_
_
_
_
_

Afrotopía: ahora son las cámaras las que disparan en Malí

King Massassy, fotógrafo, actor y grande del hip-hop del país es uno de los participantes de la Bienal de Fotografía 'Rencontres de Bamako', la más importante del continente, que celebra su 11ª edición

Una de las fotografías de Fototala King Massassy para 'Rencontres de Bamako'.
Una de las fotografías de Fototala King Massassy para 'Rencontres de Bamako'.
Más información
MeMo: fotoperiodismo sin intermediarios
Mapa del arte africano
El arte nómada de África descubre España
El diseño que alberga el futuro de África

"África no tiene que alcanzar a nadie. Ya no debe correr por los senderos que se le indican, sino caminar con paso firme por el camino que ha elegido”. Con estas palabras extraídas de la contraportada de su ensayo Afrotopía (Philippe Rey, 2016), el economista senegalés Felwine Sarr da la vuelta a los rancios conceptos que hasta ahora definían el desarrollo. Plantea un nuevo encuadre y el necesario abandono de la competencia, que califica de “infantil” en aquellas naciones que “buscan ver quién ha acumulado la mayor riqueza, esta carrera frenética e irresponsable que pone en peligro las condiciones sociales y naturales de la vida”.

Este mensaje resulta especialmente inspirador en Malí, donde parece difícil curar la herida infectada que se abrió en 2012 con la rebelión tuareg y la ocupación yihadista del norte del país que ni la posterior intervención francesa, ni la misión de Naciones Unidas, ni los acuerdos de Argel han conseguido cerrar. Esta situación de violencia incrustada unida a la corrupción, el paro y la falta de servicios sociales básicos, como la educación y la sanidad, hace que a una nueva generación de jóvenes malienses les brillen los ojos con este nuevo concepto.

Uno de ellos es el polifacético Fototala King Massassy, fotógrafo, actor de teatro y televisión y uno de los hermanos mayores del hip-hop de Malí, quien opina que la afrotopía es el motor de África: "Aunque los medios de comunicación internacionales no inviertan ni el esfuerzo ni el tiempo necesarios para mostrárselo al mundo entero. Aquí en África este motor informal se dirige hacia el progreso a la velocidad de la luz, mientras que las administraciones públicas esperan que sus guías intelectuales les den órdenes o un dinero que no va a caer del cielo”.

Este hiperactivo artivista se interesó por la fotografía en 2007 y, tal es su pasión por este arte, que en pocos años se ha convertido en su actividad profesional principal. Es, además, uno de los pocos fotógrafos malienses seleccionados para participar en la bienal de fotografía africana Rencontres de Bamako, que ha elegido este nuevo término, Afrotopía, para titular su 11ª edición que se está celebrando en esta misma ciudad hasta el 31 de enero.

Nos gusta decir que Malí es un barco que zozobra pero que nunca vuelca, o un bosque que humea pero que jamás se quema

Rencontres de Bamako es la principal muestra dedicada a la fotografía e imagen africana y se ha convertido en una referencia imprescindible en el escenario artístico contemporáneo internacional. Fue fundada en 1994 y está coproducida y organizada por el Ministerio de Cultura maliense y el Instituto Francés. El hecho de que en 2013 tuviera que suspenderse a causa del conflicto ha supuesto que en las siguientes ediciones la temática sea aún más comprometida y reivindicativa. Marie-Ann Yemsi, comisaria de la exposición, explica que el título de esta edición “surge de la voluntad de incluir esta bienal histórica y pionera para la fotografía dentro de las nuevas dinámicas panafricanas, integrarlas y contribuir a ellas". A través del título-manifiesto Afrotopía, esta edición invoca a una contribución africana dentro de un mundo que nos impone imaginar los resortes del futuro”.

Dentro de las seis exposiciones que componen esta muestra, la Exposición panafricana, situada en el Museo Nacional de Malí, es la principal. En ella se reúne la obra de 40 artistas y colectivos mayoritariamente africanos. King Massassy presenta en esta exposición su serie de fotografías Anarquía productiva. Su particular lente le permite encontrar lo excepcional dentro de lo cotidiano y esta vez lo ha plasmado sobre un brillante fondo amarillo. “La fotografía es una forma de expresión en sí misma que me permite reenviar a nuestra sociedad sus imágenes más bellas. Estas imágenes son las que me interesa conservar para un futuro mejor. Anarquía productiva es un desorden bien organizado, una especie de rompecabezas chino en el que cada pieza contribuye al beneficio de la comunidad”. Ha trabajado en tres tiempos: “Primero me concentré en la lectura y múltiples relecturas del ensayo Afrotopía. Después me sumergí en la reflexión sobre las teorías principales y realicé un brainstorming de palabras claves. Por último, disparé diferentes series fotográficas antes de seleccionar las que me parecían más adecuadas para la muestra”.

Malí es probablemente el país con la producción fotográfica más fértil de África y King Massassy agradece la influencia de los grandes fotógrafos sobre su especial manera de mirar el mundo. “No podría hablar de fotografía en Malí sin nombrar a Malick Sidibé, Abdourahmane Sakali y Seydou Kéita. Y a escala del continente africano hay otros tantos".

Fototala King Massassy

Esta larga tradición fotográfica, que se popularizó en los años cuarenta del siglo pasado, no solo ha servido como herramienta documental, sino que ha sabido también reflejar la complejidad de toda una sociedad a través de sus originales retratos. Aunque Massassy opina, pensando en la enredada situación actual de su país, que “la complejidad de la sociedad maliense no difiere mucho de otras, viendo el desorden mundial sembrado de ignorancia, la búsqueda de cabezas de turco y, sobre todo, de dirigentes clientelistas que nosotros mismos elegimos y pusimos en un lugar que deberían ocupar personas con más credibilidad”. Pero no se queda en la mera protesta y plantea la solución basándose, como hace en sus canciones, en la tradición oral africana: “La solución ha sido siempre el diálogo, porque hablar es buscar una solución al buen funcionamiento de la sociedad. Nos gusta decir que Malí es un barco que zozobra pero que nunca vuelca, o un bosque que humea pero que jamás se quema. Me gustaría pensar que encontraremos la paz en un futuro muy cercano, gracias a esta capacidad de intercambio y de comunicación”.

Dice Sarr en su ensayo que Afrotopía es una “utopía activa, una África que contribuye a llevar a la humanidad a otro nivel”. Parece claro que en el continente cada vez son más las iniciativas que defienden que este sueño no es una quimera, y cada vez más las personas de los ámbitos artístico, político, económico y social que pisan con optimismo por este nuevo camino hacia una civilización más consciente y preocupada por el bien común y la dignidad.

Wiriko es un magacín especializado en artes y culturas africanas que pretende explicar el África contemporánea a través de su creatividad y de la voz de sus artistas. Está formado por investigadores del campo africanista, activistas culturales y periodistas especializados en el Sur del Sáhara dispuestos a romper con la imagen estereotipada que se tiene del continente.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_