Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Destino final’ | De cole en cole, el infierno de las jornadas de Puertas Abiertas

Estas semanas, miles de padres vagamos, como zombis desesperados, de centro en centro, atraídos por la promesa de futuros buenos cerebros

¿Te acuerdas del típico padre violento que te cayó mal en las Puertas Abiertas? Quizá tendrás que aguantarlo 8 cursos.
¿Te acuerdas del típico padre violento que te cayó mal en las Puertas Abiertas? Quizá tendrás que aguantarlo 8 cursos.

Estas semanas, miles de padres vagamos, como zombis desesperados, de colegio en colegio, atraídos por la promesa de futuros buenos cerebros. O al menos, de su lugar de entrenamiento para que los músculos mentales de nuestros hijos se desarrollen bien y tengamos a pequeños sabios, felices y con idiomas. Vaya, que nos apuntamos a todas las Puertas Abiertas del barrio, porque somos padres exigentes que queremos documentarnos bien ante una decisión tan importante. Y porque las visitas son gratis.

En menos de una semana, hemos visitado cinco colegios, públicos y concertados, buscando el Destino Final (Escolar) y no os repetiré la típica guía de qué buscar para encontrar el colegio ideal, que las hemos leído todas. Más bien, haré mi carta a los Reyes Magos para que otros padres no tengan que pasar por lo mismo.

PARA LOS PROFESORES

  • Directoras de centros: antes de tener el teatro o el gimnasio lleno de padres esperando la charla motivadora, comprobad que el micro funciona.
  • La pregunta que más nos interesa es: ¿cuántas plazas libres quedan para el próximo curso? Decidlo nada más empezar, por favor.
  • Proyectad la voz para que os oiga todo el grupo.
  • Todos vendéis conceptos innovadores y pedagógicos, con presentaciones de Power Point. Que vuestra manera de exponerlo también lo sea, porque leer diapositivas ya sabemos.
  • Si un capítulo de Homeland a veces se nos hace largo, una visita de dos horas ni te cuento. Dadle ritmillo, que si la niña entra en el cole tendremos años para explorarlo a fondo, y si no entra, me dará igual ver el patio de la quinta planta.
  • Al final, un colegio son sus profesores. Más que hablar de cocina propia, clases de robótica o excursión de final de curso, estaría bien dedicar tiempo a conocerlos.
  • Entiendo que hacer la visita mientras los niños están en clase es un pollo organizativo que desajusta a todo el mundo, pero a los padres nos ayuda ver la realidad cotidiana (y detalles tan importantes como la luz que entra en cada clase).

PARA TODOS LOS PADRES

  • Rebaño de padres que hacéis la visita: cuando entréis en un aula, biblioteca o comedor, caminad hacia el interior sin miedo. No bloqueéis la entrada a los otros padres.
  • Padres con preguntas raras y traumas personales: no acaparéis la atención y el tiempo del guía. De hecho, si podéis miraros la web del colegio antes de la visita, quizá no tenéis que preguntar cosas obvias que ya están más que explicadas.
  • Si las Leyes de Puertas Abiertas piden que asistamos sin niños, las normas se aplican a todos. A nosotros también nos gustaría ir con la niña, pero nos espabilamos para encontrar canguro. Y si por fuerza mayor tienes que llevar a tu hijo, procura que no grite más que el director.
  • No hagáis fotos con el móvil a niños y así no perderemos tiempo cuando os riñan.

PD: Colegios, dedicadle más atención a vuestras bibliotecas, que suelen ser la parte más triste del edificio.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información