Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La salvación baja del cielo en avioneta

Los Flying Doctors sobrevuelan África desde la década de los cincuenta para socorrer a enfermos en zonas remotas del continente

Un doctor de Flying Doctors evacúa a un niño en un avión hacia un hospital en los años 60, al inicio de la organización.
Un doctor de Flying Doctors evacúa a un niño en un avión hacia un hospital en los años 60, al inicio de la organización.

En 1957, en una granja a los pies del Kilimanjaro se juntaron un británico, un neozelandés y un estadounidense. Y no, no es un chiste; al contrario, es una historia muy seria que ha salvado muchas vidas en África. Los tres eran médicos y llevaban tiempo en el continente. Intercambiaban, aquella tarde de domingo, experiencias y opiniones sobre la enormidad del territorio, las largas distancias a recorrer, la escasez de facilidades médicas, especialmente en las zonas rurales, la precariedad y pobreza de las infraestructuras, sobre todo de las carreteras para llegar a pueblos y aldeas… Les preocupaba, de manera singular, la posibilidad de acercar una sanidad de calidad a las zonas más remotas del este de África, un territorio más grande que la actual Unión Europea.

De esta manera, Michael Wood, Archibald Mcindoe y Tom Rees fundaron los Flying Doctors. Pronto, con la ayuda de una avioneta pudieron llegar a los dispensarios y hospitales más lejanos, normalmente, en manos de misioneros, para prestar sus servicios, entre los que se encontraba la cirugía plástica. Se trataba de facilidades médicas con escasez de médicos y muy pocos enfermeros que, en el mejor de los casos, podían ofrecer una asistencia sanitaria básica. Igualmente eran precarios los lugares en los que se veían obligados a aterrizar. No había aeropuertos ni pistas aéreas por lo que utilizaban caminos trazados en la selva o cualquier lugar, ligeramente plano, donde pudiera posarse la avioneta.

Con la ayuda de una avioneta pudieron llegar a los dispensarios y hospitales más lejanos

En 1960, los tres pioneros consiguieron dos aviones más. El trabajo se multiplicaba y empezaban a evacuar personas y a acercarlas a los hospitales donde podían recibir la atención médica de la que carecían en sus aldeas.

En 1964, se unió al grupo la doctora francesa Anne Spoerry, conocida por los masáis como Mama Daktari. Con 45 años aprendió a pilotar un avión y desde entonces su presencia se hizo imprescindible por África oriental. Fue también en este tiempo cuando los Flying Doctors decidieron que además de lo que ya hacían necesitaban reforzar el aspecto preventivo de la medicina. Así nacieron las clínicas móviles que a lomos de varios Land Rovers llegaban hasta las aldeas más incomunicadas con campañas de cirugía, oftalmología, inmunización…

Un avión de Amref Fying Doctors listo para despegar rumbo a una misión desde el aeropuerto Wilson de Nairobi.
Un avión de Amref Fying Doctors listo para despegar rumbo a una misión desde el aeropuerto Wilson de Nairobi.

Desde entonces la labor de los Flying Doctors no ha dejado de crecer y de salvar vidas. Solo en el año 2017, por ejemplo, evacuaron a 868 pacientes y sus aviones volaron 825.127 millas. En esta organización está el origen de Amref Health Africa, conocida en España como Amref Salud África, una ONG que opera en casi toda el continente. Su sede central está en Nairobi y el 97% del personal que trabaja en ella es africano. Este año ha sido galardonada con el Premio princesa de Asturias de cooperación internacional. Hoy día las dos organizaciones funcionan de forma autónoma.

El personal de guardia recibe el aviso de una emergencia en la sede de Amref Flying Doctors en Nairobi.
El personal de guardia recibe el aviso de una emergencia en la sede de Amref Flying Doctors en Nairobi.

Los Flying Doctors siguen en el mismo sitio donde comenzaron, en el aeropuerto Wilson de Nairobi, de donde en la actualidad salen las avionetas que transportan a los turistas hasta los safaris del interior del país. Sus instalaciones han crecido y se han modernizado. En la sala de mando, suena el teléfono y uno de los dos operadores lo descuelga: “Flying Doctors, mi nombre es Festus, ¿cómo puedo ayudarle?” Él y su compañera reciben la primera información, preguntan para aclarar los detalles y pasan los detalles a una mesa de control. Allí son analizados y en cuestión de minutos se toma una decisión. Esta puede consistir en enviar alguna de las ambulancias aparcadas bajo la sala de control o, en caso de tratarse de un accidente o enfermo que está en una zona alejada de la ciudad o remota y necesite ser evacuado, se decide si enviar un helicóptero o un avión.

Los beneficios que genera Flying Doctors se destinan a financiar proyectos de Amref Salud África por todo el continente

En este caso la orden se pasa al centro de control aéreo que está en la sala contigua. En cuestión de minutos se pone en movimiento la operación. La enfermera de guardia revisa que la mochila con los primeros auxilios está completa. El avión ambulancia es remolcado fuera del hangar y acercado a la pista de aeropuerto. El piloto revisa que todo esté en orden. El médico y la enfermera suben y en pocos minutos la nave despega rumbo a su destino.

Effraim Kanuri, piloto de Amref Flying Doctors, antes de partir para evacuar a un paciente.
Effraim Kanuri, piloto de Amref Flying Doctors, antes de partir para evacuar a un paciente.

Effraim Kanuri, uno de los pilotos que está de guardia comenta que quizás uno de los principales retos que tienen es el de saber dónde pueden aterrizar. “Hay que hacerlo lo más cercano posible al lugar en el que se encuentra el paciente. Primero indagamos si puede ser acercado a algunas de las pistas de aterrizaje que tenemos localizadas; de otra forma, hay que buscar una alternativa. También es muy importante conocer el estado de estas instalaciones. La mayoría son de tierra, en zonas rurales y, a veces, las lluvias las erosionan”.

Hoy día, Flying Doctors es una empresa social que trabaja con más de 200 aseguradoras y que tiene incluso su propia oferta de seguros. Los beneficios que genera se destinan a financiar proyectos de Amref Salud África por el continente.


Puedes seguir ÁFRICA NO ES UN PAÍS en Twitter y Facebook.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información