Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vergüenza

Me sonrojo de que haya españoles entre los promotores y apologetas del chavismo, de que los haya hoy para disculpar a Maduro

Vergüenza

El squire Trelawney, entusiasta y bobalicón mecenas del viaje de la Hispaniola a la isla del tesoro, contó a sus amigos que una vez, regresando de América en un barco de pasajeros, avistaron a lo lejos el pabellón negro de Flint, el pirata. “Todos se echaron a temblar y yo, Dios me perdone, me alegré de que fuese inglés”. No soy tan patriota como para celebrar las fechorías de mis conciudadanos, aunque me alegro sinceramente de sus (¡nuestros!) éxitos deportivos, literarios, cinematográficos, científicos... Y en ese gozo compartido incluyo al resto de los países hispanoamericanos, elenco del que España creo que forma parte como uno más. Pero esos sentimientos extensivos e inclusivos tienen fecha de caducidad... y ciertos límites prudenciales. Por eso me cuesta fingir pesadumbre cuando se me reprochan abusos de hace siglos, los cometiese Francisco Pizarro en Perú o el general Santa Anna en Texas. Y desde luego sostengo que la responsabilidad de los actos es de quien los lleva a cabo, no de sus compatriotas o de sus parientes. Sea para bien o para mal...

Sin embargo, ahora siento una agobiante sensación de vergüenza cuando veo lo que está ocurriendo en Venezuela. Me sonrojo de que haya españoles entre los promotores y apologetas del chavismo, de que los haya hoy para disculpar a Maduro. Son los nuevos encomenderos, los virreyes del peor imperialismo: el colectivismo incompetente, liberticida y mentiroso. Busquen sus caras en YouTube, las conocen de nuestras televisiones. Y cuando oigo a esos colegas ideológicos de quienes han dejado a los venezolanos sin medicinas, sin alimentos, sin maestros... pontificar contra los recortes en sanidad o educación que según ellos trajo el PP a España y presentarse como necesaria alternativa, siento más vergüenza todavía. Pero sobre todo siento miedo.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.