Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maravillas, basuras y listas de Spotify

No son todas las que nos gustaría, pero el cartel del Sonorama tiene unas cuantas maravillosas músicas para esta edición. Algunas de ellas han contestado a un pequeño test de recuerdos y recomendaciones

La Plaza del Trigo durante el jueves del Sonorama 2018.
La Plaza del Trigo durante el jueves del Sonorama 2018. EFE

No hay ninguna coronando ningún día del cartel, pero ya hay nombres en la parte alta: Rozalén, la ella de Elyella, Morcheeba, Nathy Peluso, La Bien Querida, Soleá Morente... Hay más si buscamos en la letra pequeña: The Grooves, Joana Serrat, Miss Bolivia, Mow, Nat Simons, Pedrina, Patio Rosemary, Eme DJ o Virginia Maestro. Y más sin contamos con las mujeres que forman parte de bandas mixtas: Belly Hernández de Dorian, Nancy O y Nancy Travesti de las Nancys Rubias o Adriana Moscoso de Texxcoco. Pero sigue sin haber equilibrio: el año pasado, solo un 15% de los artistas de los principales festivales de música españoles fueron mujeres o incluían mujeres en sus formaciones. Para este Sonorama, hemos pedido a algunas de ellas que nos hagan una batería de recuerdos (buenos y malos) y que nos cuenten en qué andan poniendo el ojo, y la oreja, ahora. Y ha salido esto. 

Cristina Hills, The Grooves

Aquella maravilla de concierto

En el Sonorama del año pasado, el domingo en la Plaza del Trigo, aunque suene redundante, sí... La gente ya el sábado estaba muerta, cuando nos íbamos nosotras del festi esa noche veíamos a mucha gente marcharse y pensábamos que no iba a haber nadie el domingo. Como teníamos lo de Supersubmarina [el homenaje que se hizo al grupo tras su accidente el pasado año], pensamos que quizás salvaba algo. Llegamos y hacía mucho calor, ¡y estaba lleno! Hubo un momento al final del concierto que me salió el puchero, el bombero salió a regar, todo el mundo estaba contento. Sin ninguna duda ha sido el mejor momento.

Aquel concierto basura

No sé, la verdad. Este año están yendo todos guays. Y somos tan motivadas que nos da igual que no haya mucha gente, tenemos la filosofía que no importa si hay 20 o 2.000, porque son 20 que han querido venir. Quizás hace mucho tiempo, cuando la gente nos contrataba más por ser una banda de chicas y llegábamos y pensaban que hacíamos pop o nos preguntaban si hacíamos playback. Una vez se nos cayó el sonido en Mérida, en La Oveja Negra, un garito pequeñajo con 70 personas de aforo; de repente se quedó todo a oscuras, pero entonces se puso a tocar María la acústica y acabó siendo la hostia. Y este año hubo un momento que pensamos que no llegábamos, y que menuda mierda. Fue en el Interstellar en Sevilla, íbamos súper apuradas de tiempo para la prueba de sonido y nos comimos un desvío yendo por la carretera y nos retrasamos 45 minutos. Lanzamos los amplis en cuanto llegamos, yo ni siquiera me enteré de qué iba la movida pero al final también fue brutal, arrastramos gente de Juanito Macandé, que tocaban antes que nosotras, y como todo el mundo sabe, son los Rolling de Sevilla.

Eso que andamos escuchando

Justice, Rinôçérôse, Méndez, Rufus T. Firefly, Hercules and Love Affair, Belako, Kitai... Todo lo que tenga un punch y que sea 100% bailable, por encima de los 130 bpm.

Soleá Morente

Aquel concierto basura

En Murcia, en el (ya desaparecido) SOS 4.8, tocábamos como a las tres de la tarde y había una grúa en medio que al parecer no se podía mover, los técnicos nos dijeron que teníamos que cantar así. Y así cantamos, que además era con el primer disco y vino poquita gente. De verdad, tengo eso grabado a fuego, aunque luego tampoco fue tan mal... También hubo otro en Santiago de Compostela, en una plaza, con una tormenta increíble que cayó y con cinco personas de público…. Lo del sos fue en 2015. Primer disco, primera vez, apertura, luego vino gente poquita.

