Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ciudad como motor de desarrollo inclusivo

Empieza la novena edición del Foro Urbano Mundial con el objetivo de implementar la Nueva Agenda Urbana

La ciudad como motor de desarrollo inclusivo

Ciudades 2030. Ciudades para todos. Implementando la Nueva Agenda Urbana. Con este título de tres mensajes, sin disimular el guiño a la comunidad internacional para que se implique en temas de desarrollo urbano, empezó la semana pasada la novena edición del Foro Urbano Mundial (FUM) en Kuala Lumpur.

Ciudades 2030 porque lo fundamental es integrar en la agenda los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Ciudades para todos porque es insostenible plantear modelos de crecimiento urbano con los niveles actuales de desigualdad. E Implementando la Nueva Agenda Urbana (NUA) porque, en definitiva, si la comunidad de desarrollo internacional no la acogen como propia, la NUA fracasará.

Nacido en 2002 bajo el liderazgo de ONU Habitat, este Foro tiene como objetivo sensibilizar sobre modelos de urbanización sostenible, mejorar el conocimiento colectivo del desarrollo urbano y aumentar la cooperación entre los grupos de interés. De formato bianual, los anteriores se organizaron en ciudades como Nairobi, Barcelona, Vancouver, Nanjing, Rio de Janeiro, Nápoles y Medellín. El próximo se realizará en 2020 en Abu Dhabi.

Pero esta novena edición está cargada de simbolismo y ha generado expectativas particulares: es la primera gran conferencia posterior a Hábitat III en Quito y en la que se analiza en detalle la implementación de agenda urbana; y la inauguración contó con el estreno en público de la nueva directora ejecutiva de ONU Hábitat, Maimunah Mohd Sharif. Nunca antes la organización había tenido una mujer al frente y es, además, la primera musulmana liderando una agencia de Naciones Unidas.

“La ciudad del futuro debe ser aquella que no deje a nadie atrás, independientemente de su género, edad, capacidad física y nacionalidad o estado migratorio”, comentó Maimunah Mohd Sharif en su discurso inaugural.

Para los optimistas, el Foro brinda una oportunidad única para reunir los esfuerzos de todas las organizaciones relevantes y comprometerse con la implementación de soluciones urbanas concretas para lograr los objetivos de la NUA y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Para los escépticos, la NUA no da directrices concretas sobre cómo proceder, existe un solapamiento preocupante de programas, no hay consenso de prioridades y falta financiación para la implementación.

En todo caso, la cuestión es que entre el 7 y 13 de febrero se esperan alrededor de 25.000 participantes de mas de 185 países pertenecientes a alrededor de 470 organizaciones para buscar modelos urbanos que logren crear ciudades más inclusivas, sostenibles y resilientes.

“Es un momento histórico porque estamos promoviendo la convergencia de las principales agendas de desarrollo, que hasta ahora se han gestionado de manera más individual, en un marco de actuación conjunto”, comenta Eduardo Moreno, director de investigación y desarrollo de capacidades de ONU-Habitat.

“La Agenda marco es la Agenda 2030”, comenta Bill Cobbett, Director de Cities Alliance, “y la nueva agenda urbana que tenemos es la hoja de ruta ideal para que las autoridades locales puedan crear planes de acción para lograr los ODS en sus territorios respectivos”.

Las ciudades actualmente albergan a la mitad de la humanidad (un porcentaje en aumento) y generan alrededor del 70% del producto interior bruto mundial. Tienen el potencial de liderar el crecimiento de un país, ser impulsoras de la sostenibilidad y convertirse en herramientas para la integración social y la igualdad. De hecho, tal y como se ha ido escuchando por los pasillos del Foro, bien planificadas pueden ser la herramienta perfecta para acelerar el desarrollo y lograr los ODS para el 2030. Pero el crecimiento urbano mal planificado ha desarraigado demasiado frecuentemente a sus poblaciones, poniendo las ganancias antes que las personas, condicionando el medio ambiente y generando niveles crecientes de desigualdad.

Es el momento de la implementación y esto es lo que se propone: garantizar el desarrollo urbano sostenible para la inclusión social; erradicación de la pobreza; lograr la prosperidad urbana sostenible e inclusiva; asegurar oportunidades para todos; fomentar un desarrollo urbano ambientalmente sostenible; y lograr un empoderamiento de la ciudadanía que logre modelos de ciudad resilientes.

Muchos alcaldes, incluso de ciudades secundarias, han acogido el discurso de la agenda urbana y hemos logrado que toda la sociedad se apropie de sus contenidos

Horacio Terraza

“Hay muchas razones para ser optimistas”, enfatiza Horacio Terraza, especialista líder en desarrollo urbano para América Latina del Banco Mundial. “Muchos alcaldes, incluso de ciudades secundarias, han acogido el discurso de la agenda urbana y hemos logrado que toda la sociedad se apropie de sus contenidos. Ahora estamos remando todos en una misma dirección”.

Tal y como afirmó también Joan Clos, exdirector ejecutivo de ONU-Habitat: “Hoy tenemos una oportunidad única para cambiar el modelo urbano, ya que el actual se ha quedado obsoleto y no funciona”.

El Foro Urbano de Kuala Lumpur constata que las ciudades están concienciadas del papel que han de desempeñar, los Estados van asumiendo su nuevo rol, hay mas financiación privada disponible que nunca y la ciudadanía ha entendiendo la transcendencia del momento. Será necesario esperar a los informes de evaluación del ODS11, previsto para mayo 2018, para ver si todos estos factores positivos lograrán el cambio de modelo urbano necesario para generar ciudades más humanas para todos y todas, como ha proclamado Maimunah Mohd Sharif.

Más información