Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

“Nuestros sistemas de gestión de las ciudades no son flexibles a nuevas ideas”

Vera Enzi fundó el laboratorio de innovación austriaco GrünStattGrau para reverdecer los edificios en Viena y en un año ha dotado de cubiertas vegetales diez bloques municipales

Cubierta vegetal en la Librería Central de Portland, Oregon. Ampliar foto
Cubierta vegetal en la Librería Central de Portland, Oregon.

Vera Enzi es experta en planificación y arquitectura del paisaje. Ha desarrollado su investigación sobre la infraestructura verde urbana en la Universidad de Ciencias de la Vida de Viena (BOKU) y fundó el laboratorio de innovación austriaco GrünStattGrau para el reverdecimiento de edificios. Representa a la Federación Europea de Azoteas y Paredes Verdes (EFB) y la asociación austríaca de techos y paredes verdes (VfB), así como ÖGREEN, la nueva red austríaca de infraestructura verde. Es experta internacional en soluciones basadas en la naturaleza (SBN) e infraestructura verde en edificios con techos y paredes verdes en interiores y al aire libre.

Como experta en infraestructura verde urbana en Europa, ¿cuáles son los principales retos a los que se enfrentan los ciudadanos europeos en relación al medio ambiente sano en condiciones sostenibles?

Para lograr un medio ambiente sano y sostenible hay que apoyarse en las infraestructuras verdes urbanas. La falta de zonas verdes afecta a la ciudad y sus habitantes; hay mayores tasas de criminalidad, y mala salud debido a la mala calidad del aire y a la falta de actividad física. Además, durante las olas de calor en verano se incrementa la tasa de mortalidad en los grupos de ciudadanos vulnerables. Las inundaciones producidas por las lluvias dañan los medios de transporte y las viviendas. Se deben divulgar entre las comunidades y los barrios las políticas e incentivos que aporten alta calidad de vida dentro de la naturación urbana. Tanto de forma individual como en sociedad, debemos plantear proyectos creativos, coordinando todos los actores. Hay que potenciar las capacidades de innovación en tecnología, especialmente en el mercado joven y emergente. Por último, la organización de los municipios es muy complicada. Nuestros sistemas de gestión de las ciudades no son flexibles hacia nuevas ideas, por lo que hay que desarrollar un trabajo cooperativo.

Hablemos sobre el papel de la infraestructura verde en la mejora de la vida urbana. ¿Puede mencionar algunas de las medidas más destacadas?

Los muros verdes, por ejemplo, pueden reducir la temperatura que los seres humanos sentimos a nivel de calle, durante una ola de calor, unos 13 grados aproximadamente. Es un valor impresionante, pero es fácil explicarlo. La energía que emite el sol es reflejada o almacenada por las superficies construidas, mientras que, debido a su actividad biológica, la superficie de la hoja no se calienta más que la temperatura real del aire, por lo que podemos reducir con eficacia el estrés por calor en el entorno. Los espacios verdes utilizables nos ayudan para seguir un estilo de vida más saludable y la gente se siente más segura y feliz porque no tiene que salir fuera de las ciudades para encontrar espacios de ocio y recreo.

Vera Enzi, en mayo de 2018 en Oporto, Portugal. ampliar foto
Vera Enzi, en mayo de 2018 en Oporto, Portugal.

También está el reglamento de la UE sobre la construcción de edificios con eficiencia energética

Un techo verde puede reducir el agua de una tormenta que se vierte al alcantarillado entre un 50 y un 90 %

Se está implementando actualmente, a nivel nacional, en toda Europa. Hay que mencionar la contribución de las infraestructuras verdes en la factura de energía en los edificios, pues se pueden combinar con la producción de energía renovable, aumentando la eficacia de los paneles solares hasta un 6%. Así, lo verde actúa como amortiguador adicional para el edificio, protegiendo materiales y también ayuda a disminuir la factura energética. Un techo verde puede reducir el agua de una tormenta que se vierte al alcantarillado entre un 50 y un 90 %. No podemos olvidar el crear hábitats urbanos vivos de especies protegidas y en peligro de extinción. Las abejas pueden encontrar excelentes hábitats urbanos sin herbicidas y pesticidas, lo que no sucede en áreas rurales y agrícolas. En un techo verde en Viena se pueden encontrar más de 30 especies de abejas.

