN i

Qué hacer con los coches en el país de la energía renovable

Costa Rica es líder y referente mundial en energía renovable, pero sigue dependiendo intensamente de combustibles fósiles

Imagínate vivir en un país en el que no escuches el ruido de los coches circulando por las calles, no tengas que respirar su humo ni los contaminantes que emiten y el uso del transporte, individual o colectivo, no deje rastro alguno de carbono en el medio ambiente. Costa Rica quiere que esto sea una realidad. Sus autoridades apuntan a que en 2020 el país se convierta en un laboratorio mundial de la descarbonización, que lidere los Acuerdos de París sobre calentamiento global y que se encuentre entre las primeras naciones en abolir el uso de combustibles fósiles para dar paso a energías limpias y renovables.

Costa Rica cuenta ya con una de las matrices eléctricas más renovables y sostenibles del mundo. Durante el año 2017 el país logró un récord histórico al cubrir el 99,67% de su demanda eléctrica por medio de energías verdes y produjo toda su electricidad únicamente con fuentes renovables durante 300 días ininterrumpidos.

Ahora el sector transporte tiene una oportunidad de unirse a la económica verde de Costa Rica. En las zonas urbanas, el parque vehicular ha crecido de manera desproporcionada, en parte motivado por una baja oferta de transporte público eficiente y también por las facilidades financieras para adquirir vehículos tradicionales que, en su mayoría, tienen motores de combustión interna de alto cilindraje. Hoy en día, el sector del transporte es, por si solo, responsable del 66% del consumo de hidrocarburos y del 54% de las emisiones de CO2 del país, lo que representa un serio problema para la salud pública.

En las principales ciudades de la gran área metropolitana de San José, que representa el 4% del territorio nacional y en la que se concentran el 52% de la población del país y el 75% de la flota vehicular, el nivel máximo de exposición promedio anual a partículas en suspensión PM10 es superior al establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un estudio reciente de la Universidad de Chicago concluye que la exposición de los habitantes de las ciudades a la polución causada por material particulado reduce las expectativas de vida en, aproximadamente, dos años, incluso mayor que la ocasionada por el tabaco, el alcohol o la malaria.

Consciente de que actuar sobre el transporte y promover la movilidad sostenible es una oportunidad única, Costa Rica ha implicado en esta tarea a los diferentes actores sociales, desde el sector público al privado, incidiendo especialmente en la sociedad civil. Con el apoyo y acompañamiento técnico del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el país ha desarrollado una Estrategia Nacional para la Promoción de los Vehículos Eléctricos que está en la base de la Ley de Incentivos y Promoción para el Transporte Eléctrico, aprobada este mismo año. A principios de este mes el Grupo Instituto Costarricense de Electricidad (Grupo ICE) lanzó, también con el apoyo financiero del BID, el Programa de Introducción del Vehículo Eléctrico en su flota institucional, con la finalidad de favorecer la penetración temprana de este tipo de vehículos en Costa Rica.

Hoy en día, el sector del transporte es, por si solo, responsable del 66% del consumo de hidrocarburos y del 54% de las emisiones de CO2 del país

El Programa consta de varias iniciativas paralelas. La sustitución de 100 automóviles de combustión interna por vehículos eléctricos pretende demostrar a la población que estos últimos pueden satisfacer plenamente y sin limitaciones los desplazamientos de la mayoría de los usuarios. Está prevista la instalación de más de 130 estaciones de recarga rápida y semirápida y 110 cargadores lentos, en las principales vías de comunicación del país y en los 10 parques nacionales con mayor afluencia turística para así disminuir las reticencias de los usuarios a utilizar los vehículos eléctricos en desplazamientos largos por temor a que la batería se descargue. También se ha puesto en marcha una plataforma de gestión técnica y comercial de las estaciones de recarga que permitirá a los usuarios consultar la ubicación y disponibilidad de las estaciones de recarga, reservar los puntos de carga y realizar el pago correspondiente, a través del teléfono móvil.

Junto a estas medidas, Costa Rica ha tomado la iniciativa para establecer un ecosistema del hidrógeno para el transporte sostenible, que busca la participación del sector público y privado para desarrollar proyectos piloto de soluciones de transporte verde potenciadas por el hidrógeno como vector energético.

La capacidad de generación excedente de Costa Rica constituye una oportunidad extraordinaria para aprovecharla de manera eficiente y sustentable. Dada la alta dependencia del sector transporte a la importación de derivados del petróleo, la sustitución de consumo energético de hidrocarburos por electricidad limpia y sustentable dará lugar a la creación de un círculo virtuoso en un país que es líder impulsando iniciativas sustentables

Disminuir la huella del carbono en las actividades productivas y conseguir ser un país carbono neutral implica grandes retos y requiere la participación y el compromiso de todos los agentes sociales. Es la gran tarea de esta generación de costarricenses que ha empezado por perseguir que el futuro de la movilidad sostenible, basada en energías renovables, forme parte de su presente.

Ariel Yépez es jefe de la división de energía del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Carlos Echevarria y Juan Paredes son especialistas seniors de energía del BID.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información