Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La esposa de Polanski habla sobre el acoso: “Las mujeres pueden decir que no”

Emmanuelle Seigner, actriz y esposa del director acusado de abusos, apoya el manifiesto de Catherine Denueve contra el puritanismo sexual que ha despertado el caso Weinstein

Emmanuelle Seigner con Roman Polanski.
Emmanuelle Seigner con Roman Polanski. GTRES

Después del manifiesto de Catherine Denueve, en el que junto a un centenar de artistas e intelectuales denunciaba el “puritanismo” sexual que se ha desencadenado tras el caso Weinstein, continúan sonando voces de apoyo. La modelo y actriz francesa Emmanuelle Seigner, esposa del director de cine Roman Polanski, cuyas denuncias por abusos sexuales, a menores en algunas ocasiones, han vuelto al ojo del huracán, lo ha defendido en un encuentro en París con el diario italiano Il Corriere della Sera y otros medios y ha apuntado al “cariz fundamentalista” que está adquiriendo el movimiento de denuncia #MeToo, sobre todo en Estados Unidos. “En todas las luchas hay reivindicaciones justas y otras desproporcionadas. Ahora estamos yendo demasiado lejos”, explicó al medio italiano. Y añadió: “Se puede decir que no”.

Habla de puritanismo y también de la diferencia cultural entre Estados Unidos —“son demasiado puritanos”, dice— y Europa. “Nosotros somos diversos. Hemos tenido el libertinaje y las relaciones peligrosas de Choderlos de Laclos”, explica en su entrevista con el corresponsal del periódico italiano en París, Stefano Montefiori.

Samantha Geimer, el pasado junio en una audiencia del caso por abusos sexuales de Roman Polanski que lleva abierto 40 años.
Samantha Geimer, el pasado junio en una audiencia del caso por abusos sexuales de Roman Polanski que lleva abierto 40 años.

Seigner se suma a la idea del manifiesto de la polémica. “Creo que no estaba muy bien escrito y también algunas de las firmantes añadieron declaraciones inoportunas banalizando la violación, pero en el fondo Catherine Deneuve tenía toda la razón y yo estoy con ella”. La veterana actriz francesa tuvo que pedir perdón a las víctimas de abusos que se hubieran sentido ofendidas tras una oleada de críticas internacionales. “La conozco bien, es una mujer extraordinaria y valiente. Entiende el feminismo como yo. Las mujeres tenemos los mismos derechos que los hombres y debemos ganar el mismo dinero. Pero si un hombre nos corteja, puede agradarnos o no y en ese caso, es suficiente con reaccionar. En el caso de comportamientos desagradables basta con ponerles en su sitio”, explica Seigner al diario italiano.

También narra sus experiencias cuando comenzó a trabajar como modelo con 14 años. “Muchos hombres intentaron algo conmigo. Pero no ha habido ninguno que haya conseguido hacer conmigo cosas que yo no tuviera ganas de hacer”, explica y zanja: “Reducir eternamente a las mujeres al papel de víctima significa tratarlas como débiles. En cambio, las mujeres pueden defenderse, incluso con 14 años, como hacía yo”.

Emmanuelle Seigner y Roman Polanski, en el festival de cine de Venecia de 2005. ampliar foto
Emmanuelle Seigner y Roman Polanski, en el festival de cine de Venecia de 2005.

Emmanuelle Seigner y Polanski se conocieron en 1985 y se casaron en 1989. Desde entonces, la intérprete ha estado al lado del realizador y lo ha apoyado después de las no pocas denuncias de acoso y abusos que el cineasta ha recibido en los últimos años y que lo han llevado a los tribunales en más de una ocasión. Una de las acusaciones en las que se ha visto implicado fue la denuncia de presunto acoso sexual a una niña de 10 años en 1975, mientras la retrataba desnuda para un reportaje fotográfico. Pero sin duda el caso más mediático fue el de Samantha Geimer, quien lo acusó de drogarla y obligarla a mantener relaciones sexuales en 1977 en Estados Unidos, cuando también era menor, después de una sesión de fotos. Entonces él se declaró culpable y pasó 42 días en prisión por ese delito, pero cuando consiguió la libertad bajo fianza huyó a Europa para evitar cumplir una condena más severa. En Suiza fue condenado a arresto domiciliario. “Fue como vivir una desgracia imprevista, pero al mismo tiempo me repetía que hay cosas mucho peores, fuimos capaces de seguir adelante. Intentamos sobre todo proteger a nuestros hijos”, cuenta la modelo al periódico italiano. El asunto aún colea en los juzgados.

Geimer lleva tiempo pidiendo el archivo de su caso y ha publicado recientemente en el periódico francés Le Monde un artículo en el que también se declaraba de acuerdo con Catherine Deneuve, y entre otras cosas explicaba que ha pasado 40 años defendiéndose de “los que hacían imposible volver a vivir”. “¿Por qué decir necesariamente que lo que me sucedió fue terrible, aterrador?”, se preguntaba. “No lo fue, incluso si fue un crimen por el que Polanski se declaró culpable y estuvo en prisión”, exponía.

La mujer del productor explicaba al Corriere de la Sera que Geimer y Polanski, que ahora tiene 84 años, mantienen una relación “óptima”. “Se sorprendería si leyera los emails que Samantha se envía con Roman”, explica al periodista y defiende a su marido: “Roman nunca fue condenado por violencia sexual, se declaró culpable de haber mantenido relaciones con una menor, es diferente”. También habla de su particular visión de los casos de abusos que últimamente riegan las páginas de la prensa internacional: “Más allá de esta historia, hay personas que están arriesgando todo por un comentario de más, tal vez por haber dicho a una colega que es sexy. Se está convirtiendo en un delirio”.

Más información