Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por JORGE RODRÍGUEZ

El agresivo noqueo de un caimán a su captor en un vecindario de Florida

El animal paseaba por una calle de la ciudad de Ocoee ante la atenta mirada de varios vecinos

Un caimán noquea a su captor en un barrio residencial de Florida, EE UU.

Dos policías y un agente de la Comisión de Pesca y Conservación de la Vida Silvestre (FWC) atan las patas a un caimán de más de dos metros y le ponen una cinta alrededor de la mandíbula para que no pueda atacarlos. El agente da golpecitos con la mano en la boca del animal, tratando de asegurarse de que no puede abrirla. Segundos después, los tres hombres logran cogerlo y lo suben a la parte trasera de una camioneta. Pero el caimán se sacude con tanta agresividad que noquea al agente de la FWC y lo tira al suelo. El vídeo del incidente, que tuvo lugar en Florida (EE UU), fue grabado por un vecino y publicado en su cuenta de Instagram.

El ejemplar estaba paseando tranquilamente por una calle de la ciudad de Ocoee —a unos 20 kilómetros de Orlando— ante la atenta mirada de varios vecinos. "Literalmente cruzó la calle frente a nuestra casa", le contó Jim Jarrells a WKMG News6. Jarrells afirma que fue "bastante sorprendente ver al animal": "No tenemos ninguna zona de agua aquí en el vecindario, así que parece haber viajado cierta distancia", añade.

Varias personas avisaron a las autoridades de la presencia del caimán. Pese al incidente con el animal, fue finalmente atrapado y subido a la furgoneta, según se explica en la publicación de Instagram. La FWC de Florida explica que los caimanes se aparean durante los meses de mayo o junio, por lo que suelen abandonar sus zonas de agua en esta época en busca de pareja.

En Florida, según explican en la web de la FWC, se hacen contratos públicos a cazadores de cocodrilos para que atrapen a los que suponen un riesgo si aparecen en zonas urbanas. Para que un caimán sea considerado peligroso debe tener al menos cuatro pies de largo (1,2 metros).

Más información