Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El clan canino de Tito Valverde

EN CASA DEL ACTOR Tito Valverde, en el municipio madrileño de Villanueva de la Cañada, tres enormes labradores reciben a las visitas entre brincos y lametazos. “Son muy cariñosos”, anuncia el protagonista de series como El comisario o Sin identidad y que ha estrenado recientemente Matadero en Antena 3. Los animales se protegen y juegan entre ellos, y dejan que su dueño participe. “Se han convertido en parte de mi familia”, cuenta este abulense de 67 años. “A cambio, solo hay que cuidarlos y quererlos”.

Bimba y Tesla, de dos años, “son hermanas gemelas”. La primera es asustadiza y reservada. La segunda se ha vuelto adicta a que le lancen la pelota. “Me viene bien, porque hago ejercicio”, ríe el ganador de un Goya a mejor actor de reparto por Sombras en una batalla (1993). El único macho de su clan canino se llama Aslan, como el león de Las crónicas de Narnia. Al igual que el personaje de la saga, Aslan es corpulento y muy bueno. “Nunca le he visto gruñir. Y aunque le encanta comer, como a mí, siempre deja que sus compañeras le roben del plato”. El labrador marrón duerme con el intérprete y su mujer. “Las niñas [así se refiere a sus perras] no, porque son muy activas y lo destrozarían todo”, comenta con su voz grave. Por las mañanas, en cuanto su mujer abre la puerta del dormitorio, las dos mascotas “se vuelven locas” de emoción y cubren de besos a sus amos. “Su fidelidad no se puede comparar con la de ningún animal, sobre todo entre los humanos”, dice el actor, que acaba de rodar el filme Juanita en República Dominicana. “Cuantos más años cumples, más vas apreciando la naturaleza y a los animales. Los míos me arrancan una sonrisa hasta en el momento más inesperado”.