Aquella maravilla de concierto

En 2015, en el Sonorama, en el homenaje a mi padre junto mis hermanos Estrella y José y Los Evangelistas; fue una emoción continua que se me quedaba en la garganta y no me dejaba ni tragar saliva, no iba ni pa'rriba ni pa'bajo. Ver tantísima gente coreando el nombre de tu padre es muy muy intenso y muy emocionante.

Eso que ando escuchando

Axolotes Mexicanos, Carolina Durante y Rosalía.

Rozalén

Aquella maravilla de concierto

He dado muchísimos maravillosos conciertos, y los recuerdo todos como muy especiales. Pero me es inevitable pensar en mayo de este año, en el Palacio de los Deportes [WiZink Center] frente a 8.000 personas y sintiéndome igual que cuando tocaba en Libertad 8 delante de 40. Tuve la piel erizada de forma continua.

Aquel concierto basura

Fue en una feria de promotores, nos observaban con lupa y estaban como buscando todo el rato la pega, sin recibir la música. Eso no es la música. Yo estaba deseando bajar del escenario, cuando lo hice me eché a llorar y luego me arrepentí muchísimo de esa sensación. Pase lo que pase abajo no me puede superar.

Eso que ando escuchando

Una variedad guapa guapa: Calle 13, Drexler, Rosalía, Silvio Rodríguez, Bomba Estéreo, Kase. O... Pues eso, un pitoste.

Joana Serrat

Aquella maravilla de concierto

Fue hace poco, en las Coves de Sant Josep de la Vall d’Uixó, subida a una barca. Fue una experiencia alucinante, con una reverberación espectacular (con la obsesión que tengo yo con eso), con la gente escuchando parte del concierto en las barcas; será difícil de olvidar, fue bonito, mágico, distinto, brutal.

Aquel concierto basura

Fue hace mucho, al principio, no había sonido, no salió bien... No sé, no me acuerdo del todo, la verdad es que tengo mucha capacidad para olvidar aquello que me importa poco.

Eso que ando escuchando

Pues no es que me gusten sus discos especialmente, pero ahora estoy con Ray Lamontagne, Ouroboros (2016) me gustó muchísimo, me parece casi perfecto.

La Bien Querida (Ana Fernández-Villaverde)

Aquella maravilla de concierto

Pues las presentaciones en Madrid y Barcelona de mi último disco. La gente estaba muy entregada y fue emocionante y bonito. En Madrid además vinieron Jota y Muchachito... Es distinto un festival que un concierto tuyo, en el segundo sabes que la gente va a verte a ti, a escucharte a ti. En el primero nunca tienes claro si están ahí para esperar a que empiece otro concierto o porque quieren escucharte.

Aquel concierto basura

He tenido unos cuantos, pero me acuerdo uno horrible hace unos años cuando fui telonera de Julieta Venegas en Ciudad de México, en el Teatro Metropólitan, un sitio gigantesco. La gente iba a ver a Venegas, nosotros no habíamos llevado instrumentos y nos los dejaron allí; estaban todas las cuerdas oxidadas, los pedales no funcionaban, fue un desastre, estuvieron a punto de abuchearnos. Al final lo salvamos pero todo el rato pensaba que qué hacía ahí, quién me había mandado a mí meterme en eso... Luego volví a Ciudad de México unos años después, en el festival Vive Latino, y lo disfruté muchísimo.

Eso que ando escuchando

A Rosalía, esas dos canciones con El Guincho me han gustado mucho.

Miss Bolivia

Aquella maravilla de concierto

Un show para las Madres de Plaza de Mayo, celebrando el día de la Memoria, y cantando una canción compuesta exclusivamente para ellas.

