Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘Aquarius’ y la izquierda

El Ejecutivo de Pedro Sánchez se enfrenta a la pregunta de qué es y qué puede ser la izquierda hoy día

Rueda de prensa de Pedro Sánchez en La Moncloa. En vídeo: Declaraciones de Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno.

En cuestiones relacionadas con la migración, los partidos socialdemócratas se enfrentan a un dilema en el que la que sería su posición ideológica natural choca con las percepciones de su base tradicional de votantes. La izquierda internacionalista está, en teoría, a favor de las fronteras abiertas y de la solidaridad entre trabajadores. Pero la llegada de migrantes suele provocar un mayor rechazo entre los segmentos de población de más edad, así como entre la clase obrera nativa.

Para el PSOE, por ejemplo, estos electorados son hoy claves. No es de extrañar, por tanto, que el porcentaje de votantes socialistas que considera “excesivo” el número de inmigrantes en España sea del 29%, mientras que entre los de Unidos Podemos no alcanzan ni el 14%: votantes más jóvenes, más urbanos, de mayor poder adquisitivo. Y son el doble los morados a favor de acoger solicitantes de asilo sin restricción alguna: 33% frente al 15% socialista.

Teniendo en cuenta este dilema, hay dos maneras de leer la decisión del Gobierno de Sánchez de acoger a los rescatados por el Aquarius. La lectura moral es que ha hecho lo que consideraba correcto a pesar de sus costes electorales. La estratégica indica que dichos costes también tendrán su contrapartida positiva entre votantes de izquierdas que una vez se fueron hacia Podemos.

Aunque estas dos visiones parezcan excluyentes entre sí, la verdad es que no tienen por qué serlo. La socialdemocracia nació como una herramienta, un pegamento que permitiría a la izquierda ganar elecciones. Una de las cuestiones fundamentales de nuestro tiempo es si ese pegamento aún funciona o ya no sirve. Si un partido puede reconstruir una coalición de profesores, obreras, becarios y jubiladas a base de combinar apertura (de fronteras, mentes, mercados) y redistribución. O si, por el contrario, debe escoger entre lo uno y lo otro.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez, como todos los demás Gobiernos socialdemócratas europeos, se enfrenta en definitiva a la pregunta de qué es y qué puede ser la izquierda hoy día. La acogida de los emigrantes del Aquarius es solo una primera prueba de las muchas que vendrán. @jorgegalindo

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.