La UE tiene ún papel significativo en la aplicación de políticas verdes. ¿Podría identificar los principales retos a enfrentar en el futuro próximo?

La Comisión Europea destacó la importancia del desarrollo futuro en tres pilares: infraestructura verde, energía y movilidad. Pero también es evidente que las ciudades deben tomar sus propias iniciativas y crear sus reglamentos y programas de subvenciones con el fin de facilitar los procesos de implementación para las ciudades más verdes. Aún así, muchos reglamentos inadecuados y la falta de financiación son un obstáculo para la realización de los proyectos. Para derribar estas barreras, son necesarias la colaboración y cooperación a través de diferentes profesiones y campos temáticos

Como profesional implicada en negocios y actividades de la vida diaria ¿puede recomendar algunas experiencias positivas en Austria para ser transmitidas a otras ciudades en relación con las políticas de infraestructuras verdes?

La ciudad de Graz co-financia proyectos de implementación. Se conceden hasta 40.000 euros para techos verdes y paredes, vinculados a un marco de estricta calidad. Desde 2010 está activa la norma austríaca de calidad y certificación de producto para techos verdes y actualmente está en proceso de desarrollo la norma para los muros verdes. Es importante el intercambio de ideas a través de nuevas redes y colaboraciones. Hemos tratado de incluir estos elementos en la formación de un centro en Austria GrünStattGrau, que ya cuenta con más de 300 socios trabajando en red en la naturación de nuestras ciudades. Yo creo que el enfoque de un laboratorio con acceso abierto a la innovación y al conocimiento, es una buena idea para iniciar la actividad a nivel local y construir redes. Los beneficios públicos y personales son muy diferentes unos de otros, así que los proyectos de éxito requieren un reparto claro y objetivo de los costos y la maximización de los beneficios para todos.

La infraestructura verde tiene que ser reconocida como mercado, negocio y oportunidad de empleo para el crecimiento sostenible

¿Tiene Viena alguna situación especial que haya facilitado el desarrollo de áreas verdes?

Por supuesto que sí. Las directrices pueden ayudar a los profesionales y puede motivar y educar a personas interesadas. Viena ha elaborado sus directrices para techos y paredes verdes durante varios años y también las actualiza periódicamente tratando de proporcionar una asesoría más detallada desde la planificación hasta la realización. Los aspectos de estrategia y planificación son muy importantes: la ciudad de Viena no sólo proporciona un plan de mitigación de isla de calor urbana, también controla las dimensiones y el potencial del verde urbano a través del sistema de catastro de ciudades verdes. En la ciudad también funciona un proyecto de cooperación con las entidades públicas, trabajando para la eliminación de cualquier tipo de barreras estructurales y legislativas. Más de diez edificios municipales están ya cubiertos de una envoltura verde.

De la teoría a la práctica. Con frecuencia las ideas de ciudades inteligentes, saludables y amigables se quedan en pura retórica. ¿Cómo puede la infraestructura verde poner en práctica esas ideas?

Desde mi punto de vista, en el campo de la naturación urbana son todavía muy pocos los proyectos llevados a la práctica, aunque hay un desarrollo reciente. El concepto de ciudad inteligente incorpora la infraestructura verde como parte del desarrollo integral que incluye la producción de energía renovable, la eficiencia energética y la movilidad. Soy optimista sobre el futuro, basándome en la excelente calidad, aunque a pequeña escala, de los proyectos que han iniciado actores de diferentes grupos y que aumentará en la próxima década. La infraestructura verde tiene que ser reconocida como mercado, negocio y oportunidad de empleo para el crecimiento sostenible, y dejar de verse como un costo sin retorno de la inversión. Tenemos que dejar de mirar a los proyectos de infraestructura verde desde el punto de vista romántico.  Aportamos empleo y crecimiento sostenible a un sector de mercado urbano todavía por descubrir en Europa. Por lo tanto la infraestructura verde es un objetivo de desarrollo e inversión muy atractivo para un futuro mejor, en el que debemos participar a través de los cambios oportunos.


Isabel de Felipe ha sido Profesora Titular en la Universidad Politécnica de Madrid y actualmente es miembro del Consejo de Dirección del itdUPM (Centro de Innovación en Tecnología para el Desarrollo Humano).