Aquel concierto basura

Fue hace 2 años. Un técnico se tropezó con los cables y desenchufó todo el sistema de sonido para un público ansioso de 10.000 personas. Otro técnico fue y le pegó y se armó una riña arriba del escenario mientras intentábamos reconectar todo. Quisiera que ese show no hubiese existido. Me estresé mucho y luego el concierto fue como nervioso, cuando en realidad lo que más necesito es absoluto relax para poder fluir.

Eso que ando escuchando

Estoy escuchando trap argentino últimamente. Me gusta la nueva camada y la nueva escena del estilo en Argentina. No es lo que yo hago, pero sí me gusta mucho escucharlo.

Mow

Aquel concierto basura

Fue uno de mis primeros conciertos y fue en Siroco (en Madrid), lleno de gente. Había dos chicas en la primera fila manteniendo una conversación entre ellas tan alto que me estaba enterando y sin querer me metí en la conversación y mientras cantaba dije algo de lo que ellas estaban hablando. Estoy segura de que ellas se dieron cuenta, yo acabé aquel concierto medio en shock y muerta de la vergüenza.

Aquella maravilla de concierto

El del Sónar, el último que he hecho. Era el ambiente perfecto, la gente estaba súper interesada, con atención, yo estaba muy emocionada con tocar allí, sonaba genial, era todo perfecto, lo pasé super bien, hasta bailé, que no suelo hacerlo…

Eso que ando escuchando

Big Thief, Angel Olsen y Natalia Lafourcade.

Nat Simons

Aquella maravilla de concierto

El del Huercasa Country Festival en Riaza, en Segovia, en 2015. Fue mi primer concierto en un escenario tan grande, delante de miles de personas, en medio de la naturaleza mientras atardecía... De verdad, fue mágico y muy impresionante: por el ambiente, por el anochecer, por el olor, el entorno, había conexión con el público, algo especial.

Aquel concierto basura

Uno que no se llegó ni a hacer, en el Granada Experience. Llegamos al sitio después de hacernos 500 kilómetros, estábamos preparados para salir, habíamos calentado voces, y entonces nos paran y nos dicen que esperemos. Que esperemos. Tres o cuatro horas después de estar esperando nos dicen que no tocamos, que se había suspendido todo por un problema con el ruido o no sé qué. Me dejó de bajón, descolocada... Eso sí, luego me desquité en el siguiente que tuve, en Zaragoza. Y tengo también que hace ya unos años tuve la feliz idea de ponerme encima de un escenario en medio del campo con una única luz sobre mí, aquel foco atrajo a todos los bichos que había en cinco kilómetros, una mujer del público se levantó a rociarme de insecticida... Fue el concierto más cómico y caótico que he hecho.

Eso que ando escuchando

LP, la descubrí hace poco. Y Rosalía, que me ha sorprendido bastante la fusión que hace, es muy fuerte porque yo no escucho jamás ese tipo de música, me gusta la copla pero la de los cuarenta, mujeres como Estrellita Castro… Estoy también con novedades de música americana, me gustan mucho las listas de Spotify porque te descubren muchísimas cosas, y ya tú te vas quedando con lo que sí, como el grupo sueco First Aid Kit.

Pedrina

Aquella maravilla de concierto

El concierto que recuerdo con mayor cariño es el Vive Latino en el Foro Sol de la Ciudad de México. Un chico nos había escrito días antes, a través de redes sociales, pidiéndonos proponerle matrimonio a su novia durante el concierto; cuando salí a la tarima lo reconocí entre el público por una cartelera con el nombre de ella, los miré e hice la pregunta definitiva. La banda, el público y yo nos conmovimos muchísimo al reconocer el indiscutible “sí".

