Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Embarcaciones en Santa Rosa de Salinas, en Ecuador.
Embarcaciones en Santa Rosa de Salinas, en Ecuador. FAO

Trabajo decente como desafío en el Día Mundial de la Pesca

8 fotos

El sector proporciona alimentos, nutrición y fuente de ingresos para unas 820 millones de personas en el mundo. El descontrol de la explotación laboral y la trata protagonizan el aspecto social de la industria

  • Este 21 de Noviembre se celebra el Día Mundial de la Pesca, un sector que proporciona alimentos, nutrición y es fuente de ingresos a unas 820 millones de personas en el mundo, mediante su recolección, procesamiento, comercialización y distribución a través de la pesca marítima, continental y la acuicultura, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y al Alimentación (FAO). Además de convivir con las amenazas del cambio climático, los plásticos y la contaminación de las aguas o el desequilibrio de las poblaciones marinas por la sobreexplotación. Esta industria se enfrenta también a la captura ilegal, no declarada y no reglamentada. Y en su aspecto más social; a situaciones de abusos laborales, esclavitud, trata de personas y desapariciones en el mar. Son desafíos que se recuerdan en este día sobre una de las profesiones más ancestrales de la historia y con una fuerte carga de identidad cultural. En la imagen, una mujer vende pescado en Accra, Ghana.
    1Este 21 de Noviembre se celebra el Día Mundial de la Pesca, un sector que proporciona alimentos, nutrición y es fuente de ingresos a unas 820 millones de personas en el mundo, mediante su recolección, procesamiento, comercialización y distribución a través de la pesca marítima, continental y la acuicultura, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y al Alimentación (FAO). Además de convivir con las amenazas del cambio climático, los plásticos y la contaminación de las aguas o el desequilibrio de las poblaciones marinas por la sobreexplotación. Esta industria se enfrenta también a la captura ilegal, no declarada y no reglamentada. Y en su aspecto más social; a situaciones de abusos laborales, esclavitud, trata de personas y desapariciones en el mar. Son desafíos que se recuerdan en este día sobre una de las profesiones más ancestrales de la historia y con una fuerte carga de identidad cultural. En la imagen, una mujer vende pescado en Accra, Ghana. FAO
  • La industria emplea a 59,6 millones de personas en el sector primario de la pesca de captura y la acuicultura. De ellos; 40,3 millones en la pesca y 19,3 millones en la acuicultura, y cerca del 14% son mujeres, según datos de 2016 de la FAO, que esta edición dedica la efeméride a la lucha por el trabajo decente. "Más de 200 millones de trabajadores están vinculados con el sector, de sus ingresos dependen sus vidas. Y 25 de ellos son víctimas de trabajo forzoso, el 80% en el sector privado. Hay que reforzar la lucha contra las prácticas abusivas. Es una de las profesiones más peligrosas del mundo, hay accidentes mortales, y a bordo se es más sensible a los abusos, también psicológicos y sexuales", ha declarado Moussa Oumarou, director de operaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), durante la jornada 'Los derechos laborales son derechos humanos: trabajar juntos para garantizar los derechos de los pescadores y reforzar la lucha contra el tráfico y el trabajo forzoso en el sector pesquero', celebrada en Roma este miércoles. En la imagen, embarcaciones en Santa Rosa de Salinas, Ecuador.
    2La industria emplea a 59,6 millones de personas en el sector primario de la pesca de captura y la acuicultura. De ellos; 40,3 millones en la pesca y 19,3 millones en la acuicultura, y cerca del 14% son mujeres, según datos de 2016 de la FAO, que esta edición dedica la efeméride a la lucha por el trabajo decente. "Más de 200 millones de trabajadores están vinculados con el sector, de sus ingresos dependen sus vidas. Y 25 de ellos son víctimas de trabajo forzoso, el 80% en el sector privado. Hay que reforzar la lucha contra las prácticas abusivas. Es una de las profesiones más peligrosas del mundo, hay accidentes mortales, y a bordo se es más sensible a los abusos, también psicológicos y sexuales", ha declarado Moussa Oumarou, director de operaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), durante la jornada 'Los derechos laborales son derechos humanos: trabajar juntos para garantizar los derechos de los pescadores y reforzar la lucha contra el tráfico y el trabajo forzoso en el sector pesquero', celebrada en Roma este miércoles. En la imagen, embarcaciones en Santa Rosa de Salinas, Ecuador. FAO
  • En 2016, la producción total de pescado alcanzó su máximo histórico con 171 millones de toneladas capturadas, de las que el 88% se utilizaron para el consumo humano directo, según datos de la FAO. Una de las cuestiones clave que inciden en este sector es la extensa cadena de valor. Es decir, desde donde se obtiene el producto hasta que es servido. “El pescado puede provenir de un país, ser vendido a otro y consumido en un tercero. Son muchos los intermediarios y es difícil garantizar que se aplican las reglas entre proveedores. Todavía hay situaciones inaceptables en muchos países", indica Audun Lem, director de pesca y acuicultura de la FAO. Las distintas agencias de la ONU cuentan con numerosos acuerdos y convenios para evitar estas situaciones, a los que se suman los países de forma individual. "Pero hay un porcentaje alto de desprotección fuera de las fronteras. Son grandes viajes, donde es difícil una inspección de trabajo, que los empleados se sindiquen o que disfruten de pensiones", añade Oumarou. En la imagen, un hombre con un atún en Abiyán, Costa de Marfil.
