Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Modelos masculinos acusan a Mario Testino y a Bruce Weber de abusos sexuales

Los representantes de los dos fotógrafos se ha mostrado consternados y sorprendidos por los testimonios, publicados por el 'New York Times'

El fotógrafo peruano Mario Testino.
El fotógrafo peruano Mario Testino. GTRES

Un nutrido grupo de modelos masculinos y asistentes han acusado a los célebres fotógrafos Mario Testino, retratista de cabecera de numerosas celebridades como Diana de Gales, Madonna o Gisele Bündchen, y Bruce Weber, autor de campañas de Calvin Klein o Abercrombie & Fitch, de abusos sexuales, según ha publicado el diario The New York Times. Los representantes legales de los dos acusados se han mostrado contrariados y sorprendidos por los testimonios. Testino, de 63 años y origen peruano, ha restado credibilidad a los denunciantes a través de su despacho de abogados.

En el caso de Weber, no es la primera acusación. A principios de diciembre, ya había sido demandado por agresión sexual por el modelo Jason Boyce. En esta ocasión, 15 modelos masculinos actuales y anteriores que trabajaron con Bruce Weber han descrito al diario estadounidense una serie de comportamientos en los que se les exigía desnudez innecesaria y comportamientos sexuales coercitivos, a menudo durante las sesiones de fotos. Los testimonios recuerdan, con notable consistencia, según el diario, sesiones privadas con Weber en las que supuestamente les pidió que se desvistieran y les guio a través de ejercicios de respiración y "energía".

Según sus testimonios, pidió a los modelos que respiraran y que se tocaran tanto a ellos mismos como a Weber, moviendo sus manos donde sintieran su "energía". A menudo, Weber guiaba sus manos con las suyas. "Recuerdo que puso sus dedos en mi boca, y me agarró por las nalgas", cuenta el modelo Robyn Sinclair. "Nunca tuvimos sexo ni nada, pero pasaron muchas cosas. Un montón de tocamientos. Una gran cantidad de abuso sexual", mantiene.

Con respecto a Testino, 13 modelos y asistentes masculinos que han trabajado con este fotógrafo, uno de los favoritos de la familia real inglesa y Vogue, han contado que los sometió a situaciones sexuales en las que en algunos casos se llegó a tocamientos y masturbación. Testino, con más de 40 años de trayectoria profesional, es autor de retratos como la foto en la que la tenista Serena Williams posa con su bebé para la portada de la edición de febrero de Vogue, y que se ha presentado esta semana. También salió de su objetivo, la foto oficial del compromiso del príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, y una serie de fotos de la princesa Diana en 1997, publicadas en Vanity Fair.

"Fue un depredador sexual", cuenta Ryan Locke, modelo estrella a finales de la década de 1990. Según su testimonio, durante una sesión de fotos, Testino le pidió a todo el equipo que saliera de la sala para quedarse a solas con él y después de arrojó sobre él. "Soy la niña, tú eres el niño", le dijo el fotógrafo al modelo, según su testimonio, recogido por la agencia Afp. El exasistente Hugo Tillman asegura que tuvo una experiencia similar, mientras que otro, Roman Barrett, mantiene que Testino se frotó la pierna y se masturbó frente a él.

Los abogados de ambos han recibido las acusaciones con sorpresa y consternación. "Estoy completamente conmocionado y entristecido por las escandalosas afirmaciones que se han hecho en mi contra, algo que niego rotundamente," ha transmitido Weber a través de su abogado.

Lavely & Singer, la firma de abogados que representa a Testino, discute la credibilidad de las supuestas víctimas del acoso y también aseguró que había hablado con varios ex empleados que se habían "sorprendido de esas acusaciones" y "no podían confirmar las reivindicaciones".

Según el New York Times, quienes se sintieron en una situación de atención no deseada sintieron la elección era clara: consentir y ser recompensados con el trabajo de campaña publicitaria lucrativa, o rechazarlo y destruir una carrera. Muchos se han negado a hablar públicamente, aunque otros se han dejado fotografiar y han puesto voz a las denuncias.

Más información