Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Coordinado por Carolina García

Osteoporosis, la enfermedad silenciosa

Cerca de dos millones de mujeres presentan esta enfermedad en España. Una prevalencia que aumenta con la edad y que se estima padece una de cada cuatro postmenopáusicas

La protagonista de este artículo no es otra que mi madre. Y tiene osteoporosis. Con 80 años, su relación con esta enfermedad esquelética no es actual, comenzó unas décadas atrás cuando los dolores en la zona baja de la espalda y, sobre todo, en cada uno de los extremos de las caderas empezaron a hacerse constantes. Las consultas al médico de cabecera se hicieron más continuas y durante los años siguientes la realización de varias radiografías de la zona afectada confirmó la disminución progresiva de la densidad de masa ósea. La osteoporosis provocó, hace más de un año, el que tuviera que ser intervenida quirúrgicamente de urgencias por rotura de la cadera derecha. No sufrió un traspié, ni se golpeó, ni hizo un mal gesto, ni se cayó… simplemente, se “rompió”.

Mi madre forma parte de los cerca de dos millones de mujeres que presentan osteoporosis en nuestro país. Una prevalencia que aumenta con la edad y que se estima padece una de cada cuatro mujeres postmenopáusica (a partir de los 50 años, aproximadamente). Un porcentaje que aumenta al 40% en mujeres con edades comprendidas entre los 70 y 79 años. En el caso de los hombres, esta enfermedad afecta al 11,3%.

Dalifer Freites, reumatóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario, dice que “la osteoporosis no suele dar ningún síntoma hasta que no se producen las fracturas. Pueden producir además de dolor otros síntomas o secuelas como la disminución de la estatura o deformidad de la columna, en el caso de las fracturas vertebrales. Las fracturas de cadera necesitan hospitalización e intervención en prácticamente todos los casos”. Las localizaciones más frecuentes de las fracturas por fragilidad (espontáneas, sin golpe previo directo) son la columna vertebral, la cadera, el antebrazo distal (muñeca) y el húmero proximal.

Perfil del paciente con osteoporosis

El tipo de paciente más proclive a padecer osteoporosis, afirma Pablo de Lucas, cirujano ortopédico, es una mujer que fuma, lleva una vida sedentaria, con una mala alimentación que consume bebidas alcohólicas y que está en la menopausia o premenopausia. “Todos estos factores influyen, sin duda, en el desarrollo de la enfermedad, pero también se pueden establecer causas genéticas, enfermedades metabólicas o aquellas en el que el uso de corticoides ha sido amplio y durante mucho tiempo”, sostiene de Lucas.

Según afirma Dalifer Freites, los pacientes con diagnóstico de osteoporosis irán aumentando debido a la estrecha relación con el progresivo envejecimiento de la población. En este sentido, el Global Burden of Diseases ha demostrado que el impacto de las fracturas osteoporóticas en la salud, desde el punto de vista de morbimortalidad y disminución de la calidad de vida, es elevado.

Un impacto, el de las fracturas por osteoporosis, que ha supuesto un coste para el sistema sanitario español de 4.200 millones de euros en 2017 y que se prevé aumente hasta los 5.500 millones en 2030, según datos facilitados durante el encuentro informativo sobre Salud de la Mujer: Impacto socioeconómico de la fractura por osteoporosis, impulsado por FHOEMO, SEIOMM y AECOSAR, con la colaboración de la farmacéutica biotecnológica AMGEN y la biofarmacéutica UCB.

La osteoporosis está considerada una epidemia mundial en mujeres postmenopáusicas. De hecho, se calcula que en el mundo se produce una fractura por fragilidad derivada de la osteoporosis cada tres segundos. Su incidencia en España es de 330.000 fracturas osteoporóticas en 2017 y se estima que aumentarán a 420.000 en 2030. Por ese motivo el doctor Santiago Palacios, presidente de FHOEMO, ha recalcado “la necesidad de crear unidades especializadas de fractura con equipos multidisciplinares en todos los hospitales donde se puedan diagnosticar y tratar todos los aspectos de la osteoporosis”.

El trabajo multidisciplinar esencial en su diagnóstico

El diagnóstico de esta enfermedad ha mejorado en los últimos años con el cribaje en asistencia primaria y en la prevención de causas secundarias y se cuenta con un gran abanico de herramientas para su diagnóstico y así adaptar el tratamiento. Pero, pese a estas mejoras, Dalifer Freites insiste en la necesidad de que “los pacientes sean identificados por el profesional sanitario mediante una estrategia de búsqueda de caso, basada en el antecedente de una o más fracturas por fragilidad, y la correcta evaluación de los factores de riesgo clínicos significativos (edad avanzada, bajo peso, antecedentes personales y familiares de fractura, tratamiento con corticoides, hábito tabáquico o consumo de alcohol). En determinados grupos de pacientes, principalmente ancianos y mujeres posmenopáusicas, debemos mantener un grado de sospecha y realizar la búsqueda de estos factores de riesgo de forma activa”.

Por ello, Dalifer Freites reitera que “el trabajo multidisciplinar en el manejo de las fracturas osteoporóticas es fundamental. Una gran parte de los individuos mayores de 50 años, con fractura aguda después de una caída no son estudiados o tratados para prevenir otras fracturas”. Actualmente, argumenta esta experta en reumatología, “existen unidades que se encargan de estudiar y tratar a los pacientes con fractura por fragilidad (bajo impacto) para así reducir el riesgo de nuevas fracturas. Estas unidades suelen contar con la participación de profesionales de varias especialidades médicas, la acción de enfermería y de rehabilitadores. Estudios publicados demuestran que este tipo de unidades en comparación con la asistencia estándar, reducen la mortalidad debido a la menor incidencia de nuevas fracturas”.

¿Cuáles son las recomendaciones que tanto hombres como mujeres deberían poner en la práctica en su día a día para mantener los huesos en las mejores condiciones posibles? En opinión de Santiago Palacios, es necesario un concepto global de mantenimiento a lo largo de toda la vida para intentar llegar a una edad avanzada con la máxima masa ósea. Unos requerimientos, que tal y como apunta el presidente de Fhoemo, “aumentan según la edad, de tal manera que el mantenimiento del ejercicio físico, la ingesta de calcio (1200 mgr/día), vitamina D (800UI/día) y la toma de proteína para el mantenimiento de la masa muscular, son imprescindibles”.

Además, los expertos coinciden en señalar que la infancia desempeña un papel importante en la prevención de la osteoporosis en un futuro porque la masa ósea se va logrando a lo largo de la infancia y la adolescencia y continua más allá de alcanzada la estatura final, hasta que se completa el “pico de masa ósea”, normalmente, entre los 20 y 30 años. A partir de este momento, existe una pérdida natural de masa ósea. Por ello, Dalifer Freites reitera “la importancia de promover hábitos de vida saludable, especialmente en la adolescencia, debido a que es la época de la vida en la que se adquiere masa ósea, que supondrá la reserva para el futuro”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información