Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un médico denuncia la muerte de una mujer con cáncer en Girona tras una pseudoterapia

La paciente llegó al hospital con un pecho “totalmente putrefacto” tras renunciar al tratamiento médico

Exterior del Hospital Universitario Doctor Josep Trueta de Girona.
Exterior del Hospital Universitario Doctor Josep Trueta de Girona.

Una mujer española ha fallecido en Girona tras presentarse en el Hospital Universitario Doctor Josep Trueta con un pecho “totalmente putrefacto” por un cáncer de mama que se estaba tratando con pseudoterapias, según denuncia el oncólogo que la recibió en Urgencias, Joaquim Bosch. La paciente, sin haber cumplido todavía los 40 años, tenía un tumor agresivo, de los denominados triple negativo, y había rechazado el tratamiento habitual con quimioterapia, cirugía y radioterapia para confiar en un curandero de Barcelona. “Vino con una bolsa llena de pastillas, posiblemente de homeopatía”, recuerda el médico.

La mujer acudió en diciembre a Urgencias por la fiebre causada por la infección en su pecho en carne viva. “¿Y tu terapeuta alternativo que te dice de esto?”, le preguntó Bosch señalando a la putrefacción. “Dice que si sale fuera de la piel es bueno, porque significa que se está oxigenando”, le respondió la paciente. Los oncólogos decidieron operarla paliativamente y la mujer, con metástasis avanzada en los huesos, murió finalmente hace dos semanas, según explica Bosch a este diario. El médico, del Instituto Catalán de Oncología, no da más detalles para respetar la privacidad de la fallecida.

Los curanderos “juegan con la vida de las personas con impunidad”, lamenta el oncólogo Joaquim Bosch

Bosch —que ha denunciado el caso en su cuenta de Twitter con una imagen muy dura— pide una mayor implicación del Ministerio de Sanidad. El oncólogo recuerda el caso de Mario Rodríguez, un joven estudiante de Físicas que falleció con 21 años tras abandonar el tratamiento contra la leucemia que le habían pautado en el hospital. El pasado enero, un juez de Valencia absolvió de homicidio por imprudencia grave al curandero que lo trató, José Ramón Llorente, que se presentaba como especialista en "medicina naturista y ortomolecular".

"No constituye el objeto de este procedimiento [...] si la denominada “medicina natural” es una alternativa real y eficaz a los tratamientos médicos actualmente existentes contra el cáncer", afirmó la sentencia del juzgado de lo Penal número 10. "Lo que aquí se analiza es si puede atribuirse la muerte del joven Mario a título de imprudencia grave al acusado [...], lo que a la luz de las pruebas practicadas y en base a las consideraciones expuestas debe rechazarse", sostenía. Para el juez, “las decisiones últimas relativas al tratamiento, acertadas o no, fueron adoptadas de forma libre y consciente por el propio joven”.

El oncólogo Joaquim Bosch lamenta que la ley esté “del lado de los curanderos” y pide cambios legislativos para luchar contra ellos. El año pasado, un estudio de la Universidad de Yale mostró que la mortalidad de los pacientes con cáncer que escogían inicialmente pseudoterapias en lugar de un tratamiento médico era hasta un 470% mayor. Hoy, el mismo equipo ha publicado que las llamadas terapias complementarias reducen la supervivencia incluso cuando se sigue el tratamiento médico. Para Bosch, los curanderos “juegan con la vida de las personas con impunidad”, mientras que un médico que hiciera lo mismo “acabaría entre rejas”.

Más información