Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Derecho a no decidir

Cientos de años esperando a despegar y justo cuando se estaba a punto se aborta y se acaba varado en el secarral al final de la pista

Manifestantes independentistas en apoyo a la investidura del candidato Carles Puigdemont en Barcelona.
Manifestantes independentistas en apoyo a la investidura del candidato Carles Puigdemont en Barcelona.

Cuando creíamos que lo habíamos visto todo, el procés nos sorprende con otra innovación: el derecho a no decidir.

Los primeros destellos de esta doctrina se vieron en los días posteriores a la consulta ilegal del primero de octubre. Hasta ese día, el independentismo no solo había enarbolado el derecho a decidir, sino el derecho a acelerar la independencia saltándose todas las barreras políticas, legales e institucionales. Donde había un lento proceso de construcción nacional que arrancaba en la Edad Media y continuaba por la Guerra de Sucesión hasta hoy, se impuso un proceso exprés de secesión y transición a la estatalidad.

Pero llegados a esa velocidad en la que los aviones encuentran menos resistencia para elevar el morro y despegar que para forzar una frenada, el independentismo decidió abortar ese despegue de la nación catalana hacia la estatalidad. Y en lugar de declarar la independencia, arriar las banderas de España y reclamar el monopolio legítimo de la violencia en un territorio y sobre una población, los independentistas cantaron Els segadors y se marcharon a casa (algunos a Bruselas).

Desde entonces, las decisiones de no decidir se han convertido en el método habitual de operar del procés. Se decidió no convocar elecciones y por tanto no hacer nada para evitar que se aplicara el 155. También se dejó pasar el plazo para presentarse juntos a las elecciones.

Y ahora, una vez constatado que Puigdemont no puede ser candidato, el president del Parlament decide no decidir sobre qué candidato proponer para la investidura y lo paraliza todo.

No es de extrañar que tanta frenada tenga alterados a los pasajeros. Cientos de años esperando a despegar y justo cuando se estaba a punto se aborta y se acaba varado en el secarral al final de la pista. Los pasajeros tendrán que reclamar una explicación, pero no a los servicios de emergencia que acuden al rescate, sino a los irresponsables pilotos, que ni se atreven con la independencia ni tienen el valor de renunciar a ella para, a cambio, gobernar.

No querer decidir, no querer gobernar, no querer renunciar, no querer desbloquear, no querer avanzar. Jamás un liderazgo prometió acelerar tanto y renunció tanto a hacerlo. @jitorreblanca

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.