Aquel concierto basura

Salimos al escenario dos horas tarde por causa de la organización del evento. Al salir a tarima, en vez de recibir un aplauso, vi que las personas de las primeras mesas tenían los brazos cruzados y las caras largas, una persona incluso me miró y en señal de desaprobación me enseñó su reloj, yo no entendía qué estaba pasando, nunca nos había sucedido algo similar, salir a tarima siempre había sido el momento más lindo de cada show. Detuve la música y pregunté a la persona del reloj si quería que nos fuéramos, era una pregunta genuina, de verdad quería saber si era preferible irnos en caso de no ser bienvenidos, pensé que sería una de esas veces en la que al artista le caen tomates y latas de cerveza. Noté que el público (ya no solo las mesas de en frente, sino todo el lugar) había entendido mi comentario como un reclamo soberbio. Fueron los 45 minutos más largos de mi vida, estuve todo el tiempo intranquila, avergonzada y cuando por fin terminó el show me pude ir a camerino a llorar. Días después recibí en redes sociales las críticas de varios de los asistentes, me dolía cada uno y volvía a llorar; pero hubo uno que llamó mi atención por estar escrito muy respetuosamente, respondí ofreciendo mis disculpas y resultó ser precisamente la persona del reloj; así fue que la vida me permitió aprender la lección más importante de mi carrera artística hasta ahora.

Eso que ando escuchando

Mi Spotify contiene toda la música que me inspira, desde el Julio Jaramillo de los años cincuenta hasta el popular Drake de hoy. Sin embargo hay cosas que busco en la música cuando la oigo: producción musical, principalmente electrónica (MØ, Khalid, Kali Uchis, Rosalía), letras (las encuentro en la música vieja, adoro el bolero), y voces alternativas (Caloncho, Gepe, Nathy Peluso).

Patio Rosemary

Aquella maravilla de concierto y aquel concierto basura

Aquel concierto basura y aquella maravilla de concierto fue el mismo, con el que ganamos el premio a la mejor banda femenina del Ayuntamiento de Fuenlabrada y el que nos abrió la puerta a todas las cosas bonitas que nos están pasando ahora. Fue nuestro primer concierto y tuvimos un error de coordinación en una canción y nos fuimos cada una por nuestro lado. Un desastre.

Eso que ando escuchando

Sleater-Kinney, The Breeders, Underwater Tea Party y Sonic Youth.

Virginia Maestro

Aquella maravilla de concierto

El mejor recuerdo que tengo es de una sola canción que toqué hace un año y medio en un sitio con el que llevaba años soñando, el Bluebird Cafe de Nashville, un lugar mítico, muy pequeñito y muy especial. Me invitó un compositor en medio de su actuación, y salí, y toqué... Y no lo olvidaré jamás.

Aquel concierto basura

No me acuerdo dónde, pero fue un concierto en una sala para 500 personas y creo que había 16. El concierto no es que fuese una mierda, pero me desmoralizó mucho y volví a casa destrozada, fue hace ya años... Pero bueno, todo suma, siempre aprendes.

Eso que ando escuchando

Chris Stapleton, Lucinda Williams, Patty Griffin o Sam Cooke.

EME DJ (Marta Fierro)

Aquella maravilla de sesión

Fue en el SÓNAR Galicia de 2010, con mi familia apoyándome y con todos aquellos que alguna vez me habían puesto a parir en mi pueblo por dedicarme a esto. Yo he crecido en un sitio pequeño, y no es que me haya sentido apartada, pero sí se metían mucho conmigo por querer dedicarme a esto; así que ver a esas mismas personas allí, disfrutando de la música y. luego aplaudiendo, pues fue como desquitarme un poco, la verdad.

Aquella sesión de mierda

Fue en la antigua sala Weekend, me había peleado con mi novia, salí de su casa echa polvo sin saber qué iba a pasar y en la cabina me dio un ataque de ansiedad. No había mucha gente pero tuve que parar a la mitad, no era capaz de concentrarme. En 15 años de carrera he suspendido tres veces, pero cómo me sentí en aquella ocasión es difícil de explicar, quien no sabe lo que es somatizar tus movidas no puede entender lo que es. 

Eso que ando escuchando

Pues no lo sé ni yo, pero Rosalía básicamente.

Más información