Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estrategias frente al Brexit

Un Plan de Cooperación con el Gobierno aliviaría el daño económico de la secesión británica

Turistas británicos en Salou
Turistas británicos en Salou

Todavía no se conocen con exactitud las consecuencias del Brexit para las economías nacionales, pero caben pocas dudas de que el impacto será duro y que obligará a recomponer decisiones y estrategias empresariales. El Comité Europeo de las Regiones está coordinando un estudio sobre ese coste para las provincias y comunidades europeas. En el caso de España, el dictamen no puede ser más claro: habrá una intensa efectación en turismo (en especial en Andalucía, Comunidad Valenciana, Baleares y Canarias), mercado inmobiliario (dependiente del turismo), exportaciones agrarias y, en el caso de Euskadi, riesgos importantes en los mercados del automóvil, aeroespacial, energético y financiero. Gibraltar es un caso especial: Andalucía calcula que casi el 59% de los 10.000 trabajadores españoles que trabajan en el Peñón resultarán afectados en sus empleos y en sus salarios.

El daño para las Comunidades Autónomas puede ser considerable, pero hay buenas razones para creer que puede aliviarse con políticas compensatorias adecuadas. La estrategia más acertada es que las autonomías, en tanto que gestoras descentralizadas de la actividad económica, tendrían que concertar ya con el Gobierno central un Plan de Cooperación para compensar las pérdidas derivadas del Brexit. No se trata tanto de reclamar compensaciones o subvenciones como de planear la recuperación de la actividad económica en los mercados más afectados por el Brexit. Ese Plan debería centrarse en inversiones en sectores con más valor añadido que el turismo (si es posible).

El Gobierno también tiene una labor decisiva en Bruselas: defender que se mantengan los Presupuestos comunitarios, para sostener la legítima aportación de los Fondos Comunitarios a las regiones españolas. Esta continuidad es esencial, porque la agricultura y las exportaciones agrarias son un daño potencial recurrente para todas las regiones españolas.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.