Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vergonzoso vídeo en Argelia contra un niño subsahariano

Un hombre tira de una bofetada a un menor que pedía limosna mientras los testigos ríen

Las enormes dificultades —a veces insalvables— que las autoridades argelinas ponen para conceder visados a la prensa extranjera no impiden que a veces trasciendan episodios escandalosos sobre el trato a migrantes. Este miércoles comenzó a circular en las redes sociales un vídeo donde se observa una escena a la altura de las peores vejaciones imaginadas por Charles Dickens en el siglo XIX.

Es un día de lluvia. Un niño subsahariano pide limosna a un adulto, presumiblemente un chófer, en una estación de autobuses. El chiquillo insiste, corre detrás del hombre y se le desprende un zapato en la carrera. El hombre lo tira al suelo de una bofetada ante las risas de la concurrencia. El niño se levanta, el adulto se mete en el interior del vehículo. Se siguen oyendo las risas mientras el niño llora, con un pie desnudo sobre el suelo mojado, solo entre dos autobuses.

El medio digital TSA, el más leído del país, publicó el jueves: “Una escena de lo más chocante que recuerda las condiciones inhumanas en las que viven los migrantes subsaharianos, sobre todo los niños, y el comportamiento indigno que, desgraciadamente, tienen hacia ellos muchos argelinos”.

El vídeo ha escandalizado a buena parte de la sociedad. Las autoridades argelinas, que han recibido críticas durísimas de las organizaciones de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional y de Human Rights Watch sobre el trato hacia los inmigrantes irregulares, han reaccionado en este caso con eficacia y determinación. Pronto se supo que la escena, filmada en un día de lluvia aparentemente invernal, sucedió en la localidad de Annaba, próxima a la frontera con Túnez. El agresor y otros dos hombres, entre ellos el que filmaba el vídeo, han sido detenidos.

En las redes sociales, algunos internautas intentan justificar el comportamiento del adulto, pero la mayoría se muestran indignados y abochornados.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.