Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primera persona del plural

Imposible encontrar en Soledad Gallego-Díaz, ni en una crónica, ni en un reportaje, ni en una columna, la palabra yo.

Soledad Gallego-Díaz, en la Redacción de EL PAÍS.
Soledad Gallego-Díaz, en la Redacción de EL PAÍS.

Sol. Imposible encontrar en ella, ni en una crónica, ni en un reportaje, ni en una columna, la palabra yo. Periodista de primera persona del plural. Solidaria en la alegría y en el dolor del periodismo. Jefa de despacho y de trinchera. Ajena a la vanidad del yo y responsable orgullosa de todo, incluso de aquello que otros hicimos mal.

Periodista viviendo en la sombra el éxito ajeno que, además, era suyo. Ajena a la maledicencia y por tanto contraria a hacer del oficio una herramienta carnavalera o egocéntrica. Primera persona del plural, Sol. Sol, subiendo cada uno de los escalones del diario y siendo siempre la misma. Su nombre se conjuga en plural y es único. Su actitud ha inundado de periodismo las venas de generaciones nuevas. Los viejos también nos hemos aprovechado de ella. Gracias, Sol, por tenernos a tu sombra.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información