Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brechas salariales

Lo importante es que deje, de una vez por todas, de haber trabajos solo para mujeres o solo para hombres

Trabajadoras de una empresa textil en Tirupur (India).
Trabajadoras de una empresa textil en Tirupur (India). REUTERS

Hay, por fin, una demanda social muy extendida para que se ponga coto a las injustificadas (e injustas) diferencias salariales entre hombres y mujeres. A igual trabajo, igual salario, decía machacón el prontuario sindical cuando surgía una situación así.

Y, por fin, parece ser que les ha tocado el turno a las mujeres. De momento esto tiene pinta de suceder en lugares de difícil acceso, como los títulos de crédito de las películas o las carátulas de los grandes espacios informativos. Eso en sí no es negativo, siempre que genere un movimiento equiparador en todas las direcciones. Pero, sobre todo, sí sirve para que deje de haber empleos solo para mujeres porque son más baratas. Es fácil, y no es caro, poner el mismo sueldo a una ministra que a un ministro, pero es difícil y caro hacer que los trabajos básicos del textil en India los hagan por igual hombres y mujeres, que deje, de una vez por todas, de haber trabajos solo para mujeres o solo para hombres. La generosa oferta hecha por varios top de una cadena televisiva pidiendo que les bajen el sueldo para mejorar el de sus colegas femeninas es una estupidez.

Y más estupidez, aunque se retractara, es la negativa de un presidente de Gobierno a hablar del asunto. Como si los poderes públicos solo pudieran actuar por la vía del decreto.

Aceptar el principio de la igualdad entre géneros puede hacer que el capitalismo sea algo más justo pero mucho más confortable. Es viable, hay que ir a por ello.

Pero hay que ir también a otros lugares que lo harían también más confortable y menos injusto: un trabajador francés cuesta el doble que un polaco. Y una costurera gallega bastante menos que un hipotético costurero vasco pero mucho más que una de Bangladés.

Puede ser, sin embargo, que la moda de la igualdad funcione entre quienes viven en el mundo top y la cosa se quede ahí. No pasará nada entonces que ponga en cuestión el sistema de explotación. Salvando las distancias, sería como si la batalla actual contra el acoso se quedara en el cine. Y todas las mujeres saben que es algo de enorme importancia en la vida cotidiana.

El capitalismo no se va a conmover porque la igualdad de los top funcione, pero sí puede ser un lugar mejor, sobre todo porque no hay ninguna alternativa. La socialdemocracia agoniza en casi todo el mundo. Quizás con movimientos parciales como este, pueda resucitar. El otro ingrediente básico, la libertad, no va mal, al menos en Europa.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.