Soon-Yi Previn sale en defensa de Woody Allen y sus hermanos la atacan

La pareja del cineasta e hija adoptiva de Mia Farrow concede una entrevista para defenderle de las acusaciones de abuso sexual y tachar de cruel a su madre

Woody Allen y Soon-Yi Previn, en Cannes.
Woody Allen y Soon-Yi Previn, en Cannes.Matt Sayles (AP)

Hay un nuevo capítulo en el culebrón de la familia Allen-Farrow. Soon-Yi Previn, la hija adoptiva de Mia Farrow y esposa de Woody Allen, ha hablado este domingo en una entrevista con la revista New York Magazine sobre su relación con el cineasta. Soon-Yi Previn lleva dos décadas casada con Woody Allen y siempre ha tratado de llevar una vida discreta. Ahora ha salido en defensa del director de cine contra las acusaciones de abuso por parte de Dylan Farrow, su hermana adoptiva, y lo hace cargando contra su madre, Mia Farrow. Les acusa de estar aprovechándose del movimiento #MeToo con la intención de hacer daño a Allen. 

Más información
Dylan Farrow relata en televisión los abusos de Woody Allen
Woody Allen: “Yo debería ser la cara del #MeToo”
Moses Farrow sale en defensa de Woody Allen y acusa a su madre de malos tratos

Previn tiene actualmente 47 años. Hace 25 que se hizo pública su relación con el afamado cineasta, 35 años mayor que ella. Y ha sido ahora cuando ha decidido romper su silencio en una entrevista con The New Magazine porque considera que lo que está pasando con Allen es “preocupante” e “injusto”. El artículo se apoya en varias conversaciones que la periodista Daphne Merkin tuvo con ella en su residencia en el Upper East Side neoyorquino.

Woody Allen participó en uno de los encuentros para decir que se había convertido en un “paria”. “La gente piensa que soy el padre de Soon-Yi, que la violé y me casé con mi hija menor de edad y retrasada”, argumenta para defenderse. Su esposa señala que toda una generación ha escuchado estas historias y afirma que Mia Farrow está tratando de presentar a Dylan —que ahora tiene 32 años— como una “víctima”.

Soon-Yi Previn fue adoptada en 1978 mientras Mia Farrow estaba casada con Andre Previn. Un año después, la actriz comenzó su relación con Woody Allen. Soon-Yi admite en la entrevista que todos los hermanos odiaban al principio a Allen, que no lo veían como un padre. También confiesa que su relación con Mia Farrow era como “el agua y el aceite” y describe su carácter abusivo, que les gritaba, insultaba y golpeaba con frecuencia. Moses Farrow, otro de los hijos adoptivos, contó algo similar en mayo, cuando salió en defensa del director.

Mia Farrow y su hija Dylan en la Gala 100 TIME, en abril de 2016.
Mia Farrow y su hija Dylan en la Gala 100 TIME, en abril de 2016.CORDON PRESS

Soon-Yi afirma que nunca le gustó Mia Farrow. “Recuerdo la primera vez que le miré a los ojos”, dice. También habla por primera vez de que tiene un problema de aprendizaje. Asegura que no lo ha dicho nunca porque su madre adoptiva le hizo sentir vergüenza. “Me cogía por los pies y me colocaba boca abajo para que la sangre me llegara a la cabeza, como si así fuera a hacerme más lista", relata. Sin embargo, dice que su relación con Woody Allen era como la de dos imanes.

Sí lamenta que Farrow encontrara las fotos que Allen le hizo desnuda, “tuvo que ser horrible para ella. Fue una traición por parte de los dos”, reconoce. Relata que su instinto le llevó a negar la relación en un primer momento . Pero cuando Farrow le dijo que tenía las fotos, se sintió atrapada. “Por supuesto que me pegó una bofetada”, recuerda, “y después llamó a todo el mundo. No pudo contener la situación: la hizo propagarse como un fuego”.

El abuso denunciando por Dylan Farrow se produjo antes de que Woody Allen y Soon-Yi Previn iniciaran su relación. La hija de la actriz Mia Farrow lo reveló en una entrevista con la revista Vanity Fair hace cinco años y volvió a relatarlo por carta a The New York Times un año después. Pero no fue hasta el pasado enero, en una entrevista con el programa This Morning de la CBS, cuando se denuncia retumbó con fuerza. El cineasta siempre negó estas acusaciones. Tampoco ha sido procesado en Estados Unidos.

La entrevista de su esposa se publica unas semanas después de que trascendiera que el cineasta se está tomando una pausa creativa, la primera desde 1981. El afamado director, que tiene en estos momento un contrato con los estudios de Amazon, está teniendo dificultades para encontrar dinero con el que financiar sus próximos proyectos.

En cualquier caso la entrevista ha sido recibida con cierto recelo porque es conocido que Daphne Merkin y Woody Allen son amigos desde hace más de 40 años. El artículo no recoge citas ni de Mia Farrow ni de Dylan. Tampoco de Ronan Farrow, premiado con el Pulitzer por destapar las acusaciones contra el productor Harvey Weinstein.

Woody Allen abusó de mÍ cuanto tenía siete años”, insiste Dylan Farrow en una nota de prensa en la que califica de "asqueroso" que la revista haya accedido a publicar el artículo escrito “por la amiga de un depredador” con el propósito de “atacar la credibilidad de su víctima”. Su hermano Ronan, también se ha pronunciado en contra de la pareja de su padre. “Como hermano e hijo, estoy enfadado por el hecho de que New York Magazine participe en este tipo de trabajo. Como periodista, me sorprende la falta de cuidado de los hechos, la negativa a incluir testimonios de testigos que contradigan falsedades en esta pieza, y la imposibilidad de imprimir las respuestas de mi hermana", asegura el único hijo biológico de Allen y Farrow en un comunicado.

"Le debo todo lo que soy a Mia Farrow", añade. En su comunicado Ronan Farrow afirma que se trata de “vilipendiar” a su madre biológica. “Amamos y apoyamos a nuestra madre, siempre fue cariñosa y generosa. Ninguno de nosotros ha sido testigo de otra cosa que no sea el trato familiar en nuestro hogar, razón por la cual los tribunales otorgaron la custodia exclusiva a nuestra madre de todos sus hijos”, concluye en un texto que firma junto a siete de los hijos de la actriz, quien tuvo cuatro biológicos y adoptó a otros diez. 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS