Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una respuesta para cada uno de los mexicanos

El candidato del PRI se compromete a velar por los intereses individuales de los ciudadanos con un Registro de Necesidades

José Antonio Meade durante la Convención Nacional de Delegados del PRI.
José Antonio Meade durante la Convención Nacional de Delegados del PRI. AFP

Más de 120 millones de mexicanos pueden estar tranquilos si José Antonio Meade, candidato del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), gana las próximas elecciones del 1 de julio. El aspirante a suceder a Enrique Peña Nieto se ha comprometido a escucharlos a todos. “Vamos a darle a cada mexicano una respuesta a la medida de sus necesidades”, aseguró el domingo durante su coronación como candidato del PRI —sin ser del PRI, porque es simpatizante, no militante—, al tiempo que anunció la creación de un Registro Nacional de Necesidades de Cada Persona, “un cambio sin precedentes”, dijo Meade, porque: “Todos los mexicanos somos iguales, pero necesitamos cosas diferentes”.

No dijo Meade cómo, pero vino a garantizar que aquel estudiante que necesite una beca, la tendrá; que se escuchará a qujien requiera apoyo financiero para levantar un negocio y que los pueblos indígenas, por supuesto, tendrán también apoyo. El reto se antoja himalayesco en un país donde el 43,6% de la población se encontraba en 2016 en situación de carestía y donde las cifras de homicidios han alcanzado, el pasado año, los niveles más altos del sexenio de Peña Nieto. O donde la corrupción campa.

De ser viable el registro, probablemente los primeros que añorarán no haberlo tenido antes serán sus contrincantes en la carrera electoral, en tanto Ricardo Anaya ve cómo su partido, el PAN, se resquebraja de tanto en cuanto a costa de la coalición que decidió formar, Por México Al Frente, que si bien para muchos no era una necesidad, para él sí supuso un imperativo. También necesitados están en el PRD, que, ante el descontento de algunas corrientes del partido por las candidaturas al Senado, acabaron a mamporros y sillazo limpio.

En el caso de López Obrador, es posible que él mismo se haya erigido en el registro de necesidades, pues para colmar la más imperiosa, la suya de lograr la presidencia, es capaz de perdonar y acoger en su partido a quienes lo tacharon de peligro para México en 2006 o firmar un pacto con una formación ultraconservadora, como el Partido Encuentro Social.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.