Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Proyectos que mejoran el mundo

Proyectos que mejoran el mundo

Los Premios Rolex a la Iniciativa impulsan y promueven aquellos proyectos de distintas áreas que muestran su capacidad para innovar y lograr avances comunes para toda la sociedad.

Avanzar hacia un futuro mejor de manera conjunta es una tarea de precisión. Tender los puentes necesarios para que la innovación, el afán de superación y la búsqueda de nuevas vías para que la vida sea cada vez más sencilla para todos en una búsqueda que requiere tiempo y esfuerzo. Desde 1976, Rolex se propuso apoyar de manera activa a todos aquellos proyectos, de diferentes disciplinas, para que se pudiesen convertir en una realidad. El 50º aniversario del cronómetro Oyster marcó el inicio, en 1976, de los Premios Rolex a la Iniciativa, parte de su actividad filantrópica que ha sido constante desde entonces.

Los galardones tienen una doble finalidad: por un lado, sirven para reconocer la labor de aquellos que buscan mejorar el mundo a través de sus trabajos e investigaciones. Por otro lado, permite que los proyectos que han puesto en marcha, en muchos casos con escaso o nulo acceso a vías de financiación, puedan llegar a desarrollarse plenamente, ya que en la naturaleza de los premios se encuentra el hecho de que se dirigen a proyectos de nueva realización.

Proyectos que mejoran el mundo

Cada proyecto galardonado recibe una subvención de 100.000 francos suizos (unos 87.000 euros), destinados a la realización de sus proyectos. Entre los elegidos a lo largo de estos más de cuarenta años de galardones se encuentran iniciativas de todo tipo: avances tecnológicos, proyectos para mejorar la calidad de vida en países en desarrollo, de protección del hábitat natural o de preservación de especies en peligro de extinción.

Algunos de los premiados en las últimas ediciones han realizado labores tan diversas y fundamentales como el británico Andrew Bastawrous, que ha desarrollado un sencillo kit que puede ser utilizado junto a un Smartphone para detectar enfermedades oculares. O la alemana Vreni Häussermann, que se ha propuesto crear una base de datos de la fauna marina en la Patagonia para ayudar a su identificación y preservación. El ingeniero biomédico Conor Walsh, por su parte, ha trabajado en el campo de la robótica para ayudar a pacientes con problemas de movilidad o Parkinson.

El proceso de selección de los proyectos ganadores sigue un riguroso sistema para asegurar que las propuestas recibidas son valoradas y se adaptan al espíritu de la iniciativa. Un grupo internacional de expertos, renovado en cada edición, busca en base a criterios de viabilidad del proyecto, originalidad y potencial para crear un cambio en la sociedad.