    3En 2016, la producción total de pescado alcanzó su máximo histórico con 171 millones de toneladas capturadas, de las que el 88% se utilizaron para el consumo humano directo, según datos de la FAO. Una de las cuestiones clave que inciden en este sector es la extensa cadena de valor. Es decir, desde donde se obtiene el producto hasta que es servido. “El pescado puede provenir de un país, ser vendido a otro y consumido en un tercero. Son muchos los intermediarios y es difícil garantizar que se aplican las reglas entre proveedores. Todavía hay situaciones inaceptables en muchos países", indica Audun Lem, director de pesca y acuicultura de la FAO. Las distintas agencias de la ONU cuentan con numerosos acuerdos y convenios para evitar estas situaciones, a los que se suman los países de forma individual. "Pero hay un porcentaje alto de desprotección fuera de las fronteras. Son grandes viajes, donde es difícil una inspección de trabajo, que los empleados se sindiquen o que disfruten de pensiones", añade Oumarou. En la imagen, un hombre con un atún en Abiyán, Costa de Marfil. FAO
  • "Es un sector muy globalizado y se requiere una cooperación más fuerte. Necesitamos perseguir estos delitos, son cuestiones por las que se debería ir a la cárcel. Debería de haber controles eficaces del estado en los puertos, en los buques de pesca... Adoptar los reglamentos pertinentes y apoyarlos con regímenes de inspección adecuado, favorecer la negociación colectiva, concienciar a los consumidores…”, enumera en el encuentro en Roma Luz Baz, inspectora de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte, que ha revisado las condiciones de pescadores en países de Asia y África. En la imagen, un pescado en una red en la Franja de Gaza.
    4"Es un sector muy globalizado y se requiere una cooperación más fuerte. Necesitamos perseguir estos delitos, son cuestiones por las que se debería ir a la cárcel. Debería de haber controles eficaces del estado en los puertos, en los buques de pesca... Adoptar los reglamentos pertinentes y apoyarlos con regímenes de inspección adecuado, favorecer la negociación colectiva, concienciar a los consumidores…”, enumera en el encuentro en Roma Luz Baz, inspectora de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte, que ha revisado las condiciones de pescadores en países de Asia y África. En la imagen, un pescado en una red en la Franja de Gaza. FAO
  • “Fundamentalmente son necesarios dos esfuerzos clave. La lucha por el trabajo digno y las condiciones laborales, y alcanzar la seguridad laboral en embarcaciones, fábricas... Son muchos los casos en los que los migrantes, indocumentados, son explotados con impunidad”, ejemplifica Audun Lem, que insta a reforzar la voluntad política para trabajar en los reglamentos que faciliten estas debilidades de la industria. "Los migrantes requieren una atención especial. Se les confiscan los documentos de identidad, se ven sometidos a horarios abusivos, pagas incompletas, abandonos...", ha añadido Oumarou en Roma. En la imagen, migrantes africanos y de Oriente Medio desembarcan despúes de ser rescatados por un barco italiano.
    5“Fundamentalmente son necesarios dos esfuerzos clave. La lucha por el trabajo digno y las condiciones laborales, y alcanzar la seguridad laboral en embarcaciones, fábricas... Son muchos los casos en los que los migrantes, indocumentados, son explotados con impunidad”, ejemplifica Audun Lem, que insta a reforzar la voluntad política para trabajar en los reglamentos que faciliten estas debilidades de la industria. "Los migrantes requieren una atención especial. Se les confiscan los documentos de identidad, se ven sometidos a horarios abusivos, pagas incompletas, abandonos...", ha añadido Oumarou en Roma. En la imagen, migrantes africanos y de Oriente Medio desembarcan despúes de ser rescatados por un barco italiano. FAO
  • La explotación infantil se perfila como otros de los desafíos del sector. Un informe realizado por al OIT en Paraguay en 2015 revelaba que el 5,5% de los niños, niñas y adolescentes en trabajo infantil se ocupaban en el sector de pesca o piscicultura; 21.123 menores de cinco a 17 años. Entre las actividades que concentraban la mayor cantidad de menores se encuentra el manejo de anzuelo o arpones, la preparación de carnada y la limpieza de los peces. "Ningún país puede recurrir al trabajo infantil, hay que castigar a quien lo practica y compensar a las víctimas", han declarado en el encuentro desde la Misión Permanente de Observación de la Santa Sede y el Apostolado del Mar, que organiza el encuentro con la FAO en Roma. En la imagen, menores con un barco de juguete, en Ghana.
