Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gatos

La brigada que protege a los gatos

Neumáticos que convierten en literas felinas, tambores de lavadora que han transformado en WC. La asociación LlobreGats es un ejemplo de cuidado de los animales a través de la iniciativa de reciclaje CatDonals

Nuestras grandes urbes se han convertido en moles de asfalto y ladrillo invadiendo el entorno natural y atrapando a diferentes seres vivos que, además de cumplir con una labor vital y esencial para la buena salud, intentan sobrevivir como buenamente pueden en un entorno tan hostil.

Las diferentes normativas de nuestro país lentamente se van adaptando a la realidad de otras regiones europeas e internacionales. Las administraciones locales toman su responsabilidad del cuidado de estos seres vivos a la vez que regulan sanciones por alimentar indiscriminadamente y sin control. De ahí la obligatoriedad que tienen los diferentes consistorios de financiar esta ardua labor que durante décadas ha recaído como una pesada losa en las limitadas economías de particulares.

Las directivas europeas sobre residuos cada vez van más encaminadas y aceleradas hacia la reutilización. Alargando la vida útil de lo que ya está fabricado, incluso dándole un uso totalmente diferente para el que había sido diseñado, con simples adaptaciones, por el alto costo, la contaminación añadida y la cuestionada eficacia que tiene el reciclaje.

Siendo esta la realidad, unos voluntarios que llevaban más de una década cuidando de las colonias de su barrio decidieron poner en marcha un proyecto único y diferente. Así nació la Asociación LlobreGats. Su labor principal es el cuidado de las colonias felinas en entornos habitados y lo logran gracias a dos objetivos primordiales:

  • El primero es el control exhaustivo de dichas colonias mediante el método CES (Captura, Esterilización y Suelta). De esta manera se controla la población felina y su salud. Con esto se evitan problemas como el 'marcaje territorial' con su olor característico, las peleas de machos en épocas de celo y el rápido incremento de los integrantes de las colonias por camadas. No hay que olvidar que estos felinos tienen un alto índice de procreación pudiéndose generar un serio problema de aumento en su número si no se actúa de la manera adecuada. ¿Cómo saber si un gato feral (callejero) está esterilizado y por lo tanto no tendrá descendencia? Muy fácil, en una de sus orejas el veterinario al esterilizarlo le practica una marca internacional característica, en forma de V o un corte horizontal en la punta. LlobreGats además está adherida al Manifiesto Felino, que contiene 10 propuestas básicas aceptadas internacionalmente y que garantizan el bienestar felino.
  • El segundo es la dignificación, visibilización, adecuación y limpieza de las colonias con materiales reutilizados provenientes de puntos de reciclaje. Debido a que en las ciudades hay una estricta normativa en cuanto a lo que puede instalarse en las vías públicas han adaptado los contenedores de basura que los Ayuntamientos cambian por renovación y los han convertido en lo que ellos han bautizado como:
    • CatDonals: son contenedores pequeños (de dos ruedas) en los que los felinos encuentran pienso y agua las 24 horas. Además, adaptan un estante de frigorífico para que cuando el/la voluntario/a vaya a hacer su visita diaria pueda depositarles un reclamo en forma de comida húmeda y la zona se mantenga limpia de bandejas de plástico o restos de papel de aluminio, plástico, etc.
    • CatHotels: son contenedores grandes a los adicionalmente que se les han instalado unas cajas de porexpán procedentes de centros hospitalarios donde pueden descansar protegidos de las inclemencias del tiempo.

Otros materiales que también utilizan son baúles de jardín, puertas de lavadoras y secadoras, neumáticos que convierten en literas felinas, tambores de lavadora que han transformado en wc para gatos y en resumidas cuentas cualquier cosa que pueda adaptarse porque su inventiva es igual de amplia que el abanico de desechos que podemos encontrar.

Algunas personas piensan que lo mejor para estos seres vivos es reubicarlos en zonas concretas y cerradas o buscarles un hogar, pero es un gran error. Los gatos ferales son animales territoriales que cuando se les saca de su entorno –aunque sea para llevarlos a un hogar– sufren un estrés tan elevado que les puede causar la muerte. Por otro lado, en el lugar donde vivían se genera un efecto vacío que atrae a nuevos gatos. Una colonia servirá de obstáculo para nuevos integrantes procedentes de otros lugares.

Otros los rechazan o no los quieren cerca porque piensan que son portadores de enfermedades. ¡Nada más lejos de la realidad! Son muy contadas y bastante raras las enfermedades que se pueden transmitir de felino a humano. Además, estos felinos, una vez esterilizados, convenientemente cuidados y vigilados por los/las voluntarios/as gozarán de una buena salud, un lustre casi hogareño y pasarán desapercibidos porque dedicarán su tiempo a acicalarse, descansar y tomar el sol durante el día y por la noche a sus juegos de caza dirigidos a roedores, insectos o pequeñas aves.

La Asociación LlobreGats tiene una amplia experiencia en este campo porque han gestionado las colonias de su ciudad durante dos años (más de 80 colonias con más de 800 felinos y una media de 250 esterilizaciones por año). Ha podido constatar como la aplicación de esta iniciativa ha cambiado la opinión/reacción de los vecinos hacia estos felinos. Los partidarios han aplaudido fervientemente mientras que los detractores han suavizado su rechazo al ver los resultados positivos, repercutiendo en la visión que se tenía de los responsables municipales (técnicos y políticos).

Una labor que no ha pasado desapercibida en el extranjero

Desde el Ministerio de Agricultura de Andorra se les solicitó una reunión en la que estuvieron presentes los responsables de los diferentes comunes (ayuntamientos), asociaciones y de la Gatera Oficial recientemente inaugurada. El Departament de Benestar Animal de l'Ajuntament de Barcelona solicitó información sobre los CatHotels y CatDonalds protegidos de otros mamíferos como jabalíes que LlobreGats ha desarrollado e instalado.

La New York Feral Cats Initiative, asociación que cuida los gatos ferales de esta capital mundial y que cuenta con miles de voluntarios/as, ha impartido cursos sobre construcción de refugios urbanos felinos con material audiovisual suyo. La SPCA de Montreal llegó a solicitarles la construcción de algunos. Buenos Aires está siguiendo de cerca su actividad para ponerla en marcha allí. La URJC (Universidad Rey Juan Carlos) de Móstoles junto con su Ayuntamiento les invitó a unas jornadas felinas que impartieron en el Campus como expertos en Gestión Ética de colonias felinas. Han participado en la pasada Semana Europea de la Prevención de Residuos con un concurso online que ha contado con la participación como jurado de honor de las escritoras Rosa Montero y Espido Freire, además de la Cat Welfare Award Agnès Dufau y Pepi Rodríguez, secretaria de la Asociación.

En la próxima European Green Week, que se celebrará en mayo de 2018, participan como colaboradores en unión con el Ayuntamiento de Abrera y la Asociación Amics Acollidors Abrera para reutilizar varios contenedores abandonados y convertirlos en CatHotels bellamente decorados por alumnos del taller municipal de grafiteros.

Pepi Rodríguez Martínez es técnica especialista en Administración de Empresas y gestora-coordinadora de Colonias Felinas.

Más información