AMOS Y MASCOTAS

Los animales de Oscar Tusquets, testigos de su vida

A sus 76 años, Oscar Tusquets se vuelca en su nuevo papel vital: el de padre de familia. Por las mañanas, el arquitecto lleva a sus mellizos de 13 años, Luca y Valeria, al colegio. Cuando regresa, se dedica a la pintura. De una de las paredes de la casa cuelga la acuarela de un labrador. “Es Bruno. Estaba ya ahí cuando nacieron mis hijos. Han crecido con él. Lo tuvimos que sacrificar el año pasado y fue un drama familiar”. Poco antes de su muerte, compraron a Pepe como regalo por el décimo cumpleaños de los niños. “Es un teckel de pelo duro al que quieren con locura”, dice el premio Nacional de Diseño. “Mi hija, que está estudiando ahora las religiones del mundo, dice que Pepe es monoteísta porque adora incondicionalmente a Eva”. Se refiere a su actual esposa, Eva Blanch, con la que ha construido su nueva vida.

Pepe, el teckel de casi tres años de Oscar Tusquets.
Pepe, el teckel de casi tres años de Oscar Tusquets.Vicens Giménez

Tusquets prosperó en medio de la agitación cultural de la Cataluña de Salvador Dalí. Fue su amigo y colaborador. Dirigió proyectos de éxito como la remodelación del Palau de la Música de Barcelona. Creó el estudio de diseño de muebles BD y expuso piezas en el MOMA o el Pompidou. Fundó la editorial Tusquets con su exmujer. Y en todo ese tiempo, los perros fueron una constante. “Vivo con alguno desde niño, porque mi madre los adoraba”. Hoy, los recuerda a todos y reconoce que ha llorado con la muerte de cada uno. “El que no ha convivido con ellos, no comprende ese dolor. Por suerte, mi familia actual los ama y lo entiende".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50