Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es el primer cómic sobre Franco

'Frank. La increíble historia de una dictadura olvidada', de Ximo Abadía, es una sátira que pretende combatir una amnesia colectiva

El dibujante e ilustrador Ximo Abadía nació en Alicante, ocho años después de la muerte de Francisco Franco. Es decir, nació cuando en España ya se había instaurado la democracia. Con el paso del tiempo, fue preguntando a personas que habían vivido la dictadura y la respuestas que recibía incindían en que eso era un tema pasado y nadie le contaba nada. "Se ha creado una amnesia colectiva", asegura.

De este deseo por mantener viva la memoria (por ejemplo, "de las miles de personas que siguen enterradas en las cunetas) surge el cómic, en realidad un álbum ilustrado, Frank. La increíble historia de una dictadura olvidada (Dibbuks, 2018), un libro planteado como una sátira, sobre un "tema delicado y duro" que conviene no olvidar.

Han pasado 42 años desde la muerte de Franco, el cine ya ha revisado su figura, igual que la literatura, pero el cómic no se había acercado de forma frontal aún, ¿por qué?

Creo que el cómic sí que se ha acercado a sucesos de la dictadura franquista, hay libros magníficos de autores como Paco Roca, Ana Peñas y otros varios. La diferencia creo, es que yo me he centrado más en la biografía del personaje. Desde su nacimiento a su muerte. Quería hacer un libro para poder explicar esa etapa de nuestra historia a los más pequeños.

Así es el primer cómic sobre Franco

¿Cómo fue tu acercamiento al personaje?

Somos un país atípico. Creo que no se nos enseña en los colegios, por lo que el acercamiento al personaje es muy limitado. Se han borrado 40 años de nuestra historia. Preguntaba a personas que habían vivido esa etapa y casi todo el mundo me decía que ya era un tema pasado. Nadie te cuenta nada. Se ha creado una amnesia colectiva. Es injusto que crezcamos sin saber una parte de nuestra historia. Que se haya normalizado que hubo una dictadura.

Por otro lado hace dos años viajé a Asia de mochila y mi primera parada fue Camboya. España junto con Camboya son los dos únicos países que no han levantado fosas de una guerra civil. Pero lo dramático es que Camboya nos lleva 20 años de memoria histórica, muestran los campos de exterminio y de tortura de la época de los Jemeres Rojos. Tienen un monumento en homenaje a la gente que fue torturada y asesinada. Es muy duro de ver y se aprende. Acaba con una frase que me marcó y me animó a empezar este proyecto: Hay que recordar el pasado para mirar al futuro.

Empiezo a preguntarme dónde están aquí esos campos de concentración, esos campos de tortura. Deberían enseñarse para que situaciones así no se vuelvan a repetir. Para que sintamos vergüenza y aprendamos del pasado.

Así es el primer cómic sobre Franco

¿Por qué decidiste rebautizarlo como Frank?

Creo que hoy en día todavía no podemos hablar de Franco con total libertad, estos último años hemos visto varios casos tanto de artistas gráficos, músicos, presentadores de televisión twiteros, que han tenido que ir a juicio por criticar figuras de la dictadura.

Por otro lado, creo que mucha gente sigue hablando del dictador Franco como si hubiera sido un salvador. Cuando realmente lo que hizo fue un golpe de estado en la primera oportunidad que tiene el pueblo de España para votar libremente. Es curioso como los golpistas pasan a llamarse “patriotas“. Es un mundo al revés. Así que le he dado un toque más germano. Más cómico. Si no podemos criticar, tendremos que reírnos.

A qué responde la opción de hacer un cómic 'mudo', sin diálogos...

Más que un cómic buscaba hacer un album ilustrado. Es un tema delicado y duro. Así que busco contarlo a través de figuras geométricas y una mentalidad cuadrada del dictador. Creo que es una buena manera de acercar la mentalidad del personaje a un público más pequeño. Llevamos un retraso de más 40 años con el resto de democracias , porque imperó la ideología del franquismo: “Patria, catolicismo y familia", una mente cuadriculada, antigua.

Creo que si buscaba una simplicidad, desarrollarlo como una novela gráfica o unos diálogos embarullaba mucho más la historia que quería contar. Tenía que ser lo más sencilla posible.

Al final tu trabajo habla de dictadura, pero para reivindicar la libertad que viene después.

No es tanto reivindicar la libertad que vino después, es reivindicar la libertad que todavía queda por conseguir. Las miles de personas que siguen enterradas en las cunetas, olvidadas. Esas personas que están enterradas son españoles y independientemente de la ideología que tuvieran merecen un entierro digno. En cambio todo son trabas para que sus familiares puedan sacarlos y enterrarlos. Busco esa libertad y los verdaderos héroes de esta historia son las personas que están luchando día a día para que esto se solucione.

Así es el primer cómic sobre Franco

Tienes miedo a que no se entienda la forma en la que planteas la recreación de una historia tan reciente.

Por ahora creo que el mensaje se entiende, el juego también era camuflarlo.

¿Qué te atrajo o te produjo rechazo de Frank (Franco) a la hora de plantear el cómic?

Me resulta un personaje mediocre. Planteo el libro como una sátira. Que se entienda lo ridículo de esa mentalidad, lo ridículo de imponer a la fuerza una ideología y que más que respeto, nos de vergüenza.

Háblanos de influencias en este trabajo...

Influencias como siempre tengo miles, pero igual a nivel nacional, ilustradores y amigos; como Manuel Marsol, Joan Negrescolor, Luis Demano, Elias Taño, Ana Peñas, Maguma, David de las Heras. Trabajos y consejos que me han ayudado a que este libro sea un poco más redondo. No cuadrado.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información