Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si no usamos todo lo que la ciencia nos da, perdemos oportunidades”

Lelio Marmora es el director ejecutivo de Unitaid, una organización internacional con mil millones de euros de presupuesto dedicada a unir a investigadores e industria en el campo de la malaria, tuberculosis y VIH

Hay un mundo entre los avances de los investigadores en el campo de la salud global y la industria que tiene que hacer llegar a la gente normal el fruto de su trabajo. Un mundo que hace que lo que sale de los laboratorios sea imposible de pagar para los afectados. El trabajo de Unitaid, una organización internacional que obtiene sus fondos de donaciones de Gobiernos, es principalmente encontrar el modo de que esta brecha económica se reduzca. O al menos probar que estas soluciones son tan efectivas que merecen la pena ser recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) o incorporadas a las políticas de los países.

Lelio Marmora (Buenos Aires, 1967) es el director ejecutivo de esta organización con proyectos en marcha por valor de 1.000 millones de dólares. "Destrabamos los cuellos de botella entre el académico y la empresa", resume. La semana pasada se confirmó el retroceso global en la lucha contra la malaria, una enfermedad curable que acabó con la vida de 435.000 personas el año pasado. Este estancamiento, según Marmora, es una muestra de que "si no innovamos y hacemos las cosas de otro modo, retrocederemos, porque esto demuestra que lo que se ha estado haciendo bien durante 20 años, ya no sirve".

Un ejemplo es el uso de insecticidas para acabar con el mosquito que transmite esta enfermedad. Una especie tan resistente que es capaz de adaptarse constantemente a los productos que se generan para aniquilarla. Desde el año pasado la organización está probando una nueva generación de este producto y a la vez trata de fomentar un mercado de potenciales compradores para que sea rentable no solo fabricarlo, sino incluso para generar competencia y que se reduzcan los precios. "Recientemente esta bajada de precio se certificó antes de lo esperado", anuncia Marmora.

La semana pasada se confirmó el retroceso global en la lucha contra la malaria, una enfermedad curable que acabó con la vida de 435.000 personas el año 2017.

"El gran objetivo ahora es poder llevar países en desarrollo a detectar infección bacteriana o viral para evitar dar antibióticos a un niño que no los necesita, pero estas soluciones son por ahora demasiado caras". En muchos centros médicos los especialistas carecen de herramientas para realizar un buen diagnóstico y dan a sus pacientes antimaláricos o antibióticos cuando no es necesario, fortaleciendo, sin quererlo, la resistencia a los medicamentos. "El abordaje por enfermedades era comprensible hace 20 años cuando las pandemias mataban a ocho millones de personas al año, ahora que son menos de tres millones, ya no es necesaria una estrategia tan vertical, hacen falta esquemas mas integrados y transversales". Es decir, que un mismo especialista sea capaz de distinguir si una fiebre es malaria o una gripe o que el paciente no tenga que pasar por varios centros para descubrirlo.

Para conseguir todo esto hacen falta datos reales sobre lo que pasa en los barrios, en las casas y en los ambulatorios que más padecen estas enfermedades. "Soy un convencido de que son los propios países los que se tienen que encargar de generar esta información. Que el censo que realiza el Ministerio de Interior esté conectado con la base de datos del Ministerio de Salud, por ejemplo, y así con todo", detalla Marmora. La organización lleva un año trabajando en un proyecto de tests rápidos para detectar el VIH en madres y en recién nacidos en 10 países africanos y cada día las máquinas recopilan y envían los resultados obtenidos a bases de datos nacionales.

En un momento en el que los fondos no aumentan y los avances se estancan, Marmora lanza un mensaje: "Si no utilizamos todo lo que la ciencia nos da, estamos perdiendo oportunidades y ante la necesidad de seguir avanzando eso ya no es una opción".

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información