Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colombia a punto

Si las encuestas son más o menos exactas, Iván Duque debería ganar las elecciones del próximo día 27 con comodidad, y acaso, incluso, en la primera vuelta

Colombia a punto

Nadie ha podido explicarme nunca por qué los colombianos hablan el mejor español de toda América Latina. No me refiero a la élite culta sino a los hombres y mujeres del común en los que es notable la precisión y la elocuencia con la que suelen expresarse, y la riqueza de su vocabulario. Es verdad que Colombia tuvo notables gramáticos y lingüistas desde el siglo XIX y seguramente conocer nuestra lengua y saber usarla debe haber sido, desde hace tiempo, preocupación central de sus programas escolares.

Otra cosa notable y sorprendente de ese país es que, pese a haber padecido por más de cincuenta años guerrillas sanguinarias, vinculadas al narcotráfico, algo que en cualquier otra nación latinoamericana habría ocasionado un golpe de Estado y una dictadura militar de largos años, ha seguido funcionando como una democracia, con libertad de prensa, elecciones libres y unos jueces más o menos independientes. Cuando el presidente Juan Manuel Santos y las FARC iniciaron las negociaciones de paz el mundo entero lo celebró y más todavía cuando, luego de un largo tira y afloje, ambas partes llegaron a un acuerdo que parecía poner fin a esa guerra interminable.

Por eso el mundo entero (y yo mismo) nos llevamos una sorpresa mayúscula cuando, en el referéndum que debía consolidar aquel acuerdo, los votantes colombianos lo rechazaron de manera inequívoca, dando la razón a quienes, como el expresidente Álvaro Uribe, se oponían a él considerando que el Gobierno había hecho demasiadas concesiones a las FARC, sobre todo en lo referente a los crímenes, secuestros y torturas de sus víctimas.

Acabo de pasar unos días en Colombia, donde se celebrarán elecciones el 27 de mayo, y aquellos acuerdos de paz son el punto neurálgico de los debates. Me ha impresionado la virulencia de los ataques al presidente Santos por los adversarios de aquellos acuerdos, a quien acusan de haber hecho demasiadas concesiones a una guerrilla desalmada, sostenida por el narcotráfico y que ha dejado sembradas por todo el país decenas de millares de familias de víctimas. Y esas críticas parecen contar con el respaldo de un gran sector de la opinión pública. Un solo ejemplo puede dar una idea del volumen de estas críticas: Humberto de La Calle, que fue el jefe negociador de parte del Gobierno y ahora candidato a la presidencia por el Partido Liberal, tiene en las encuestas un porcentaje ridículo, que oscila entre el tres y el cuatro por ciento de las intenciones de votos. Y, en cambio, Iván Duque, el candidato del Centro Democrático, el partido de Uribe, que lleva como vicepresidenta a Marta Lucía Ramírez, de origen conservador, lidera las encuestas con diez puntos por encima de su más cercano adversario, el izquierdista Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá.

Yo creo que, a la larga, la historia reivindicará a Santos por iniciar las conversaciones de paz

Yo creo que, a la larga, la historia reivindicará a Juan Manuel Santos y que una mayoría de colombianos terminará aceptando que fue oportuno y valiente iniciar aquellas negociaciones para poner fin a una guerra que venía desangrando al país y mediatizando su progreso, un anacronismo en una época como la nuestra en la que, por lo menos, una cosa ha quedado clara: no es pegando tiros, asesinando, secuestrando y traficando con drogas como se acaba con la pobreza, las desigualdades y las injusticias en un sociedad. No hay un solo ejemplo que pruebe lo contrario y sí, en cambio, muchos de lo opuesto: si hubieran triunfado, las FARC hubieran hecho de Colombia una segunda Cuba o una segunda Venezuela, es decir, una dictadura brutal y paupérrima.

Con todas las deficiencias que ve una mayoría de colombianos en los acuerdos de paz, éstos han servido por lo menos para algo evidente: que, pese a lo que la propaganda revolucionaria y extremista había hecho creer, las FARC, lejos de representar al “pueblo”, era una organización ancilar y temida a la vez que despreciada. El pueblo colombiano en su inmensa mayoría la repudia y en vez de aplaudir su incorporación a la vida política la ve con odio y temor. Por eso el candidato presidencial de la antigua guerrilla, Rodrigo Londoño (Timochenko), ha debido renunciar a su candidatura y los únicos parlamentarios de las FARC en el nuevo congreso serán sólo aquellos a los que los acuerdos de paz garantizan una curul aunque los votos de los electores los hayan rechazado.

Los acuerdos de paz no hubieran sido posibles sin los duros golpes que el Gobierno de Álvaro Uribe dio a la guerrilla, un Gobierno del que, conviene recordarlo, Juan Manuel Santos fue un enérgico ministro de Defensa. “Faltó apenas esto para acabar con las FARC”, me dijo un amigo, apeñuscando los dedos. No sé si es cierto, pero sí sé que, sin aquellos graves reveses militares que les asestó el anterior Gobierno y que devolvieron la confianza y recuperaron las carreteras y buena parte del territorio que ocupaban los guerrilleros-terroristas, éstos no hubieran llegado jamás a sentarse en la mesa de las negociaciones.

Sin los duros golpes que el Gobierno de Uribe dio a la guerrilla, las FARC no hubieran negociado

¿Qué ocurrirá ahora? Si las encuestas son más o menos exactas, Iván Duque debería ganar con comodidad, y acaso, incluso, en la primera vuelta. Pese a su juventud es un hombre muy capaz y, además de su formación económica y la experiencia financiera en organizaciones internacionales, es un hombre culto, que no se avergüenza de leer poesía y novelas. Lo acompaña en el ticket presidencial una mujer a quien conozco bien y no vacilo en decir que es admirable: Marta Lucía Ramírez. El riesgo de populismo y extremismo, que encarna Gustavo Petro, parece pues descartado, en buena hora para los colombianos. Duque y Ramírez no proponen desconocer los acuerdos de paz, sino perfeccionarlos.

No será fácil la tarea para el futuro gobernante de ese país tan bien hablado y de tan sólida entraña democrática. Hay un millón de venezolanos que, huyendo del hambre, el desempleo y la represión que han convertido a su país en un infierno, han huido a Colombia, que los ha acogido generosamente. Pero, entre aquellos exiliados, Maduro, siguiendo el ejemplo de Fidel Castro cuando los famosos “marielitos”, ha aprovechado para vaciar sus cárceles de criminales y forajidos y animarlos a escapar al vecino país. De este modo deja espacio en los ergástulos para llenarlo con los opositores demócratas que se multiplican cada día, mientras Venezuela se hunde en la miseria y el caos, y castiga a un país vecino que ha abierto los brazos a las desdichadas víctimas de su demagogia y desvaríos. No sólo Venezuela necesita librarse cuanto antes de Maduro y la pandilla que lo acompaña en sus fechorías; también Colombia y el resto de América Latina que sufren por igual con la tragedia que vive la tierra de Bolívar.

Derechos mundiales de prensa en todas las lenguas reservados a Ediciones EL PAÍS, SL, 2018.
© Mario Vargas Llosa, 2018.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.