Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Castellano

El Cid y Gloria Estefan, o el amor por una lengua

Sally Mekame y Océane Rakotondrasolo son dos apasionadas del español en Gabón y Madagascar. El Instituto Cervantes y Mujeres por África colaborará para el fomento del idioma en África Subsahariana

El director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, y la presidenta de la Fundación Mujeres por África, María Teresa Fernández de la Vega, firman el acuerdo.
El director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, y la presidenta de la Fundación Mujeres por África, María Teresa Fernández de la Vega, firman el acuerdo.

"Me enamoré del español, ya en el instituto y después en la facultad. Solo tenía una profesora española en la universidad y cada vez que tenía clase con ella, me despertaba feliz. Toda la música y películas que caían en mi mano... ¡todo lo escuchaba y veía muchísimas veces! Me acuerdo especialmente de Cría Cuervos (Carlos Saura, 1975) y de Gloria Estefan". Muchas personas querrían sentirse tan amadas como Sally Mekame quiere a este idioma, que lleva estudiando desde el instituto. Esta graduada en Lengua y Cultura Españolas está cursando un máster en La Rioja para convertirse en profesora en su país, Gabón, gracias a una beca de la Fundación Mujeres por África dentro de su programa Learn Africa en el que colaboran 22 universidades españolas. Y el Instituto Cervantes quiere que haya más sallys y por eso este martes ha firmado un acuerdo con la citada Mujeres por África para colaborar en la enseñanza del español en África subsahariana.

Gracias al documento, firmado por el director del instituto, Juan Manuel Bonet, y la presidenta de la fundación, María Teresa Fernández de la Vega, ambas entidades se comprometen a impulsar la enseñanza de la lengua española y la expansión de su cultura en el continente africano. El director académico del Cervantes, Richard Bueno, ha matizado que cooperarán a través de un grupo de trabajo formado por dos personas de cada organización que estudiarán las carencias y mejoras que se pueden hacer en esta área geográfica.

"En Madagascar podemos elegir entre aprender ruso, alemán y español y yo pensé: tal vez el español puede conseguir que destaque", explica Océane Rakotondrasolo, de Madagascar, la otra estudiante becada para completar su formación en España, que actualmente está realizando un máster en Santiago de Compostela. En su caso, fue también una profesora la que le inspiró: "Me gusta el fútbol, así que fue un primer aliciente para aprender este idioma, después, mi maestra fue un modelo para mí". Todavía recuerda especialmente el Cantar del Mío Cid, que estudiaron en las clases de literatura. "Cuando llegó la hora de elegir carrera sabía que no quería hacer otra cosa que estudios hispánicos y mi madre me apoyó mucho en este sentido".

Alrededor de un millón y medio de alumnos aprenden el idioma en esta zona geográfica según el estudio de 2014 del profesor Javier Serrano La enseñanza del español en África subsahariana. El 6,5 % de los estudiantes de español en todo el mundo se concentran aquí. Benín, Costa de Marfil y Gabón, entre otros, se encuentran en la docena de países que más estudian esta lengua en todo el planeta. En Costa de Marfil hay más de 350.000 alumnos y 4.000 universitarios. El Instituto Cervantes cuenta con doce sedes en África y espera abrir otra nueva en Dakar (Senegal).

Es muy importante que las mujeres transmitamos cultura más allá de los muros de la casa. Nosotras ya somos las que educamos, ahora tenemos que hacerlo en el ámbito académico"

El entusiasmo de estas dos estudiantes se ha visto aumentado con sus estudios en España."En Gabón estudiamos sobre todo gramática y mucha teoría, aquí he visto el idioma en su contexto real. Además, en Logroño es muy fácil relacionarse con la gente, los profesores nos enseñan en el aula y también quedamos con ellos fuera a tomar café para seguir aprendiendo", explica Sally. Ella no pudo viajar a Salamanca en su penúltimo año de carrera para realizar una estancia lingüística y tuvo que realizarla en Guinea Ecuatorial, por eso, reivindica la lengua española en ese país: "Hay que dar a conocer la cultura guineana en los manuales de idiomas. Yo he disfrutado mucho leyendo a autoras como María Nsue". Océane recuerda cuánto le impactó que los profesores la trataran de tú, en lugar de usted: "Nunca dejo de aprender. ¡No me importa cometer errores porque así es como aprendo!".

"El acuerdo va a beneficiar tanto al español como a las mujeres de África", ha añadido Fernández de la Vega. La fundación que dirige contará con su primera sede en Nador (Marruecos). "Es muy importante que las mujeres nos formemos y transmitamos cultura y valores más allá de los muros de la casa. Nosotras ya somos las que educamos, ahora tenemos que hacerlo en el ámbito académico", defiende Sally.

La hasta ahora escasa presencia del español en África puede aumentar y escribirse en femenino. El objetivo a medio y largo plazo del acuerdo es doble: prestar la formación necesaria a los profesores africanos que imparten la lengua y facilitar la "difícil" entrada del mundo editorial en el continente.

Más información