    6La explotación infantil se perfila como otros de los desafíos del sector. Un informe realizado por al OIT en Paraguay en 2015 revelaba que el 5,5% de los niños, niñas y adolescentes en trabajo infantil se ocupaban en el sector de pesca o piscicultura; 21.123 menores de cinco a 17 años. Entre las actividades que concentraban la mayor cantidad de menores se encuentra el manejo de anzuelo o arpones, la preparación de carnada y la limpieza de los peces. "Ningún país puede recurrir al trabajo infantil, hay que castigar a quien lo practica y compensar a las víctimas", han declarado en el encuentro desde la Misión Permanente de Observación de la Santa Sede y el Apostolado del Mar, que organiza el encuentro con la FAO en Roma. En la imagen, menores con un barco de juguete, en Ghana. FAO
  • “Si no hay transparencia en la cadena de valor es imposible que lleguemos a nuevos fines", ha declarado en Roma Aurora de Blas Carbonero, directora del subcomité del Comercio Pesquero de la FAO, que aboga por trabajar en la conciencia del consumidor para avanzar en las mejoras sociales. "Si podemos concienciarlo, sabrá que es un trabajo difícil, peligroso y costoso y que esas personas que lo realizan se merecen un empleo digno. No se trata de hablar más, se trata de actuar", ha alentado. “Las empresas cada vez están más interesadas en trabajar con la pesca sostenible para salvaguardar el valor de la marca. Y no arriesgar con prácticas no aceptables", añade Lem, que insta también a regularizar el sector para aumentar el control. “Sobre todo las pequeñas y medianas empresas, no pueden beneficiarse de subvenciones o ayudas porque trabajan de manera informal”. En la imagen, alimentos en una piscifactoría en Porto Farina, Túnez.
    7“Si no hay transparencia en la cadena de valor es imposible que lleguemos a nuevos fines", ha declarado en Roma Aurora de Blas Carbonero, directora del subcomité del Comercio Pesquero de la FAO, que aboga por trabajar en la conciencia del consumidor para avanzar en las mejoras sociales. "Si podemos concienciarlo, sabrá que es un trabajo difícil, peligroso y costoso y que esas personas que lo realizan se merecen un empleo digno. No se trata de hablar más, se trata de actuar", ha alentado. “Las empresas cada vez están más interesadas en trabajar con la pesca sostenible para salvaguardar el valor de la marca. Y no arriesgar con prácticas no aceptables", añade Lem, que insta también a regularizar el sector para aumentar el control. “Sobre todo las pequeñas y medianas empresas, no pueden beneficiarse de subvenciones o ayudas porque trabajan de manera informal”. En la imagen, alimentos en una piscifactoría en Porto Farina, Túnez. FAO
  • La ONG Marine Stewardship Council (MSC), que certifica con un sello las prácticas de pesca sostenible, insta al sector y a los consumidores a que soliciten estándares de calidad. "La pesca sostenible implica dejar suficientes peces en el mar, respetar los hábitats de las especies y garantizar así que las personas que dependen de la pesca puedan mantener su medio de vida en el futuro", indica la entidad, que detalla que de los 1.119 millones de kilos de pescado y marisco que se consumieron en España en 2017, menos del 1% contaba con la certificación azul de pescado sostenible que gestiona la entidad. Un informe reciente de la FAO revela que 5,8 millones de pescadores en el mundo viven con menos de un dólar al día, por lo que viven en la llamada pobreza extrema. En la imagen, una mujer recoge almejas en Puerto Zabbusa, en el Golfo de Gabés, en Túnez.
    8La ONG Marine Stewardship Council (MSC), que certifica con un sello las prácticas de pesca sostenible, insta al sector y a los consumidores a que soliciten estándares de calidad. "La pesca sostenible implica dejar suficientes peces en el mar, respetar los hábitats de las especies y garantizar así que las personas que dependen de la pesca puedan mantener su medio de vida en el futuro", indica la entidad, que detalla que de los 1.119 millones de kilos de pescado y marisco que se consumieron en España en 2017, menos del 1% contaba con la certificación azul de pescado sostenible que gestiona la entidad. Un informe reciente de la FAO revela que 5,8 millones de pescadores en el mundo viven con menos de un dólar al día, por lo que viven en la llamada pobreza extrema. En la imagen, una mujer recoge almejas en Puerto Zabbusa, en el Golfo de Gabés, en Túnez. FAO