Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Verdad BLOGS Coordinado por PATRICIA R. BLANCO

Una ciudad japonesa, desbordada tras un error en un reportaje de una radio de EE UU: “No necesitamos ninjas”

El Ayuntamiento de Iga, cuna de estos guerreros, desmiente que haya escasez de luchadores y pide que cese la avalancha mundial de peticiones

Un 'ninja'.
Un 'ninja'.

La oferta parece suculenta: sueldo de hasta 85.000 dólares anuales (73.000 euros) por interpretar a un ninja en la ciudad japonesa de Iga. El lugar, que disputa con otras villas del país asiático ser la cuna de estos afamados guerreros, sufre “escasez de ninjas” —o de personas capaces de parecerlo— para fomentar un turismo basado en la atracción por estos luchadores. O al menos es la noticia que ha transmitido un programa de radio estadounidense, con tal repercusión que ha saturado el Ayuntamiento de Iga con llamadas y mensajes de aspirantes procedentes de todo el mundo a suplir la falta de los antiguos mercenarios y agentes secretos japoneses. La ciudad ya ha desmentido la información: “No hay escasez de ninjas”.

Sally Herships, uno de los autores del reportaje.
Sally Herships, uno de los autores del reportaje.

En un comunicado emitido este martes en cinco idiomas —entre ellos, en español, inglés y portugués—, el Consistorio de Iga ha negado que haya “falta de ninjas” en la ciudad y ha rechazado que esté “reclutando” guerreros. Fuentes del Ayuntamiento aseguran que desde el pasado 16 de julio, cuando fue emitido el programa radiofónico sobre los ninjas de Iga, han recibido 115 peticiones de información de 14 países diferentes, entre ellos España y Estados Unidos, según ha publicado la agencia Kyodo.

El origen de la confusión se encuentra en el reportaje Escasez de ninjas en Japón que emitió la emisora de radio estadounidense NPR el pasado 16 de julio. En el audio, que dura algo menos de 10 minutos, los locutores Vanek Smith y Sally Herships relacionan la despoblación de las zonas rurales de Japón con los problemas de Iga (89.000 habitantes) para relanzar un turismo basado en la atracción por los ninjas. La urbe organiza entre finales de abril y hasta mediados de mayo un festival dedicado a estos guerreros japoneses.

“Iga es una pequeña ciudad en el centro de Japón, que pierde mil habitantes por año”, explica Herships, que asegura haber viajado hasta el municipio. Según los locutores, la ciudad, que cuenta con un Museo del Ninja, planea construir un segundo museo que incluya “experiencias virtuales”, una información que atribuyen al alcalde de Iga, Sakae Okamoto. “Pero para hacerlo se necesita más gente que viva y trabaje en la ciudad”, explica Herships. “¿Cómo vas a construir un museo y llenarlo de personal con pocos trabajadores?”, se pregunta el conductor del programa, que recuerda que el porcentaje de paro en Japón es muy bajo, con una tasa de un 2,5%, lo que dificulta aún más la búsqueda de empleados.

Y aquí llega la confusión: “Hay escasez de ninjas en Iga”, afirma de forma taxativa Herships. Y su compañera, Vanek Smith, añade: “El alcalde Okamoto necesita personas que quieran trabajar en zonas rurales. Quiero decir, Iga está a horas de Tokio. Pero este trabajo tiene mucho que ofrecer. El sueldo es muy competitivo. Hoy en día, los actores ninja pueden ganar entre 23.000 y 85.000 dólares”.

El reportaje, recogido en webs de todo el mundo, incluido el británico The Independent, creó falsas esperanzas en más de un centenar de aspirante a ninja de todo el mundo. Pero Iga no necesita más luchadores, porque, según afirman fuentes del Ayuntamiento, “en cada rincón de la ciudad se puede sentir la respiración de un ninja”.

Síguenos en Twitter y en Flipboard