Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paola de Bélgica sufre un derrame cerebral

La reina, que se encontraba en Venecia, será repatriada a su país, según informa la casa real belga

Paola de Belgica
Paola de Bélgica, de 81 años. EFE

El estado de salud de la reina Paola preocupa en Bélgica. La madre del rey Felipe, de 81 años, sufrió en la noche de este martes un derrame cerebral en Venecia (Italia), y será trasladada esta tarde a su país, según ha informado la cadena belga RTBF. Su llegada se espera en la base militar de Melsbroek, aledaña al aeropuerto de Bruselas. La Casa Real no ha concretado por ahora la gravedad de la dolencia. "Debido a un problema de salud, Su Majestad la Reina Paola será repatriada a Bélgica durante el día para seguir exámenes médicos", ha indicado en un comunicado sin mencionar el derrame. Medios belgas informan sin embargo de que su vida no corre peligro: está consciente y puede hablar y caminar con normalidad.

La reina Paola, de origen italiano, es la esposa del rey Alberto II, cuyo reinado se extendió durante dos décadas, entre 1993 y 2013, cuando abdicó en favor de su hijo Felipe. En los últimos años se ha enfrentado a diversos problemas de salud. En septiembre 2015, tuvo que mantener un periodo de reposo total debido a una arritmia cardiaca. A finales de 2016 sufrió una fractura de vértebras que la tuvo hospitalizada una semana en la clínica bruselense de Saint-Luc. Y en febrero de 2017 se fracturó el cuello del fémur en una nueva caída.

Esos sucesivos contratiempos no han evitado que haya realizado apariciones públicas puntuales. Hace solo cinco meses, en abril, asistió a una conferencia sobre la situación de los menores inmigrantes en Europa. Allí posó sonriente junto a la presidenta de Malta y representantes de organizaciones sociales de apoyo a los migrantes como Missing Children Europe, asociación a la que apadrina.

Los reyes actuales y eméritos de Bélgica: Matilde, Felipe, Alberto y Paola, en una misa en febrero de 2018.
Los reyes actuales y eméritos de Bélgica: Matilde, Felipe, Alberto y Paola, en una misa en febrero de 2018. GTRESONLINE

Nacida como princesa Paola Ruffo di Calabria el 11 de septiembre de 1937 en Forte dei Marmi (Italia), una estación balnearia donde su familia poseía una casa de veraneo, Paola es la más joven de los siete hijos del príncipe Fulco Ruffo di Calabria, héroe de aviación de la Primera Guerra Mundial, y la condesa Luisa Gazelli. La futura reina pasó toda su juventud en Roma, donde conoció, a los 21 años, al príncipe Alberto en una recepción organizada en la embajada de Bélgica al margen de las ceremonias de entronización del papa Juan XXIII.

Es madre de tres hijos, la princesa Astrid, el príncipe Laurent y el ahora rey Felipe. Y su llegada al palacio de Laeken supuso un soplo de aire fresco, no solo por su belleza —dicen que hubiera podido hacer carrera como modelo o como estrella de cine—, sino por sus maneras más relajadas frente a la estricta religiosidad de su antecesora, la reina Fabiola.

Pese a su salida del trono real belga, la vida privada de su marido, Alberto II, ha seguido dando titulares en fechas recientes. La escultora Delphine Boël lleva años luchando por que se reconozca que es hija del monarca, y la justicia belga podría pedir una prueba de ADN en los próximos meses. Su madre es Sybille de Selys Longchamps, una aristócrata con la que el rey Alberto mantuvo una relación durante 18 años, y que desveló que el matrimonio real estuvo dos veces al borde del divorcio, con todos los flecos legales ya cerrados.